Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

cine

'El sótano de Ma' y otros 8 filmes donde el infierno está abajo

'El sótano de Ma' es una inquietante historia que deja clara la variedad de (inquietantes) usos que se pueden dar a las plantas inferiores de las casas. Repasamos otras 8 de las más infames de la historia del cine

Nando Salvà

Fotograma de El sótano de Ma.

Fotograma de El sótano de Ma.

Sue Ann (Octavia Spencer) es una solitaria mujer madura a la que, un día, un grupo de adolescentes pide un inocente favor: que les compre algo de alcohol de la licorería. Ella al principio se niega, pero luego se da cuenta de que es su oportunidad para hacer amigos. No tarda en ofrecer el sótano de su propia casa a los chavales para que hagan allí el botellón; si aceptan, eso sí, deberán cumplir algunas normas: uno de ellos debe permanecer sobrio y les está prohibido subir al piso superior.

Pronto, la estancia se convierte en centro de ocio para la chavalería. Pero un día Sue Ann -Ma para sus desafortunados amigos- obliga a uno de los menores a desnudarse a punta de pistola, y luego la vemos echar tranquilizante para caballos en unos chupitos. Descubrimos que aquel primer encuentro no fue realmente casual, y que en el pasado Ma fue al instituto con los padres de esos jóvenes. Y, por supuesto, que está sedienta de venganza.

Si tras leer el párrafo anterior has pensado inmediatamente en 'thrillers' como 'Atracción fatal '(1987), 'Carrie' (1976) o 'Misery' (1990), has acertado. En cualquier caso, la nueva película de Tate Taylor -director de 'Criadas y señoras' (2011)- no se llama 'El sótano de Ma' por casualidad. Desde este viernes en los cines, confirma que esas plantas subterráneas de las casas son uno de los escenarios predilectos del cine de terror. Y es lógico: si asumimos que al infierno se llega bajando, qué mejores lugares que los sótanos para alojar los comportamientos antisociales, perturbados o monstruosos.

Lo que sigue es un repaso a algunas de las películas que nos demuestran que esas estancias sin ventanas y mal ventiladas sirven para mucho más que para el almacenaje o la instalación de las calderas o el bricolaje.

1. El silencio de los corderos (1991)

En el subterráneo de su casa, el 'serial killer' Buffalo Bill enjaula a las mujeres que secuestra, las mata de hambre y las despelleja con la intención de usar todo ese tejido para hacerse un traje de mujer. Entretanto, el tipo bailotea por la estancia desnudo, con el rabo entre las piernas.


2. La guerra de los mundos (2005)

Mientras escapan de los alienígenas, Tom Cruise y sus críos encuentran refugio en la planta inferior de la casa de un extraño que, para su desgracia, resulta ser un sonado. Al final, al bueno de Tom no le queda más remedio que matarlo. Para eso sirve la hospitalidad.


3. Posesión infernal (1981)

Cinco amigos pasan el fin de semana en una cabaña, cuya habitación estrella es un cobertizo bajo tierra donde se oculta el temible Necronomicón. El zulo servirá para encerrar a alguna novia endemoniada y será escenario de sucesos paranormales tan vistosos como un chorreo de sangre emanado de las paredes.


4. En el sótano (2014)

Documental que nos lleva de paseo por las plantas bajas de varios habitantes de la Austria profunda: uno la usa para practicar puntería con la pistola mientras canta ópera; otro la ha convertido en un museo del nazismo y otro -el canijo de la foto- baja las escaleras para dejar que su dominatriz lo cuelgue del techo por el escroto.


5. Psicosis (1960)

El lugar donde se resuelve todo el misterio de la obra maestra de Hitchcock es más una bodega que un sótano, pero en todo caso Norman Bates lo usa para esconder a su madre, que al parecer es una asesina. Al final descubrimos que la señora está más seca que la mojama, y que Norman tiene el vicio de suplantarla para matar.


6. Pulp fiction (1994)

El mafioso Marcellus y el boxeador Butch son secuestrados en los bajos de una armería por dos paletos y un infraser embutido en cuero. Butch logra liberarse y, después de hacerse con una catana, rescata al gánster mientras está siendo sodomizado. Su venganza, claro, será terrible. "Practicaremos el medievo con tu culo", advierte a su agresor.


7. Múltiple (2015)

Tres muchachas son drogadas por un rapado (James McAvoy) y despiertan en un húmedo cuartucho subterráneo. El tipo se llama Kevin, aunque esa es solo una de sus 23 personalidades. Al final, Casey (Anya Taylor-Joy, en la foto) logra sobrevivir porque es la más espabilada y está tan perturbada como su captor.


8. Los goonies (1985)

Buscando un tesoro, la pandilla del título se adentra en las catacumbas del refugio de unos chorizos, y allí encuentran un gigantón aberrante aficionado a Superman, trampas que quedarían de maravilla como atracción de parque temático y, finalmente, un navío de película de Errol Flynn. Sin duda, un espacio bien aprovechado.

Temas: Cine