Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CINE

Ricardo Darín es mucho Darín

En 'La cordillera', mezcla de intriga política, drama familiar y 'thriller' psicológico, Darín luce su habilidad para desaparecer dentro de sus personajes

Nando Salvà

Ricardo Darín y Paulina García, en ’La cordillera’.

Ricardo Darín y Paulina García, en ’La cordillera’.

Si Ricardo Darín se presentara a las elecciones presidenciales de Argentina, ganaría. Con tal rotundidad lo asegura el director Santiago Mitre, que en 'La cordillera' convierte al actor precisamente en el nuevo inquilino de la Casa Rosada.

Situada en el seno de una cumbre de líderes latinoamericanos, la película nos sumerge en un mundo de reuniones clandestinas y sesiones de hipnosis para ilustrar cómo, en la vida de un político, distinguir el ámbito profesional del personal resulta imposible.

La cordillera

Drama
Argentina / Francia / España 2017
Director: Santiago Mitre
Reparto: Ricardo Marín, Dolores Fonzi, Paulina García, Elena Anaya

Y, en el proceso, Ricardo Darín vuelve a demostrar lo bien que se le da encarnarse en hombres cuya apariencia de normalidad oculta psiques ambiguas, contradictorias y atormentadas.

A continuación recordamos otras seis interpretaciones sensacionales del actor argentino.


NUEVE REINAS (2000)

Marcos es un veterano timador que ha hecho de la mentira una forma particularmente aberrante de arte. No tiene reparo alguno en estafar a viejecitas o vendedores de periódicos o incluso su familia, y poco a poco va quedando claro que las fuerzas del destino tratan de hacerle pagar con su misma moneda. Gracias a ello, y a la desesperación y los destellos de tristeza de los que Darín le dota, es uno de los chorizos más memorables del cine.


EL HIJO DE LA NOVIA (2001)

Un hombre de mediana edad sumido en una crisis galopante. Le obsesionan el trabajo en el restaurante de su padre; la mala relación con su madre, enferma de alzhéimer; la convivencia con su novia, con quien se niega a comprometerse; y los problemas de comunicación con su hija, traumatizada por el divorcio de sus padres. El interés de una multinacional por comprar el restaurante y la llegada de un viejo amigo harán que el hombre se replantee su vida.


EL AURA (2005)

Aquí Darín da vida a un taxidermista epiléptico, un tipo introvertido y de vida miserable que se parapeta detrás de su prodigiosa memoria y su obsesiva meticulosidad. El taxidermista, eso sí, tiene una fantasía recurrente: dar el golpe perfecto. E iremos descubriendo su capacidad para improvisar y diseñar su venganza contra el mundo poco a poco, a medida que el actor deja aflorar con impecable control un mundo interior enigmático y desconcertante.


EL SECRETO DE SUS OJOS (2009)

En la piel de un jubilado de un juzgado penal, decide volver a sumergirse en un viejo crimen mal resuelto. El caso permanece clavado en lo más profundo de su memoria como un mal sueño. Detrás de él hay una vida fracturada por el remordimiento; delante, peor aún, no hay nada. Y mientras nos acribilla con diálogos rápidos y ocurrentes, el actor vuelve a demostrar su capacidad única para llenar de carne y de hueso personajes que son puros arquetipos.


RELATOS SALVAJES (2014)

Su personaje es lo más parecido a un héroe que hay en esta cinta sobre gente horrible: un ingeniero de demoliciones que, tras convertirse en víctima de un sistema cínicamente diseñado para estafar al ciudadano con el fin de llenar las arcas municipales, un buen día decide que ya no lo va a soportar más. Pocos actores son capaces de mantener la cara de póquer ante la adversidad como Darín pero aquí, durante el clímax, su rostro es el de una bestia.


TRUMAN (2015)

"Cada uno muere a su manera", dice su personaje, Julián, y de hecho toda la película es una demostración de esa máxima. Desde el momento en que recibe la noticia del cáncer, su único propósito es despedirse de quien debe hacerlo y dejar a su perro en las mejores manos posibles. Y a Darín le bastan una colección de silencios y miradas y algún arqueo de ceja para comunicar todo el sufrimiento que oculta el protector sarcasmo de su personaje.