Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CINE

Los ingredientes secretos de Pixar

El estreno de 'Coco' vuelve a demostrar que todas sus películas están relacionadas entre sí. En estas páginas explicamos de qué manera

Nando Salvà

Los ingredientes secretos de Pixar

Pixar

Alo largo de 22 años, los estudios Pixar han estrenado 19 largometrajes protagonizados por personajes bien diversos -princesas, hormigas, monstruos, robots, superhéroes, peces- y situados en mundos tan dispares como la habitación de una vivienda unifamiliar o un restaurante parisino infestado de ratas. Sin embargo, todas ellas hablan de cosas parecidas. Mientras relata la odisea de Miguel, un joven mexicano aspirante a músico que recala en la Tierra de los Muertos, Coco (1) nos invita a repasar qué cosas son esas.


EXTRAÑAS PAREJAS

En casi todas las películas de Pixar dos personajes opuestos descubren que no lo son tanto. En Toy Story, esa pareja la componen el cowboy Woody y el astronauta Buzz Lightyear; en Del Revés, Alegría y Tristeza aprenden a entenderse; en Ratatouille un aspirante a chef forma tándem con una rata (3) y, en Coco, el joven Miguel se alía con un cadáver.


VIAJES INCREÍBLES

Mientras da tumbos por la Tierra de los Muertos, el héroe de Coco nos recuerda que el viaje es tan importante como el destino. En ese sentido, la nueva película deja claro su parentesco con Buscando a Nemo (9), en la que el héroe del título y su padre viven sendas odiseas marinas; o con Up (4), el vibrante periplo de un anciano y un niño en la jungla venezolana.


SERES PERDIDOS

En Buscando a Nemo, decíamos, un padre pierde a su hijo; en Wall-E, un robot pierde a su amada (2); en Toy Story 3, los juguetes pierden a su dueño. Como esos precedentes, también la película Coco demuestra que la ausencia de los seres queridos es el conflicto dramático perfecto, puesto que da pie a un sinfín de emociones como la tristeza, la confusión, la rabia o la catarsis.


COSAS DE LA VIDA

¿Y si, como sucede en la saga Toy Story, los juguetes cobraran vida cuando se quedan solos en casa? ¿Qué pasaría si, igual que en la trilogía Cars, los coches pudieran hablar y sentir? ¿Y si todos los robots fueran como el héroe de Wall-E, capaz de enamorarse y emocionarse viendo Hello, Dolly!? ¿Y si realmente hay bestias escondidas en nuestros armarios, como sugiere Monstruos S.A.? ¿Y si, como imagina Coco, podemos aprender valiosas lecciones de un grupo de calaveras andantes?


ALGUIEN CRECE

Coco es la historia de un muchacho que se hace mayor, y en ese sentido es similar a varios títulos previos de Pixar. Como Brave, cuya heroína se hace adulta mientras trata de salvar a su madre. Y como Del Revés (7), en la que una niña aprende a convivir con todo su abanico de emociones y, en el proceso, a ser más persona


MISIONES POSIBLES

La misión del protagonista de Coco es encontrar sus raíces y su propia identidad; la de los héroes de Los Increíbles (5) es salir de su caparazón y dar rienda suelta a sus superpoderes; en Ratatouille, la rata Remy sueña con ser un chef y, en Up, un anciano finalmente aprenderá a disfrutar de los placeres de la vida.


SENSIBILIDAD VERDE

Las películas de Pixar están llenas de mensajes ecologistas. En Wall-E, la Tierra es un vertedero, y una crisis energética es asunto central de Monstruos, S.A (6). Y, si Buscando a Nemo lamenta lo mal que el hombre trata los océanos, Ratatouille señala el impacto de las grandes ciudades en el medio ambiente.


AMIGOS Y FAMILIA

En Coco, Miguel aprende de sus parientes muertos la necesidad de reconciliarse con los vivos. Las hormigas de Bichos trabajan juntas para derrotar a unos saltamontes y, en Cars, Rayo McQueen aprende que la lealtad a los tuyos importa más que ganar. La canción Hay un amigo en mí pertenece a la saga Toy Story (8), pero podría sonar en cada película de Pixar.

Temas: Cine