arte

Un Jaume Sans inédito

Lució surrealismo en los 30 y ostracismo en las décadas posteriores. Ca l'Arenas de Mataró desentierra toda su producción: la olvidada y la desconocida

INÉDITOS. Más de la mitad de las piezas expuestas -casi todas las que no son del periodo surrealista- no se habían visto nunca hasta ahora.

INÉDITOS. Más de la mitad de las piezas expuestas -casi todas las que no son del periodo surrealista- no se habían visto nunca hasta ahora.
MODERNO. Su producción posterior a la guerra civil bebe del constructivismo abstracto y del informalismo.
EL AUTOR. Inquieto, poliédrico y difícil de encasillar, se dedicó a la pintura y al diseño (también al comercio), pero nunca consideró el arte como su profesión.
DIBUJOS. Uno de los dibujos de la serie ’El benefactor trompeta’, cuyo origen y finalidad se desconocen, ya que no se ha conservado la obra final.
SURREALISMO. Ca l’Arenas también reproduce la exposición ’Grup Logicofobista’, la primera muestra surrealista que se celebró en el país.
TRÍO DE ARTISTAS. Ramon Marinel·lo, Jaume Sans y Eudald Serra (militar, prostituta y torero), en el cartel que Salvador Ortiga realizó para ’Tres escultors que presenta ADLAN’.
PIEZA DE MUSEO. ’Camagüey hidráulico en cuclillas’ (1935) es su obra más conocida y reconocida. Puede verse siempre en la colección del MNAC y, estos días, en Mataró.

/

Hay espacios y personajes que quedan al margen de las rutas artísticas habituales pero merecen, sin lugar a dudas, una visita. Es el caso del museo Ca l'Arenas de Mataró y de Jaume Sans (1914-1987). La primera, una construcción ecléctica de finales del XIX de Emili Cabanyes perfectamente rehabilitada; el segundo, un artista a descubrir o redescubrir.

Noticias relacionadas

Tuvo su momento de gloria, antes de la guerra civil, como joven promesa con nombre propio en las dos primeras manifestaciones surrealistas del país: 'Tres escultors que presenta ADLAN' (1935) y 'Grup Logicofobista' (1936). Tras la contienda, su producción se ralentizó y su nombre se olvidó. Ahora la capital del Maresme le dedica su primera retrospectiva: mirando a su etapa surrealista, la conocida, pero también a su producción más abstracta e informalista, la inédita.