Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

PEQUEÑOS FORMATOS

'Assaig sobre la lucidesa': democracia 'game over'

El Teatre Akadèmia recupera la adaptación de la novela de Saramago de la compañía La Danesa , una cruda radiografía sobre el poder, los medios de comunicación y la democracia real

Aída Pallarès

'Assaig sobre la lucidesa': democracia 'game over'

PEP GOL

Una patada, una muestra de indignación, de protesta. Esto era, según José Saramago, su novela 'Ensayo sobre la lucidez'. La historia de una ciudad en la que el 75% de los electores votan en blanco. Estupefacción, indignación. «Esto no puede ser», repiten los políticos una y otra vez. ¿Cómo van a votar en blanco? «Debe de tratarse de un error. Que vuelvan a votar». Y los ciudadanos salieron a la calle y volvieron a votar. Y el 83% de los votos estaban en blanco. ¿La solución? Censura, represión, estado de sitio. Que la patria, dicen, está por encima de todo. ¿Estamos frente a una revolución pacífica o, como acusan los políticos de la obra, de un atentado contra los pilares de la democracia participativa?

'Ensayo sobre la lucidez' es una crítica a los males de la democracia, una reflexión sobre gobierno y pueblo que funciona, a su vez, como la continuación de 'Ensayo sobre la ceguera', esa fábula sobre un país que se queda completamente ciego durante tres largas semanas. No es de extrañar, pues, que el Teatre Akadèmia haya decidido, muy acertadamente, recuperar esta producción de la compañía La Danesa que pudo verse, durante muy pocos días, hace un año en el Grec.

peP GOL

La adaptación, que firman Jumon Erra y Roger Julià, director de la pieza, casi no ha cambiado. Más corta y ágil que la novela de Saramago pero directa a la esencia, a la cruda radiografía sobre el poder, los medios de comunicación y la democracia real. Porque, huelga decirlo, cuando todo parece perdido, cuando los ciudadanos parecen haber recuperado su poder, los políticos de Saramago optan por la manipulación y la censura periodística. Que la prensa, dicen, está al servicio del gobierno. Sí que ha cambiado el reparto -donde destaca un contenido Marc Pujol-  aunque Julià sigue optando por potenciar la farsa de la novela y acercarla al gran 'guignol'. Una decisión que, si bien, provoca cierto histrionismo en algunas interpretaciones, se torna necesaria al hablar de una pieza tan política y llena de ecos a la actualidad.

Assaig sobre la lucidesa

Teatre Akadèmia (Buenos Aires, 47-49).

Dramaturgia: Jumon Erra y Roger Julià.

Dirección: Roger Julià. 

Reparto: Marc Pujol, Xavier Casan, Xavier Torra, Elena Fortuny y Júlia Santacana.

Funciones: hasta el 13 de octubre.

De 18 a 22 €.

¿Seríamos capaces de tomar la distancia necesaria para reflexionar y tomar conciencia como quería Brecht? ¿O nos dejaríamos llevar por la trama y las emociones? Julià y compañía no han olvidado que el objetivo de Saramago era, precisamente, criticar el mal funcionamiento de la democracia. En la misma línea juega la escenografía; un suelo de pizarra negra en el que los intérpretes van dibujando los elementos de escena necesarios, y la puesta en escena, donde los actores pasan de un papel a otro en una milésima de segundo. Una decisión que otorga dinamismo a una narración que podría pecar de cierta lentitud, al haberse eliminado la trama más detectivesca.  Porque lo que hace necesaria e idónea 'Assaig sobre la lucidesa', es, precisamente, el texto. Sin artificios ni exageraciones. Saramago en estado puro. Político, combativo, lúcido. Recordándonos que, a veces, hay quién nos quiere ciegos. Recordándonos que, pase lo que pase, no debemos ni podemos dejar de aullar. Es lo último que nos queda.

Temas: Teatro