Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CIERRE DEL GUITAR FESTIVAL BCN

Amaral al desnudo

El dúo zaragozano versiona el repertorio de 'Nocturnal' en el orgánico y luminoso 'Nocturnal Solar Sessions'

Núria Martorell

Amaral interpreta ’Nocturnal’ en acústico para On Barcelona. / RICARD FADRIQUE

Amaral regresará al Poble Espanyol (el próximo 6 de julio) para cerrar el Guitar Festival BCN, dentro de la gira 'Nocturnal Solar Sessions', la revisión acústica (desnuda y soleada) del álbum anterior, 'Nocturnal'.

No es un escenario nuevo para ellos. En este emplazamiento Eva Amaral y Juan Aguirre actuaron en el 2009, con 'Gato negro, dragón rojo'. "Y lo recordamos con muchísimo cariño. Es un recinto especial, precioso, y hubo mucha conexión con el público", recuerda la cantante del dúo zaragozano.

Eva Amaral y Juan Aguirre, posando en el estudio. RICARD FADRIQUE

La publicación de 'Nocturnal Solar Sessions' surgió por una motivación expansionista: "Íbamos a editar el disco en Europa, un año después de sacar en España 'Nocturnal', y decidimos incluir un contenido especial", relata Eva.

"Queríamos regrabar el disco entero, y como siempre jugueteábamos con las piezas durante las pruebas de sonido, tocándolas de forma más desnuda, nos las llevamos al estudio así, de forma muy natural -añade la vocalista-. Fue todo muy rápido: en prácticamente una semana ya teníamos el álbum terminado".

  

Pero que nadie se lleve al equívoco. Dicen que es un disco acústico, pero no esperéis escuchar los temas solo a guitarra y voz. En ocasiones, el piano adquiere protagonismo. En otras, sorprende el lirismo de un violín… "Es verdad -admite Eva-. La palabra acústico no acaba de encajar en algunas de las versiones. Quizás mejor decir que es orgánico, porque no hay guitarras eléctricas (todo son acústicas), pero sí que hay pianos, algunos elementos de electrónica (muy sencillos, sintetizadores muy primitivos), percusiones, violín…".

La pieza que bautizó el anterior trabajo, 'Nocturnal', se ha transformado en una vibrante canción folk. Y las habituales modulaciones de Eva brillan más en esta tesitura.

¿Hay tentaciones de regrabar en este formato también vuestros 'hits'? "Bueno, en los conciertos los hacemos así muchas veces", contesta Eva. ¿Hay que pensar entonces que para la banda sí 'quedarán días de verano'? "Muchos días de verano no quedan, la verdad", ríe Eva.

CUANDO LA ENERGÍA ES UNA FIESTA

"El directo es fundamentalmente energía. Es curioso porque las canciones nacen y se graban en la intimidad: nosotros dos solos. Pero luego las compartimos con la banda, las ponemos en común y todo se transforma en una especie de fiesta. Es algo que no deja de sorprendernos y que acaba generando una energía que le llega al público. Pero si preguntas si en el concierto vamos a tocar 'No quedan días de verano, la respuesta es… sí".

Juan y Eva se conocieron (y ennoviaron) en el olímpico 92. Amaral lleva 20 años de andadura. ¿Está previsto algún festejo conmemorativo? "No somos de mirar al pasado. Quizás esperaremos a cumplir los 25.

El 2017 amaneció para Amaral con este 'Nocturnal Solar Sessions'. Empezaron la gira ofreciendo un concierto benéfico en el Teatro Real, respaldados por la Orquesta Sinfónica de Madrid. "Fue una experiencia muy bonita. Y nosotros lo retransmitimos a través de nuestras redes", recuerda Juan.

Una vez hechos los arreglos, Amaral no descarta repetir. "Aunque no a corto plazo. No somos muy de recrearnos en lo que ya hemos hecho. Preferimos pensar en nuevas ideas, seguir evolucionando. No nos gusta contar la misma película", aclara el guitarrista.

LAS LEYES DEL AZAR 

En la canción 'Nocturnal' (sí, volvemos a ella), dejáis sin contestar una pregunta que planteáis en la letra: "Misteriosas e infinitas / Son las leyes del azar / Si pudieras elegir / cuál de ellas romperíais…". "Creemos que en la vida hay gran parte de azar y de casualidad. Esta letra tiene que ver con la idea de revelarse contra un destino o un camino. Y, sobre todo, contra situaciones impuestas. Creo que el camino y que la canción misma son suficientemente amplios para que cada uno aplique sus propias elecciones, sus propias lecturas", sostiene Eva.