Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CINE

Costa-Gavras: un hombre contra el sistema

Con ocasión del estreno de 'Comportarse como adultos', repasamos la obra del director griego

Nando Salvà

Fotograma de ’Comportarse como adultos’.

Fotograma de ’Comportarse como adultos’.

Considerado uno de los padres del 'thriller' político, el griego Costa-Gavras ha dedicado toda su carrera a señalar con el dedo las zonas podridas del sistema, y en el proceso no solo ha expuesto sistemas de gobierno e instituciones corruptos de todo el mundo sino que ha rendido homenaje a quienes se oponen a esos abusos de autoridad oficialmente legitimados: los testigos impotentes, las conciencias disidentes, los idealistas empedernidos.

Comportarse como adultos

Drama
Francia/Grecia, 2019
Reparto: Christos Loulis, Alexandros Bourdoumis, Ulrich Tukur, Josiane Pinson
Dirección: Costa Gavras

Entre estos últimos hay que añadir en un lugar de privilegio al protagonista de su nuevo largometraje, Yanis Varoufakis, que también es autor del libro de memorias en el que la película se basa. 'Comportarse como adultos' es la mordaz crónica de los intentos por parte del exministro griego de finanzas de renegociar la relación de Grecia con la Unión Europea tras el rescate del 2010, y de su lucha infructuosa por saldar la deuda de su país con Bruselas. En ella, asimismo, Costa-Gavras sugiere que las instituciones del continente son refugios de políticos inoperantes y racistas que desdeñan a la ciudadanía. Su llegada a los cines es una excusa perfecta para repasar algunos jalones de la carrera de su director.


‘Z’ (1969)

'Z' del director griego Costa-Gavras. 

Aunque ambientada en un país indeterminado, se inspiró en el asesinato de un político de izquierdas griego a manos de matones conectados con las alcantarillas del Estado, y en el posterior golpe de estado perpetrado por una junta militar con el respaldo de Estados Unidos. Z no solo puso a Costa-Gavras en el mapa cinematográfico y lo reveló como maestro de un género que aunaba la crítica política con el ritmo y el suspense propios del 'thriller' de acción; también le proporcionó el patrón según el que diseñó varias películas políticas más durante las dos décadas siguientes. 

‘Estado de sitio’ (1972)

'Estado de sitio'. 

Reconstruye el secuestro y la ejecución, a manos del grupo guerrillero uruguayo Tupamaros, de un operario de una agencia de ayuda estadounidense que en realidad era un experto en técnicas de tortura, y en paralelo arroja luz sobre la intrincada organización de los revolucionarios. Con ella Costa-Gavras concluyó la trilogía política iniciada con Z y cuya segunda entrega fue 'La confesión' (1970), en la que se recreaba la violencia psicológica ejercida por el régimen estalinista a través del retrato de un funcionario comunista checoslovaco de alto rango obligado a confesarse culpable de un delito de alta traición. 

‘Desaparecido’ (1982)

'Desaparecido'.

Se basa en el rapto y el asesinato del periodista estadounidense Charlie Horman mientras informaba sobre el golpe militar que derrocó al socialista Salvador Allende de la presidencia de Chile y aupó al poder al general Pinochet. En concreto, la película narra los esfuerzos para encontrar a Horman por parte tanto de su esposa como sobre todo de su padre (Jack Lemmon), un hombre patriota que va descubriendo horrorizado la participación de Washington en el alzamiento. El que había sido exembajador de Estados Unidos en Santiago durante el golpe trató sin éxito de boicotear el estreno de la película.

‘La caja de música’ (1989)

'La caja de música'.

Historia de una abogada (Jessica Lange) que defiende en los tribunales a su propio padre, acusado de haber pertenecido a la cúpula criminal nazi décadas atrás, es la más importante de las películas que Costa-Gavras dirigió en Estados Unidos tras ganar el Oscar con 'Desaparecido' y obtener así notoriedad en Hollywood. Poco antes había rodado 'El sendero de la traición' (1988), sobre una agente del FBI que investiga al Ku Klux Klan; y posteriormente filmó 'Mad City' (1997), crítica a la manipulación mediática protagonizada por John Travolta y Dustin Hoffmans

 ‘Amen’ (2003)

'Amen'.

Con ella, el director griego recordó la figura de Kurt Gerstein, químico y oficial de las SS en la Alemania nazi que, asqueado al descubrir que los resultados de su trabajo contribuían a matar a los judíos, intentó contactar con el Vaticano con la esperanza de que hicieran un esfuerzo por detener la matanza. La película reconoce el odio que el Papa Pío XII sentía por Adolf Hitler y la ideología nazi, pero también condena el silencio o la complicidad de la Iglesia Católica en el Holocausto. 
 

Temas: Cine