Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

¡QUE BAJEN LA PERSIANA!

Las 10 mejores persianas con grafitis de Barcelona

Este fenómeno al alza que embellece las fachadas y atrae clientes se ha convertido en un museo urbano y cosmopolita al aire libre

Sílvia Alberich

Una obra de Van Gogh cubre la persiana del bar El Petit Príncep.

Una obra de Van Gogh cubre la persiana del bar El Petit Príncep.

El 'street art' está presente en toda la ciudad, sobre todo en paredes y muros. También luce en las persianas de muchos comercios, que han decidido exhibir coloridas y evocadoras imágenes para diferenciarse de la competencia. Este fenómeno al alza que embellece las fachadas y atrae clientes se ha convertido en un museo urbano y cosmopolita al aire libre. Recorremos Barcelona en busca de los grafitis que mejor venden un negocio cuando está cerrado.

1. Para niños y mayores

El petit príncep (Galileu, 97)

Una obra de Van Gogh, en la que aparecen varias mesas en las que hay botellas de vino, vasos y gente celebrando la vida, ilustra la fachada del bar El petit príncep. "La pintura habla de las reuniones familiares y de los grupos, algo que está muy presente en nuestro local", cuenta Lina Patricia Ochoa, una argentina que regenta el bar con su marido. "La imagen gusta muchísimo y los turistas se hacen fotos delante de ella", explica Ochoa. El espacio cuenta con una zona habilitada para niños, en la que "hay juguetes y una pizarra con tizas" para que los más pequeños se diviertan. Los cumpleaños, los desayunos y las meriendas para niños son los puntos fuertes de este sencillo bar del barrio de Les Corts.


2. Art Nouveau

Joyería Europa (Europa, 21)

Los tonos rojizos y anaranjados aportan colorido e intensidad a esta imagen, cuya protagonista es una sensual mujer. El dibujo no es original, sino un fragmento de una obra de Alphonse Mucha, un artista checo y uno de los grandes exponentes del Art Nouveau. Esta pintura decora la persiana de la joyería Europa, que lleva casi 30 años en Les Corts. Antes de esta imagen había un diamante pintado por Miguel Ángel Acedo, joyero de la misma y segunda generación de la familia que regenta el local. "Decidimos unirnos a una iniciativa del barrio de decorar los establecimientos con imágenes de pintores famosos", cuenta Acedo. "Se hacen visitas guiadas y a la gente le encanta el dibujo", añade el joyero.


3. Astucia canina

El Club dels Tetes (Vallespir, 189)

Otro genio, aunque menos conocido que Van Gogh, fue Cassius Marcellus Coolidge, un pintor estadounidense aficionado a retratar perros jugando al póquer. Una afición curiosa que se puede ver reflejada en la fachada de El Club dels Tetes, donde un dóberman y un bulldog compiten contra otros dos perros para intentar ganarles la partida. Si traspasamos la persiana entramos en una consulta veterinaria especializada en el cuidado de mascotas. Además de vender todo tipo de artilugios para perros, gatos, roedores, aves y peces, cuentan con una peluquería canina e imparten cursos para aprender este oficio.


4. Un antiguo café de París

L’Anxoveta de Sants (Galileu, 71)

Y de las timbas de póquer en un bar nos trasladamos al París de finales del siglo XIX. Concretamente, al café de Montmartre, un encantador espacio convertido en una conocida pintura de Santiago Rusiñol. La fachada de L’Anxoveta de Sants refleja ese típico café parisino de la época, obra del conocido artista catalán. "Refleja el estilo de clientela que viene al bar", cuenta Jordi Ibáñez, uno de los responsables del local, inaugurado hace dos años y medio. Además de anchoas, como el nombre del local indica, sirven otras delicias. "El rabo de toro, los callos y las carrilleras están teniendo mucho éxito", asegura Ibáñez. A estos contundentes y elaborados platos se une el vermut, otro de sus atractivos.


5. Una historia de vida

Montana Shop (Guilleries, 28)

Caminan a una, cogidos del brazo. Son Joan Cervera y su mujer, Aurora, una pareja nonagenaria que protagoniza la colorida fachada de Montana Shop. "Ellos eran los antiguos propietarios de la tienda y en su día fueron escaladores, como el actual dueño de la misma", cuenta Kamil Escruela, autor de la obra. "Se ha creado una relación muy bonita entre el matrimonio y el jefe de la tienda, y es lo que refleja este dibujo", cuenta el grafitero y empleado de dicha tienda. En la solapa de la chaqueta, Joan Cervera luce la Creu de Sant Jordi, la máxima distinción que otorga la Generalitat. Una insignia que recibió en el 2012 por su aportación al excursionismo. La tienda está especializada en grafitis, decoración e ilustración, y cuenta con varios locales en Barcelona. Este de Gràcia dispone de un bonito espacio en el que se imparten talleres, cursos y conferencias.


6. El rugido del tigre

Tiger (Ronda de la Universitat, 11, y otras direcciones)

La conocida cadena Tiger, que cuenta con una amplia red de locales repartidos por toda la ciudad en los que vende regalos a buen precio, luce fachadas de lo más variopintas. La del tigre que da nombre a la marca, está ubicada en Ronda de la Universitat, 11. Escruela es el artista creador de esta figura que lleva un espray en la boca. "El tigre representa la fuerza y el espray es para un grafitero lo que un pincel para un pintor", aclara. "Las estrellitas simbolizan la fortuna y el éxito", continúa el artista. Y el marco dorado es habitual en sus creaciones, y es como si fuese un cuadro barroco. Esta ilustración no es la única en las tiendas de Tiger. En la de la calle Comtal, 38 se pueden ver dos manos unidas, una de las cuales representa el universo. "La interpretación de este dibujo es totalmente libre, no es un mensaje cerrado", aclara las ilustradora Isa Muguruza, autora del grafiti, el primero que realiza.


7. Con mucho gusto

Queviures Serra (Girona, 13)

Las tonalidades marrones reinan en la fachada de Queviures Serra, una emblemática y centenaria tienda especializada en productos de alta calidad. El reloj antiguo de madera del interior está plasmado también en el exterior, donde se distinguen unas botellas, unas latas y varias cajas de regalo. "Queríamos algo discreto que reflejara el espíritu de la tienda", cuenta Joan Serra, propietario de la misma, creada en 1890. Serra, cansado de que rayaran y estropearan la persiana, decidió encargar un dibujo que él mismo escogió. "De esto hace más de una década y, desde entonces, no hemos tenido ningún problema más", explica el propietario de este tradicional colmado, en el que se pueden encontrar productos sibaritas que van desde una amplia selección de conservas hasta vinos y embutidos delicatessen. 


8. El Gaudí más singular

Alaball (Sepúlveda, 46)

Unos alicates gigantes sostienen la basílica de la Sagrada Família. Una imagen atípica y original que sirve de carta de presentación de Alaball, negocio dedicado a la ferretería y los suministros industriales. De hecho, "es el único suministro industrial en Barcelona ciudad", en palabras de Joan Chenoll, del departamento de márketing de esta empresa familiar que nació en 1967. Cansados de las huellas que los grafiteros dejaban en la persiana, hace seis años decidieron encargar la decoración a un profesional. "Queríamos que fuera un icono de Barcelona, vinculado a la industria y al material que vendemos", precisa Chenoll. Y así luce en esta tienda, regentada por la segunda y la tercera generación de una familia que vende al por mayor y al por menor, desde contadores hasta suministros para grandes centros comerciales o iconos como el Liceu, a la altura del templo gaudiniano de su persiana.


9. Traspasando la pantalla

Antic Celler de Gràcia (Bruniquer, 2)

Los amantes de la serie 'Juego de tronos' se toparán en Gràcia con uno de los personajes de la serie: Daenerys. Emilia Clarke, la conocida actriz que interpreta a la amante de Jon Snow, adorna una de las puertas del Antic Celler de Gràcia. Es una de las obras de AXE Colours, estudio de decoración y grafitis que también decoró una persiana de la cercana calle de Montmany, 15, con su amado Snow. Había más puertas metálicas inspiradas en el universo de series, como las de Walter White, el protagonista de 'Breaking bad' (Ventallat, 8) y de Rick Grimes, de 'The walking dead' (Astúries, 49), que ya han sido borradas. Como consuelo, nos quedan las series.


10. Pura conexión

Clínica podológica Neus Aparici (Sardenya, 163)

Dos manos sostienen unos pies diminutos en la fachada de la clínica podológica Neus Aparici, inaugurada hace un par de años. Las manos son de Neus, la propietaria del centro, y los pies, de su hijo. Una bonita estampa retratada hace tan solo cuatro meses por el artista urbano Joel Arroyo a partir de una fotografía. "Me gustaba mucho la instantánea y quise reflejarla en la persiana", cuenta Aparici. Antes de esta tierna imagen, en la persiana había un dibujo con el logotipo de la clínica. Una imagen que nada tiene que ver con la actual, que refleja la conexión entre una madre y su hijo y que transmite la esencia del local, en el que se tratan todo tipo de dolencias relacionadas con los pies.