Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CINE

9 mujeres psicópatas en la gran pantalla

Con ocasión del estreno de 'La viuda', la nueva película de Neil Jordan, recordamos a algunas de las psicópatas más fascinantes de la historia del cine

Nando Salvà

Isabelle Hupert y Chloë Grace Moretz en la película ’La viuda’.

Isabelle Hupert y Chloë Grace Moretz en la película ’La viuda’.

Norman Bates. Hannibal Lecter. Patrick Bateman. Max Cady. Travis Bickle. Jack Torrance. Coronel Walter E. Kurtz. Anton Chigurh. Jigsaw. Cuando pensamos en los grandes psicópatas de la historia del cine, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son todos personajes masculinos, y no es justo. Cuando se trata de exhibir comportamientos perturbados en pantalla grande, las mujeres han demostrado ser tan efectivas como los hombres, o más.

La viuda

Thriller
EEUU / Irlanda, 2018
Reparto: Isabelle Huppert, Chloë Grace Moretz, Maika Monroe, Jane Perry
Dirección: Neil Jordan

La más reciente de esas deliciosas dementes llega este viernes, día 24, a la cartelera. Es la protagonista del thriller 'La viuda', se llama Greta, y la encarna Isabelle Huppert –toda una experta, dicho sea de paso, en dar vida a maniacas peligrosas–. Cuando una joven vulnerable llama a su puerta para devolverle el bolso que había dejado olvidado en el metro, se convierte en su buena amiga primero y en un ser aterradoramente controlador después.

Dar más detalles del comportamiento de Greta sería hacer 'spoiler', así que en lugar de eso haremos un repaso de la lista de carismáticas desequilibradas a la que, desde ya, merece ser incorporada. 

1. Amy Dunne

(Perdida, 2014)

Conocida desde niña como la Asombrosa Amy –es una larga historia–, puede pasar de ser la ingenua novia de América a convertirse en una gélida lunática en un abrir y cerrar de ojos. Planifica el (falso) asesinato perfecto para que su adúltero marido pague por él y, mientras lo ejecuta, tiene tiempo para degollar a un pobre idiota durante el coito.


2. Annie Wilkes

(Misery, 1990)

Esta señora –encarnada por Kathy Bates– hace que las fans de los Gemeliers parezcan gente flemática en comparación. Cuando descubre a su autor favorito en un accidente de coche, lo salva y luego lo encierra en su casa como una especie de mascota o trofeo. Cómo olvidar su mirada gélida mientras le golpea los tobillos con un martillo.


3. Alex Forrest

(Atracción fatal, 1987)

Es un cuento moral para todo hombre casado que se tome la fidelidad con laxitud. La alocada Alex (Glenn Close) pasa de tener una aventura con Dan (Michael Douglas) a obsesionarse con él. Primero finge un embarazo, luego le secuestra a la hija y después cocina el conejo que la niña tiene por mascota.


4. Asami Yamakazi

(Audición, 1999)

Es engañada por un director de cine que dice estar haciendo un casting de actrices cuando en realidad está buscando pareja. En cuanto la deja entrar en su casa, el depredador se convierte en presa: la chica lo tortura, lo mutila, le amputa algunas partes e incluso le obliga a consumir su propio vómito del cuenco de un perro.


5. Peyton Flanders

(La mano que mece la cuna, 1992)

Tras sufrir el suicidio de su marido y un aborto involuntario, Peyton (Rebecca De Mornay) decide vengarse de la pareja a quien considera responsable de su tragedia. Tras hacerse contratar como niñera de Claire Bartel (Annabella Sciorra), intentará quitarle a su bebé y acostarse con su marido, y matará a su mejor amiga.


6. Catherine Tramell

(Instinto básico, 1992)

Sharon Stone llevó el arquetipo de la rubia hitchcockiana a extremos que habrían complacido al maestro del suspense. Exitosa escritora de novelas de aeropuerto, disfruta matando y luego escribe sobre sus crímenes. Tras acabar con su penúltimo amante con un picahielo, seduce al detective encargado de investigarla.


7. Evelyn

(Escalofrío en la noche, 1971)

Es la fiel oyente del programa de radio de Dave Garver (Clint Eastwood), que comete el error de acostarse con ella. Entonces la mujer (Jessica Walter) intenta suicidarse y sabotear la carrera del locutor, y a punto está de asesinar a su querida. Ni siquiera una estancia en el psiquiátrico la rehabilita, ni erradica su obsesión por los cuchillos de carnicero.


8. Baby Jane Hudson

(¿Qué fue de Baby Jane?, 1962)

Tiempo atrás había sido una estrella infantil. Ya madura, es un ser sádico y perturbado, que viste y se maquila como una muñeca y planea un resurgir artístico. Entretanto, maltrata a la hermana que ella misma dejó postrada en una silla de ruedas, dándole un bofetón de vez en cuando y hasta sirviéndole una rata muerta para cenar.

Temas: Cine