'BIOPIC'

Pelé, la vida de cine de un dios del fútbol

'Pelé: el nacimiento de una leyenda' permite repasar la compleja relación entre el séptimo arte y el deporte rey

Nando Salvà

Fotograma de ’Pelé: el nacimiento de una leyenda’ (2016).

Fotograma de ’Pelé: el nacimiento de una leyenda’ (2016).

'Pelé: el nacimiento de una leyenda' es que no trata de engañar a nadie. Su título lo deja claro: habla del que para muchos sigue siendo el mejor futbolista de la historia, y lo hace fijándose en sus años formativos. Lo segundo es que, al verla, vuelve a quedar claro lo mucho que el balompié y las películas comparten. Ambos son a la vez arte y entretenimiento, ambos pueden proveer escapismo e inspiración y héroes con los que soñar e identificarnos, y ambos pueden llegar a obsesionarnos. No es extraño, pues, que el cine lleve décadas tratando de explicar qué es el fútbol para cientos de millones de seguidores.

El fútbol es una religión. Todas las religiones tienen sus deidades y eso precisamente, un dios, es Pelé para muchos. 'El nacimiento de una leyenda' ve la luz poco después de que lo hicieran sendos documentales dedicados al dios Lionel 'Messi', dirigido por Álex de la Iglesia en 2014— y al dios Cristiano ('Ronaldo', 2015). Antes se estrenó el panegírico 'Maradona por Kusturica' (2008), en el que el cineasta serbio se cuidó de omitir los aspectos menos amables de la vida del Pelusa.

Pelé: El nacimiento de una leyenda

'Biopic'.
EEUU, 2016.
Reparto: Kevin de Paula, Leonardo Lima Carvalho, Seu Jorge, Mariana Nunes.
Dirección: Jeff y Michael Zimbalist.

Y antes aún lo hizo 'Zidane: A 21st century portrait', o la figura de 'Zizou' convertida en un experimento audiovisual: 90 minutos de metraje centrados exclusivamente en las evoluciones del jugador sobre el césped durante el Real Madrid-Villareal de abril del 2005, y acompañados por la evocadora banda sonora de Mogwai.

El fútbol es más que un deporte

'Evasión o victoria' (1981).

Quizá la película sobre fútbol más famosa, 'Evasión o victoria' (1981) lo retrató como un instrumento de propaganda para los nazis y como el pasaporte a la libertad para unos prisioneros entre quienes estaban Michael Caine, y Sylvester Stallone parando penaltis y veteranos del balón como Osvaldo Ardiles, Bobby Moore y Pelé -inolvidable su gol de chilena-. En 'Offside' (2006), el iraní Jafar Panahi echó mano de buen humor para lamentar que en su país a las mujeres les esté prohibido entrar en los estadios. 'The two Escobars' (2010) analizó la conexión entre el tráfico de drogas y el auge del fútbol en Colombia a principios de los 90, y 'El milagro de Berna' (2003) recordó cómo la victoria de Alemania en el Mundial de 1954 contribuyó en el resurgir psicológico y económico del país.

El fútbol es ilusión 

'Goal' (2005-2009).

'Quiero ser como Beckham' (2002).

Nueve de cada diez películas deportivas son historias de triunfo ante la adversidad, y ese también es el tema esencial de las ficciones futbolísticas. La protagonista de 'Quiero ser como Beckham' (2002) halla en el balón la forma de enfrentarse a los conservadores valores de su familia sij, y el de 'Buscando a Eric' (2009) es un cartero al borde del suicidio que, tras fumarse unos porros, empieza a recibir visitas alucinógenas de Eric Cantona y a hacer su vida gracias a ellas; en 'La copa' (1999), dos tibetanos refugiados en un monasterio indio se embarcan en una odisea para conseguir ver la final del Mundial de Francia-98 por la tele; y la trilogía 'Goal' (2005-2009) es la crónica de cómo un joven mexicano, hijo de jardinero, se convierte primero en titular del Real Madrid y después en héroe del Mundial. Llena de goles a cámara lenta y cameos de estrellas como Beckham y Raúl, fue patrocinada por la FIFA para mayor gloria de sí misma.

El fútbol es una droga

Y, consumidas de modo irresponsable, las drogas nos vuelven violentos y/o idiotas; ahí están para demostrarlo los hinchas del Legia o del Estrella, y varias películas sobre la lacra ultra. En 'The firm' (1989), Gary Oldman dio vida a un tarado que vendía pisos de lunes a viernes y aplastaba cabezas el fin de semana; 'Rise of the footsoldier' (2007) contaba la historia real de Carlton Leach, primero 'hooligan' ilustre y luego uno de los criminales más peligrosos de Gran Bretaña; 'Football factory' (2004) retrataba a un forofo que empieza a cuestionarse su vida de violencia, sexo y drogas; y 'Hooligans' (2005) pretendió que nos creyéramos a Elijah Wood en la piel de un universitario de Harvard reconvertido en escoria futbolera.

El fútbol es así

'Las Ibéricas F. C.' (1971).

Es decir, algo inexplicable. Un circo. Un disparate, e inspiración de filmes igualmente disparatadas. Como 'Shaolin soccer' (2001), que mezclaba fútbol y kung-fu a la manera de un desquiciado cartoon de acción real; 'Las Ibéricas F.C.' (1971), obra cumbre del subgénero españolada; 'La vida sigue igual' (1969), historia de cómo Julito Iglesias cambió la portería del Real Madrid por el Festival de Benidorm; y, cómo no, 'Goal of the dead' (2014), con terrenos de juego llenos de zombis. Nada, por otra parte, que no suceda cada domingo en estadios de toda Europa.

Temas Cine