Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CINE

6 grandes remedios de película para grandes males

'Lo dejo cuando quiera' nos recuerda qué imaginativo puede llegar a ponerse el ser humano para salir de la miseria. Recordamos otras medidas tan creativas como drásticas

Nando Salvà

Fotograma de la película ’Lo dejo cuando quiera’.

Fotograma de la película ’Lo dejo cuando quiera’.

Suele decirse que la necesidad agudiza el ingenio y que, a grandes males, grandes remedios, y ambos tópicos ilustran la trama de 'Lo dejo cuando quiera'. 'Remake' de la comedia italiana 'Smetto quando voglio' (2014), lo nuevo del director Carlos Therón es la historia de un científico que trabaja como docente universitario en condiciones precarias, un economista que sobrevive dando clases particulares y un filólogo en paro que vive con sus padres. Hartos de su situación, encuentran la solución a sus problemas gracias al proyecto de investigación en que uno de ellos lleva años trabajando, un complejo vitamínico que ofrece un subidón espectacular sin efectos secundarios.

Lo dejo cuando quiera

Comedia
España, 2019
Reparto: David Verdaguer, Ernesto Sevilla, Carlos Santos, Amaia Salamanca
Dirección: Carlos Therón

'Lo dejo cuando quiera' retrata un país que maltrata a su juventud convirtiéndola en víctima de su propia sobrecualificación, pero pese a ello no es cine social. En cambio, echa mano del humor grueso para sacar punta a una premisa argumental ya convertida en subgénero: historias de gente corriente obligada por el aprieto a tomar medidas tan creativas como drásticas. Repasamos algunas.

1. Ingenuas y peligrosas (2001)

Envueltas en la bandera americana y con el rostro cubierto con máscaras de la muñeca Betty, seis animadoras de instituto deciden usar su habilidad haciendo volteretas y pirámides humanas para robar un banco. Su causa es de lo más noble: una de ellas se ha quedado embarazada, y necesita 'cash' para criar al bebé.


2. Breaking Bad (2008-2013)

Pie de foto / AUTOR FOTO (FUENTE)

Walter White, alias Heisenberg, trabaja como profesor de química en un instituto hasta que le diagnostican un cáncer de pulmón inoperable, y entonces decide dedicar lo que le queda de vida a conseguir el dinero necesario para asegurar el futuro de su familia. ¿Cómo? Produciendo y distribuyendo metanfetamina.


3. Una proposición indecente (1993)

Tras construirse una casa e incapaces de pagar sus deudas, David (Woody Harrelson) y Diana (Demi Moore) deciden jugarse el dinero que les queda en el casino. Tras perderlo, un ricachón (Robert Redford) les ofrece un millón de dólares por acostarse con Diana. ¿Puede una relación sobreponerse a unos cuernos de ese tamaño?


4. El gran baño (2018)

Sus protagonistas viven azotados por problemas variados: soledad, ruina económica, paro, alcoholismo, separación sentimental y enfermedad o discapacidad de un ser querido. Para exorcizar su desconsuelo, deciden ataviarse el bañador y el gorrito, y tomar clases de natación sincronizada masculina.


5. Full monty (1997)

El cierre de la fábrica de acero en una localidad del norte de Inglaterra deja sin trabajo a casi toda la población masculina. Gaz (Robert Carlisle), uno de los obreros afectados, perderá el derecho de ver a su hijo si no consigue dinero. Por ello no duda en plantearles a sus amigos una idea disparatada: organizar un espectáculo de estriptís.


6. El jardín de la alegría (2000)

Al quedarse viuda, Grace (Brenda Blethyn) hereda su casa de campo en Cornualles y la enorme cantidad de deudas acumuladas en vida por su marido. Para afrontarlas, decide aliarse con su jardinero y transformar su invernadero de orquídeas en una plantación de marihuana y convertirse en traficante.

Temas: Cine