Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CINE

'La quietud': así es el 'método Trapero'

Repasamos su filmografía de Pablo Trapero, el director argentino más internacional con ocasión del estreno de su última película

Nando Salvà

Fotograma de la nueva película de Pablo Trapero, ’La quietud’.

Fotograma de la nueva película de Pablo Trapero, ’La quietud’.

El título de la nueva película de Pablo Trapero es definitivamente irónico. Después de todo, transcurre en la lujosa hacienda, propiedad de una adinerada familia, en el interior de cuyos armarios se acumulan trapos sucios tanto de índole doméstica –adulterios, paternidades inciertas, violaciones y otras cosas así— como de alcance nacional –las culpas no expiadas por la dictadura–; dicho de otro modo: la vida en 'La quietud', que no es solo el nombre de la película sino también el de la casa, es de todo menos tranquila.

La quietud

Drama
Argentina, 2018
Director: Pablo Trapero
Intérpretes: Martina Gusman, Bérénice Bejo, Graciela Borges, Edgar Ramírez

Mientras orquesta con habilidad revelaciones y confrontaciones, el más exitoso de los cineastas argentinos pasea haciendo equilibrios sobre la fina línea que separa la tragedia de la comedia, y lo que nos ofrece en el proceso tiene un poco de cine de género –en concreto, del más desaforado melodrama— y otro poco de exploración realista de los rincones más oscuros de la historia de su país. Es, en otras palabras, el tipo de combinación que a lo largo de su filmografía ha convertido en sello de identidad. En estas páginas repasamos los títulos que la componen.

1. Mundo grúa (1999)

La película con la que el argentino se dio a conocer a nivel internacional se sirve del retrato de un conductor de grúa en paro para ofrecer no solo un contundente y conmovedor relato de supervivencia sino mucho más: una llamada a la esperanza en tiempos desesperados, una veraz representación del trabajo y su naturaleza cambiante y una defensa de la acción social contra las fuerzas del capital.


2. El bonaerense (2002)

Desolador retrato de la fuerza policial porteña, según el que todos los que patrullan la ciudad con placa y pistola son unos corruptos y unos racistas que no están para servir y proteger a nadie más que a sí mismos. Mientras acompaña a uno de esos agentes, Trapero evita con maestría emitir juicios aunque, oculto detrás de esa distancia, arde un feroz sentimiento de indignación.


3. Familia rodante (2006)

La película más liviana del director junta a cuatro generaciones de una familia de Buenos Aires en una vieja caravana en un viaje de 1.000 kilómetros hasta la frontera con Brasil. En el camino salen a la luz tensiones domésticas y conflictos románticos, y la prole se convierte en metáfora de la sociedad argentina en su conjunto, unida a pesar de la sempiterna adversidad.


4. Nacido y criado (2006)

Quizá su obra más árida pero también una de las más profundas: el retrato de un hombre de familia que, sacudido por la tragedia, se ve empujado a construir su propio purgatorio en el desolado paisaje de la Patagonia. Lo vemos experimentar una serie de episodios de rabia y pánico que revelan su dolor y su culpa, y que de forma sutil señalan el camino de la reparación emocional.


5. Leonera (2008)

Al descubrir Trapero cómo trata la ley argentina a las madres de niños que son encarceladas –cuando la criatura cumple cuatro años es entregada a un pariente o al Tribunal de Menores–, surgió el germen de esta oda a la maternidad: su protagonista es una mujer que cometió un error grande e irrevocable pero que ahora tiene un hijo, y clavará sus garras a quien pretenda arrebatárselo.


6. Carancho (2010)

Puro cine negro, intoxicado de sensualidad decadente y mucho fatalismo. Su protagonista es el tipo de abogado sin escrúpulos que persigue ambulancias en busca de víctimas de accidentes de tráfico o sus familiares; les dice que logrará una indemnización, y luego se queda con un abusivo pedazo del pastel. Un carroñero. ¿Cómo logra Trapero que empaticemos con él? Misterio.


7. Elefante blanco (2012)

Si hasta entonces el director se había mantenido cercano al cine de género, aquí subió la apuesta conceptual y llevó a cabo nada menos que una meditación sobre la fuerza de la fe y el sentido de la religión a partir de la historia de dos sacerdotes y una trabajadora social que intentan hacer el bien en una barriada marginal de Buenos Aires con miles de pobres, drogadictos y mafiosos.


8. El clan (2015)

Entre 1982 y 1985, los miembros de la fotogénica familia Puccio se dedicaron al secuestro de varios de sus conciudadanos. Los raptaban y los recluían; después exigían un rescate a sus familias y, tras recogerlo, mataban a sus víctimas. Su caso pedía a gritos que alguien lo convirtiera en un musculoso 'thriller' político. A Trapero le proporcionó el mayor éxito comercial de su carrera.

Temas: Cine