EN LA CUERDA

La acrobacia más difícil de Nacho Vigalondo

El director realiza un ejercicio intrépido y deslumbrante de funambulismo en su última película 'Colossal'

Nando Salvà

La acrobacia más difícil de Nacho Vigalondo

La carrera de Nacho Vigalondo es como un cable tensado bien alto sobre el que, con cada largometraje -para hablar de sus cortos haría falta otro artículo-, el más aventurado de nuestros directores de género ejecuta una cabriola imposible que refleja su búsqueda permanente del más difícil todavía. La repasamos.

SALTO MORTAL

Un momento estás relajándote en el jardín de casa y, al siguiente, te ves huyendo de un maniaco homicida que en realidad eres tú mismo. Podría sucederle a cualquiera pero en 'Los cronocrímenes' (2007) le pasaba a Héctor (Karra Elejalde), protagonista reticente del tipo de rompecabezas narrativo que habría hecho dar saltitos de alegría a Philip K. Dick: el tiempo se dobla sobre sí mismo, y las escenas se repiten como si rodaran sobre una banda de Möbius, aunque cada vuelta es un viaje distinto. Posiblemente, según la ortodoxia científica, nada de lo que pasa en esta película tiene pizca de sentido, pero ¿qué más dará si cada vez que la vemos sentimos la necesidad de volver atrás en el tiempo y mirarla de nuevo? 


FLIC FLAC

Como su predecesora, 'Extraterrestre' (2011) operaba a partir de este principio: ver todo ese cine de ciencia ficción nos ha hecho creer que sabríamos comportarnos frente a lo inexplicable, pero qué va. Y lo hacía retratando a un cuarteto de personajes cuyos intercambios verbales e ideas de bombero hacen pensar en una versión chanante de 'Seinfeld'; una, eso sí, situada durante una invasión alienígena. Hay que ser muy osado para pedirle a tu público que sienta más interés en si un par de amantes clandestinos serán cazados que en si los marcianos destruirán el planeta, pero Vigalondo siempre ha tenido muy claro que el miedo no es más que un estorbo cuando lo que buscas es la pirueta perfecta. 


DOBLE MORTAL CON PIRUETA

¿Es posible que una película transcurra enteramente en las diferentes ventanas del escritorio de un laptop, la trama saltando sin parar entre webcams, llamadas de Skype, 'links' de 'streaming' y cámaras telefónicas? 'Open Windows' (2014) demostró que sí, y en el proceso destruyó una premisa hitchconiana a golpe de caos y paranoia. Vigalondo traspasa una y otra vez los límites de la lógica con el entusiasmo de un niño que chapotea durante el primer baño del verano, consciente de que si el relato avanza a toda pastilla nadie en el público tendrá tiempo de hacerse preguntas. Pero incluso quienes sí se las hagan se sentirán apabullados por tan musculosa exhibición de inventiva formal. 


TRIPLE MORTAL

Uno no puede sino sentir lástima por el equipo encargado del márketing de 'Colossal' porque: ¿cómo se vende una película que combina elementos de comedia romántica, psicodrama perverso y ese subgénero nipón llamado 'kaiju', en el que criaturas abisales destruyen ciudades? ¿Qué esperar de una mezcla de 'Historias de Filadelfia', 'Atracción fatal' y 'Godzilla'? Ni más ni menos que una intrépida reflexión sobre cómo la soledad, los celos y los traumas del pasado nos convierten en monstruos, y de las

'Colossal'

Ciencia ficción
EE UU, 2016
Dirección
Nacho Vigalondo
Reparto
Anne Hathaway, Dan Stevens, Jason Sudeikis, Austin Stowell

monstruosidades que nos hacen cometer. Quien pensara que trabajar con mayores presupuestos y una actriz oscarizada como Anne Hathaway atenuaría el afán de Vigalondo por hacer volteretas es un ingenuo: nunca nadie ha visto una película como 'Colossal', y nunca nadie verá otra igual. 

Temas: Cine