Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CONCIERTO

El tiempo de Intana

En el disco 'A plan for us', Núria Moliner se lleva a su banda folk-pop por caminos existenciales pero optimistas

Juan Manuel Freire

Núria Moliner, voz, guitarra, bajo y teclados de Intana.

Núria Moliner, voz, guitarra, bajo y teclados de Intana.

Intana pueden mejorar tu vida. E incluso encaminarla. Tras su tentativo debut homónimo del 2017, el proyecto folk-pop que lidera Núria Moliner (voz, guitarra, bajo, teclados) ha alcanzado un estadio de pronta madurez en 'A plan for us', nuevo disco de canciones existenciales pero optimistas, reflexivas pero luminosas e inspiradoras. Se advierte un salto de confianza a todos los niveles, lo que se traduce en humores algo más relajados, temas más rítmicos… "Supongo que refleja un poco el momento en que me siento personalmente", explica Moliner. "Fuerte y positiva. En la portada del primer disco no se me veía. ¡Ahora salgo mirando a cámara y sonriendo!".

Intana

Centre Artesà Tradicionàrius (Travessia de Sant Antoni, 6)
27 de abril, 20.30 horas 
Precio: 10 €

La melancolía sigue ahí, "porque es mi forma de hacer canciones", apunta la compositora principal de la banda. "Pero hay luz y positividad, tanto en la música como en las letras". Desde luego, canciones como 'Light and high' y 'La teva realitat' deben de ser lo más pop de su repertorio. También lo mejor. 

En lo estrictamente musical se aprecia, claramente, mayor ansia por jugar. Nuevas texturas y sonoridades se suman a la paleta antes eminentemente acústica de Intana. "Ahora hemos trabajado mucho con sintetizadores analógicos como el Roland Juno-60 y el Yamaha DX7, que son como un cojín que aparece de manera transversal en el disco. Mac DeMarco usa esos teclados".

Permanece el afán de ser un refugio en la tormenta, un paréntesis de cierta placidez en un paisaje pop actual que puede pecar de chirriante. "Masterizamos el álbum a un volumen por debajo de todos lo que se publican hoy en día. Está en negativo, por debajo de los niveles normales; suena, en realidad, como un disco de jazz de los 80". Y como mejor suena es, claro, en el vinilo: "Que tiene -avisa Moliner- un tema menos que el CD, 10 en lugar de 11, porque en la cara de un vinilo, cuando pasas de los cinco, el sonido empieza a empeorar".

Contra la inercia

El título del álbum ('Un plan para nosotros') refleja la actitud de Moliner ante la vida, sobre todo en los últimos años. En lugar de dejarse llevar por los acontecimientos, prefiere delinear más o menos con precisión -después explicaremos qué estudios influyen en ello- los pasos que dará mañana y pasado mañana. ¿Por miedo a la vida? Al contrario: por amor a ella. Por querer explotar uno y todos los minutos en lugar de dejar que pasen solos.

"Decidí ese título -nos cuenta- después de ver las muchas veces que se repetía la palabra 'plan' en las nuevas canciones. A mí, personalmente, la inercia me da un pánico brutal. Todo lo que he hecho en los últimos años ha sido por ir en contra de ella. Me gusta saber qué quiero ir a buscar. Supongo que es un privilegio generacional. Nuestros padres quizá no se pudieron parar a pensar qué querían hacer realmente".

Música y arquitectura

Ella no ha querido hacer una sola cosa. Devota de la música y de la arquitectura, se preguntó por qué tenía que decidir. Sobre todo cuando, en el fondo, no son disciplinas tan distintas: "Me gusta esa frase que dice: 'La arquitectura es música congelada'. Haber hecho arquitectura afecta a mi música de forma inconsciente. Siempre hay algo lógico en mí cuando hago música", dice Moliner, quien presenta en La 2 'Escala humana', un programa sobre arquitectura, urbanismo y diseño.

Intana es un grupo que no deja nada al azar: cada elemento está ahí por un motivo. "Guillem [Callejón; 'pedal steel', guitarra, teclados y banjo] es físico y lo hemos hablado mucho; somos muy estructurados, muy lógicos. Nos interesa la música que intenta dejar lo imprescindible". Intana: un grupo cada vez más esencial en busca de lo esencial.

Temas: Conciertos