de copas

Bares donde romper con tu pareja

Si vas a dejar a tu pareja con la llegada del nuevo año, mejor hazlo en locales tranquilos o en terrazas acristaladas para evitar que se precipite al vacío cuando entones el 'no es por mí, es por ti'

Abel Cobos

La terraza del BarCentral, de La Central del Raval, ofrece un espacio lleno de calma.

La terraza del BarCentral, de La Central del Raval, ofrece un espacio lleno de calma. / sergi conesa

Para algunos, el proverbio de “nuevo año, nuevo yo” es un mantra literal, y deciden que con la llegada del 2020 toca cambiar de hábitos, lo que también incluye a la pareja. Si eres de estos y crees que es hora de empezar un nuevo camino separados, necesitarás un lugar privado y tranquilo donde entonar el “tenemos que hablar”, “no es por mí, es por ti” o la excusa manida que uses para salir de este callejón sin salida amoroso.

Casa Delfín, un local donde tomar un buen vino y hablar tranquilamente con la que va a ser tu expareja en cuestión de minutos.

LO+

El ambiente que facilitará el difícil momento.

LO-

A pesar de todo, dejar a alguien sigue siendo durísimo.

Casa Delfín (paseo del Born, 36) es uno de los locales que puede ofrecerte el ambiente necesario: tranquilidad, un buen vino y unas mesas suficientemente alejadas unas de otras para poder hablar y decirle que lo vuestro tiene menos futuro que UPyD. No muy lejos, la terraza natural del BarCentral, de la librería La Central del Raval (Elisabets, 6), o la de Laie (Pau Claris, 85) también pueden servir como un oasis de paz -en este caso vegetal- en el que dar la patada a quien no se ha convertido en tu media naranja.

Una antigua casa de indianos 

En el 276 de la Travessera de Gràcia, el bar Saint Tropez Cocktails, con su música de los 60 y su cuidada estética, podréis conversar mientras sus cócteles facilitan los argumentos y deshacen los nudos en el estómago. Coged la mesa más íntima y hablad todo lo que tengáis que hablar. En el barrio del Congrés hay un espacio similar: Torre Rosa (Francesc Tàrrega, 22), una antigua casa de indianos convertida en coctelería.

Si tienes algo más de presupuesto y quieres una apuesta segura, en el Eixample están Solange (Aribau, 143) y Dry Martini (Aribau, 162). Buenos cócteles, atmósfera tranquila, música relajada y la suficiente etiqueta como para asegurarte de que, aunque sea por vergüenza, no te echarán la copa en la cara cuando sueltes la bomba.

Pero, sin duda, uno de los lugares más típicos para decir el adiós son las azoteas de hotel. En la plaza de Catalunya está el Iberostar, con su terraza histórica, donde la republicana Marina Ginestà se tomó su famosa foto. Y la 83,3, en el Royal (paseo de Gràcia, 84), tiene una zona para disfrutar de las vistas con unas paredes de cristal que evitarán que tu acompañante se precipite al vacío si no se toma demasiado bien la noticia.

Temas Bares Terrazas