Cine

'Underwater' y otras cinco películas sobre escabechina bajo el mar

La película suelta en las salas una nueva criatura abisal con la que enterrar la estampa Disney de 'La sirenita'. Repasamos otras historias de cine con monstruos submarinos

Nando Salvà

Kristen Stewart en ’Underwater’.

Kristen Stewart en ’Underwater’.


Puede que Disney intentara convencernos de que en las profundidades del océano se celebra una fiesta continua en la que los cangrejos cantan a grito pelado y sin tragar agua y los peces tocan el clarinete, pero en realidad el mundo submarino es mucho menos hospitalario. Y el cine nos ha enseñado que las amenazas allí presentes son incluso más peligrosas que la falta de oxígeno: escualos asesinos, calamares vengativos, navíos hundidos llenos de secretos y, por supuesto, criaturas abisales como la que anima la peripecia narrativa de 'Underwater', el 'thriller' protagonizado por Kristen Stewart que hoy llega a la cartelera.

Underwater

Acción
EUU, 2020
Dirección: William Eubank
Reparto: Kristen Stewart, Jessica Henwick, Vincent Cassel, John
Gallagher Jr.

Dirigida por William Eubank, la película acompaña a una tripulación de investigadores que trabajan a varios kilómetros por debajo de la superficie oceánica y que, en cuanto la instalación submarina en la que trabajan se inunda a gran velocidad a causa de un terremoto, deciden caminar a través del suelo marino hasta una plataforma petrolífera abandonada. En su avance, eso sí, descubren que están siendo cazados por unos extraños depredadores marinos.

Dicho de otro modo, se trata de otra historia sobre un grupo de personas atrapadas en un entorno claustrofóbico y enfrentadas a una presencia alienígena extremadamente hostil que las va aniquilando una a una de formas particularmente brutales o, en otras palabras, un remedo de 'Alien, el octavo pasajero' (1979).

Como en el espacio, después de todo, en el fondo del mar nadie puede oír tus gritos, y quizá sea por eso que las semejanzas con el clásico de Ridley Scott son una constante entre buena parte de las otras películas que han convertido las profundidades del océano en un reguero de sangre humana. A continuación repasamos las más importantes. Nótese que una cantidad notable de ellas fueron producidas en 1989; quien sepa por qué, que levante la mano.

1. Abyss (1989)

Justo después de rodar 'Aliens: El regreso' (1986), el director James Cameron decidió viajar del espacio exterior a las profundidades del mar. Su cuarta película se centra en un equipo de buceo civil que, mientras busca un submarino nuclear perdido, se encuentra con una especie acuática alienígena. Cameron intentó con éxito más bien moderado mezclar géneros como el 'thriller' de la guerra fría, la fantasía de Disney, el drama romántico y la ciencia-ficción pseudomística popularizada por Spielberg -de hecho, podría definirse como un sucedáneo pasado por agua de 'Encuentros en la tercera fase' (1977)-. En todo caso, 30 años después, sus secuencias subacuáticas siguen deslumbrando.


2. Leviathan: el demonio del abismo (1989)

En el centro de su premisa argumental hay una botella de vodka, encontrada en un buque soviético hundido y contaminada con una droga experimental que, llegado el momento, convierte a un grupo de mineros incautos en criaturas acuáticas horribles que cambian de forma. Estas monstruosidades se fusionan de un modo que evoca 'La cosa' (1982) para acabar asemejándose a una versión Hacendado del xenomorfo de Alien.


3. A 47 metros (2017)

Atrapa a dos muchachas en el fondo del océano y las enfrenta a peligros como la falta de oxígeno, la descompresión y, por supuesto, los tiburones. Durante parte de su metraje nos mantiene interesados en cómo van las chicas superando obstáculos, pero lo que debería ser terror se va convirtiendo en comedia involuntaria por la estupidez de la pareja y su aparente empeño en hacer todo cuanto está en su mano por morir lo antes posible.


4. Profundidad Seis (1989)

Una plataforma en el fondo del mar abre accidentalmente una grieta en el suelo oceánico y desata un terror que se ceba con la tripulación de una base nuclear submarina experimental. El monstruo no aparece hasta pasados dos tercios del metraje y, hasta entonces, el mundo submarino presuntamente exótico que se nos muestra es tan interesante como el interior de un armario del Ikea. Y cuando la bestia finalmente aparece, resulta ser tan amenazante como un cangrejo hiperventilado.


5. Megalodón (2018)

Un grupo de investigadores marinos quedan atrapados en el fondo del Océano Pacífico y, en buena medida a causa de su estupidez, un tiburón prehistórico de 23 metros de longitud que se creía extinto millones de años atrás aparece en escena con la clara intención de usarlos como merienda. Por suerte ahí está Jason Statham para evitarlo y, mientras observa esa lucha entre la bestia y el bestia, la película demuestra ser plenamente consciente de su propia ridiculez. 
 

Temas Cine