EXPOSICIÓN

Redescubre el videojuego

Tanto si eres 'gamer' como si no, esta exposición te interesa. El CCCB propone una relectura de este medio de entretenimiento, su valor cultural y su influencia en nuestra sociedad en 'Gameplay'. Pasen y jueguen

Sonia Gutiérrez

’Goody’: todo un clásico de los videojuegos, de la empresa española Opera Soft, lanzado en 1988.

’Goody’: todo un clásico de los videojuegos, de la empresa española Opera Soft, lanzado en 1988.

Podemos pasar varias horas a la semana, o incluso al día, con ellos. Los videojuegos forman parte de nuestras vidas, aunque creamos que no. Aunque no seamos gamers. Ahí están, con nosotros desde hace 40 años, y aun así no los conocemos del todo. «Quizá porque son tan cotidianos no hemos dado un paso atrás para tomar distancia y reflexionar», afirma Óliver Pérez Latorre, comisario junto con Jerôme Nguyen de la exposición Gameplay. Cultura del videojuego, en el CCCB hasta el 3 de mayo.

'RETROYOU R/C'. Proyecto experimental de Joan Leandre, de 1999, en el que manipuló el código y la estructura del juego de carreras ‘Re-Volt’.  

La muestra propone que veamos este producto de entretenimiento con otros ojos. «El videojuego ha arrastrado una falta de legitimidad cultural y artística, valía la pena hacer una exposición que lo pusiera en valor», añade Pérez.

'GRIS'. Videojuego ‘indie’ de los catalanes Nomada Studio, publicado en el 2018. Transcurre entre paisajes oníricos, en un estilo alejado de la corriente comercial.

Gameplay. Cultura del videojuego

CCCB (Montalegre, 5)
Horario: de martes a domingo y festivos, de 11.00 a 20.00 horas. Lunes no festivos, cerrado. Hasta el 3 de mayo
Precio: 6 € (gratis los domingos de 15.00 a 20.00 horas) 

Si el visitante es de los que fueron a EGB, el comienzo de la muestra es todo un viaje al pasado. Las primeras consolas Atari, las maquinitas Game & Watch (esas portátiles en las que solo se podía jugar un juego), la rivalidad Nintendo-Sega... «Es un ejercicio de nostalgia, pero crítica», matiza Pérez, porque se replantea el videojuego desde unas reflexiones que no siempre se abordan desde el punto de vista del fan. Pero también se puede reflexionar jugando, y como no se trata de dar la espalda al aficionado que llevamos dentro, la muestra está salpicada de todo tipo de pantallas para jugar.

'2065'. Creación de arte distópico de Lawrence Lek, del 2017. Evoca un mundo en el que las máquinas trabajan y los ciudadanos solo se limitan a jugar. 

Gameplay analiza el videojuego desde múltiples perspectivas: las narrativas no lineales que dan la sensación al jugador de que él decide, los mundos imaginarios, la experimentación artística de algunos de ellos (con especial mención a los indie games), la manera como influyen en el mundo real (reforzando o combatiendo los estereotipos de género, por ejemplo) o lo que la exposición llama ludópolis o vidas gamificadas. En otras palabras, cómo el videojuego ha traspasado sus límites originales: los móviles han atraído a un público nuevo, los e-sports han convertido en un negocio ver cómo otros juegan en línea, y hasta se utilizan técnicas de videojuegos en entornos laborales y científicos. Ahora jugamos todos. 

BUBBLES. Visitantes juegan con su sombra a mover las burbujas virtuales en esta creación de Wolfgang Münch y Kiyoshi Furukawa, del año 2000. 

Temas Arte