Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

DE TIENDAS

Brava Fabrics: las camisas estampadas toman Sant Antoni

La 'concept store' vende ropa de estética molona creada con materiales sostenibles

Laia Zieger

Interior de la tienda de Brava Fabrics en la calle de Parlament, en Sant Antoni.

Interior de la tienda de Brava Fabrics en la calle de Parlament, en Sant Antoni. / DANNY CAMINAL

Las cosas hechas con corazón y convicción salen adelante. Este lema podría adaptarse a la filosofía de Brava Fabrics, firma nacida en el 2015 en Barcelona, cuando Iván Monells y Ramón Barbero, que se conocieron estudiando un máster, unieron sus perfiles diametralmente opuestos y apostaron por algo que ambos veían claro: crear productos diferentes, pero sobre todo con fundamento y respondiendo a procesos y materiales sostenibles

Así llegaron al mercado sus primeras camisas para hombre con estampados molones (hablamos de sandías, aguacates, flores, bicis, gambas, café, animalitos). Una pequeña revolución, en aquel entonces, para el mundo clásico y encorsetado de las camisas. Pronto se convirtieron entre los colectivos más modernos en un 'must have', como se denomina en el gremio de la moda a todos aquellos objetos de deseo.

Brava Fabrics

Calle del Parlament, 25
Teléfono: 93.127.71.97
Horario: de lunes a sábado, de 10.30 a 14.30 y de 15.30 a 20.30 horas. Domingos, cerrado.

Las primeras colecciones solo estaban disponibles 'on line' y en puntos de venta efímeros (tipo 'markets') pero, desde entonces, ha llovido mucho (en realidad, no tanto), y Brava Fabrics ha estrenado este año tienda física en el triángulo de oro 'cool': Sant Antoni. "Estar en este barrio tenía sentido porque nuestra marca se asocia a la esencia popular y con personalidad, así como a un tipo determinado de público que lo frecuenta. No encajaríamos en lugares dedicados a la moda de lujo, por ejemplo", aclara Iván.

En esta especie de 'concept store', de interiorismo cálido y natural, hay un 90% de piezas de Brava Fabrics y el resto son accesorios y productos complementarios como mochilas, cinturones, neceseres, termos o papelería de otras marcas con las que comparten filosofía y valores. También estética. "Nuestro objetivo es que, al entrar, los clientes encuentren un estilo completo, y no solo una prenda", explica Ramón.

Cultura y estilo de vida

Lo dicho, el tiempo ha pasado desde sus inicios y, poco a poco, las colecciones han ido incorporando nuevas prendas y líneas, siempre respetando sus pilares: una confección local que sigue escrupulosos estándares de calidad y sostenibilidad a lo largo de todo el proceso de producción, y un claro enfoque al diseño. "Eso de crear ropa es muy complicado. Hay que encontrar el algodón perfecto, el gramaje perfecto, el dibujo perfecto, el patrón perfecto. Además, no seguimos las tendencias, nos alejamos de la moda para acercarnos a la cultura y a un estilo de vida. No queremos vender solo un producto sino enfocarnos en lo que representa. Para ello buscamos iconos culturales del arte, del ocio, de la naturaleza… que conecten con nuestro público. El estampado de más éxito a lo largo de nuestra historia ha sido, sin duda, el de bicicletas, que ha aparecido en diversas colecciones", explican.

Algunas de las piezas que se venden en Brava Fabrics. /daNNY CAMINAL

En la actualidad tienen piezas para hombres y mujeres, desde camisas de manga larga o corta, hasta suéters, pajaritas, camisetas, bermudas y bañadores. Si bien siguen viento en popa todas aquellas prendas con sus característicos estampados, la gran novedad es la integración también de bordados y, sobre todo, de ropas lisas, uniformes. Sí, ¡en Brava Fabrics ahora también tienen camisas blancas! "Las hemos desarrollado para responder a la demanda de nuestros clientes. No solo son fieles por la originalidad que nos ha diferenciado, sino también por los valores que representamos y la calidad de nuestros productos. Es un gran logro", sentencia Ramón, que con su socio lucen los modelitos de su firma  a modo de embajadores.

Prometen más novedades en el futuro. De momento, la nueva colección rinde tributo a la cultura culinaria japonesa, con el ramen como gran abanderado y protagonista en la tela (para diseñarla han trabajado en colaboración con ilustradores).

Queda por resolver una última duda. ¿De dónde viene el nombre de la casa? "En la etiqueta hay una explicación. La idea era transmitir que hay que ser bravo para emprender y para apostar por productos con valores como los nuestros». Son bravos, sin duda. Bravo por ellos.

Temas: Tiendas