Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

al aire libre

6 terrazas que estrenarás este verano

La ruta de terraceo por las alturas se engrosa este año con la apertura de nuevos hoteles y la incorporación de azoteas de diseño en algún histórico

Patricia Castán

Verbena: el chill out panorámico del hotel Monument.

Verbena: el chill out panorámico del hotel Monument. / Elisenda Pons

La nómina de las terrazas de altura se amplía anualmente con el goteo de nuevos hoteles de cuatro y cinco estrellas que se coronan con un territorio ocioso y panorámico. Pero este año los fichajes van más allá porque suman algún establecimiento que hasta ahora no había abierto su azotea a la ciudadanía o no había logrado licencia para esta actividad. Destacamos media docena de cotos a la fresca donde rendirse al solaz veraniego, tomar un aperitivo o darse un homenaje con la ciudad a los pies.

1. VERBENA

Monument (Paseo de Gràcia, 75)

Hace ya más de dos años que levantó el telón uno de los hoteles más lujosos de la ciudad, el Monument, en pleno paseo de Gràcia con la calle de Mallorca. El hotelazo es una maravilla a la que le faltaba la guinda, una azotea de vértigo que se acaba de inaugurar para uso y disfrute de viajeros y barceloneses. En su vertiente más local abre de mediodía a una de la madrugada, y traslada todo el poderío de la cocina de Martín Berasategui a una carta más informal, al igual que la barra coctelera del Hall0 de Javier de las Muelas se prolonga al ático para refrescar la temperatura ambiente a golpe de mixturas.

La estupenda terraza que han alumbrado la arquitecta Tote Moreno y la interiorista Mercè Borrell puede presumir de aunar vegetación (también vertical), rincones de intimidad, 'lounges' para disfrutar entre amigos y cómodas mesas. El espacio se divide entre la zona Glass, acristalada, donde el hotel sirve desayunos de cinco estrellas (también a no alojados) y el exterior Verbena, un 'chill out' panorámico situado justo delante de su hotel 'hermano', el Condes de Barcelona, que ya hace años que ha hecho famosa su terraza Alaire. Con una piscina de 20,5 metros, tiene varias vidas en un día según la hora. Del sándwich de mediodía al desfile de ostras, ceviches y 'focaccias' de la noche. Del café a la copa.

2. 173 ROOFTOP TERRACE

Crowne Plaza (Rius i Taulet, 1)

Actuación en el 173, del Crowne Plaza.

El moderno hotel situado al pie de Montuïc estrena no una, sino dos terrazas. La primera, con el nombre de la montaña, está pensada para eventos y fiestas privadas, mientras que la segunda, la 173 Rooftop Terrace, es una de las novedades más potentes del verano, capaz de encajar desde una cena superromántica con el horizonte barcelonés de fondo hasta una sesión vespertina de yoga mensual con Verónica Blume (excepto en agosto).

¿Por qué ese nombre? Porque se ubica a 173 metros sobre el nivel del mar, aunque otra cifra es aún más relevante: los 360 grados panorámicos para enfocarlo todo: la Torre del Collserola, la Torre Agbar, el funicular de Montjuïc... En ese espacio se puede beber un buen vino, un cóctel o degustar su cocina mediterránea. Para hacerse un hueco en la memoria de locales y viajeros, el hotel acaba de lanzar el cóctel Barcelona, con personajes populares que se han encargado de definir sabor, color, aroma y textura. Durante el verano, un porcentaje del dinero recaudado con este combinado se destinará a una fundación benéfica.

3. IMPAR

Hotel Sofia (Plaza de Pius XII, 4)

Impar, del Hotel Sofia. 

Tras la renovación integral del hotel más grande de Barcelona, la nueva joya de la Diagonal va desgranando uno a uno los reclamos para atraer también a los barceloneses. En lo alto cuenta con una terraza solo para huéspedes, pero quienes prefieran los rincones a ras de tierra pueden dejar pasar las horas en la terraza de la planta baja del restaurante Impar. Para que te sitúes, lo que antes era el Biergarten, con recetario alemán.

En la nueva etapa, este elegante espacio rodeado de jardín aporta paz y relax. Para comidas y cenas, el restaurante sirve platos mediterráneos además de su barra de 'showcooking', con protagonismo de los arroces. Pero cabe destacar algunas citas semanales destacadas, como las alianzas de tapas y música en vivo los jueves por la noche (de 20.30 a 22.30 horas), con un combo de tres tapas, postre, cerveza y recital por 30 euros, y una tentación dominical: hay vermut de 12.00 a 14.00 horas, también con banda sonora en directo y un combinado de Espinaler Premium, chips y vaso de Yzaguirre por 15 euros. Los cócteles son otro argumento para una visita.

4. SKY BAR

Iberostar (Plaza de Catalunya, 1)

Vistas del Sky Bar, en el Hotel Iberostar. 

Se ha hecho esperar el Hotel Iberostar Paseo de Gràcia, pero este cuatro estrellas superior cuenta con el plus de encaramarse a la plaza de Catalunya y ofrecer vistas desde la Sagrada Família al mar. En la azotea de un edificio histórico en su fachada pero reinventado en su interior para uso turístico, Sky Bar conjuga cócteles de amplio espectro con zumos, 'snacks' y ensaladas. La mañana es para los huéspedes que se zambullen en su piscina, pero al caer el sol la terraza tiene vocación de punto de encuentro, con buen sonido de fondo. Para demostrarlo, la gestión corre a cargo del grupo Costa Este, con varios restaurantes y clubs en la ciudad. Aquí han apostado fuerte por la coctelería. Abre a diario de 11.00 a 00.00 horas.

5. ELEVEN

NH Gran Hotel Calderón (Rambla de Catalunya, 26)

Este NH Collection lleva años alojando a viajeros en la Rambla de Catalunya, pero no ha sido hasta ahora cuando, tras su renovación integral, ha descubierto a la ciudad una de las azoteas más bonitas de la zona. Se distribuye en varios niveles y rodea una zona central de barra y servicios  que de noche luce como pocas. Cómodos sofás y sillones amueblan todos sus ambientes, que bajo la luna se llenan para degustar cócteles y una carta kilométrica, sobre todo de gintónics.

También se puede picar algo de forma informal. Aunque otra opción interesante es empezar la noche en la planta baja, en el nuevo espacio gastronómico Tablafina, que cuenta con otra terraza a pie de calle. Siguiendo la tendencia de las cartas de proximidad, ofrece conservas gurmet, embutidos, cocas tradicionales, una barra con más de 30 quesos, ensaladas, encurtidos, platillos locales (del fricandó al 'trinxat') y muchos vinos de las DO catalanas. Un repertorio que se puede culminar con una copa en la 11ª planta, porque arriba o abajo destaca un servicio atentísimo. Abren todo el día, pero la temperatura aconseja la visita nocturna.

6. AZIMUTH

Almanac (Gran Via de les Corts Catalanes, 619)

La terraza Azimuth del Almanac.

Uno de los nuevos hoteles más lujosos de la ciudad, abierto hace apenas unos meses, ha estrenado un mirador para casi descubrir Barcelona a vista de pájaro, tan larga es su balconada. No es un espacio enorme, pero alinea cómodos sofás donde tomar una copa o unos 'snacks' con bastante intimidad, y en la zona próxima a la piscina y el solárium dispone de más amplitud para relajarse tras la puesta de sol o celebrar un encuentro.

Lo mejor es que su 'lounge' acristalado permite recrear la vista incluso con la meteorología en contra. La velada completa sumaría una visita a su restaurante en los bajos, Línia (atención al menú compartido de 39 euros para descubrir su cocina), y rematar la noche con un brindis en su octava planta, aunque su ático también funciona, sin trasnochar, en horario 'afterwork'.