GUITARRAS Y PALMAS

Rumba: el ventilador no es un electrodoméstico

Nos vamos de paseo por la Barcelona rumbera, desde la que vio nacer el estilo musical hasta la actual, para contarte todo lo que debes saber sobre el género, el más genuino de la ciudad

Ignasi Fortuny

Rumba: el ventilador no es un electrodoméstico

La rumba sobrevive en Barcelona. El estilo musical, originario de las calles de la capital catalana, se encuentra en el final de un largo y costoso proceso: el de la normalización. Con la muerte de Peret en agosto del 2014 falleció el último de la Santísima Trinidad de la rumba, que completaban El Pescaílla y el Gato Pérez. Este 4 de diciembre, el género más genuino de Barcelona busca reivindicarse con la Diada de la Rumba.

— 1—

Orígenes

Homenaje a Antonio González 'El Pescadilla'.

Para conocer cómo surgió la rumba catalana, el título de uno de los clásicos del género basta. Gato Pérez, argentino de nacimiento y alumno aventajado del ritmo gitano, lo apuntó en 'Gitanitos y morenos'. Fue la comunidad gitana de Barcelona, influenciada por sonidos latinos -los morenos-, la que empezó a principios de la segunda mitad del siglo XX a tocar y festejar con el ritmo rumbero. Pero, ¿dónde? Unos dicen que en Gràcia; otros, en la calle de la Cera, en el Raval, y otros más, en Hostafrancs. Como en todo nacimiento, padre y madre reivindican lo mucho que se parecen a su hijo. ¿Y quién lo inventó? Lo cierto es que el género evolucionó del 'ventilador' -el vocablo utilizado para referirse al ritmo de la guitarra en la rumba- de Antonio González, 'El Pescaílla', hasta la sublimación de Peret.


— 2—

La explosión del 92

La rumba catalana alcanzó la cima en los Juegos Olímpicos del 92, en una apuesta institucional sin precendentes. El 9 de agosto de ese año, en la ceremonia de clausura, los mejores atletas del mundo se convirtieron en rumberos descontrolados. Y para prueba, una frase: «Atletas, bajen del escenario». Un bum de popularidad que repercutió en grandes ofertas a los artistas por parte de las discográficas. «Nos fue muy bien. Las casas de discos iban detrás nuestro», recuerda José María Valentí, Chacho, uno de los inventores de la rumba junto a su inseparable Peret.


— 3—

Un paseo

Paseando por la ciudad hay una breve ruta para melómanos rumberos imprescindible. En apenas 3 minutos andando, los que hay de la calle Fraternitat, 8, hasta la plaza del Poble Romaní, se pueden ver dos placas que recuerdan al Pescaílla y al Gato Pérez. A medio camino, en la plaza del Raspall, en el corazón de la Gràcia gitana, uno puede sumergirse en la rumba catalana si se topa con los jóvenes que a menudo se encuentran para ventilar su guitarra. En esta plaza, la música le suele ganar el partido al fútbol. 

Peret aún no tiene placa conmemorativa (en Mataró, su ciudad natal, sí). Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona está estudiando, en colaboración con los vecinos y la comunidad gitana del Raval, una manera para rendir tributo al artista y a la rumba catalana.


— 4—

Reivindicación

Desde el 2009, los rumberos se reúnen en la asociación Foment de la Rumba Catalana (FORCAT. El punto de encuentro entre profesionales y amantes del género musical con el objetivo de «canalizar las energías». Desde la entidad celebran que, tras muchos años de esfuerzo, se haya consolidado el hecho de que la rumba es música popular y tradicional catalana. Como muestra, la declaración institucional del Parlament en apoyo al proyecto de la candidatura de la rumba catalana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. Una iniciativa que «no se sabe de qué servirá, en qué acabará...», reconocen desde la asociación. Lo que sí que saben es que con esta foto «hemos llegado al tope de cariño de las instituciones. Nos quieren, pero hasta aquí», comenta Carles Closa, conocido como Txarly Brown, primer presidente de Forcat. El cariño, en números, se ha traducido a la mitad de la subvención del año anterior para la asociación.  


— 5—

Baila

Una clase de rumba catalana, para los que quieran aprender a bailarla sin una cerveza en la mano.FABRIZIO CORTESI

Todo el mundo ha bailado rumba alguna vez. La alegría que transmite este género anima a ello en una discoteca o en cualquier fiesta mayor . «Sentirás la alegría contagiosa de este ritmo», promociona la escuela de baile Gracia Flamenca (calle de Burgos, 55). Este es el lugar de referencia en Barcelona para el que también quiera bailar rumba sin una cerveza en la mano. «La gente va vestida de calle, como después bailarán por ahí», apunta la profesora de rumba de este espacio, Marta Allué. Desde hace siete años, gente de perfil muy diferente sale rumbeando de la escuela. «Es fácil, la gente baila desde el minuto cero. Son cuatro tiempos y hay espacio para la improvisación», explica Allué. Según ella, la clave del notable éxito de las clases es que «los alumnos se lo pasan muy bien». En esta escuela de baile puedes aprender a bailar rumba una hora a la semana por 49 euros al mes.   


— 6—

En vivo

La Taberna del Tío Carlos, uno de los pocos locales que todavía programan rumba en directo.ÁLVARO MONGE

La rumba no tiene ahora en Barcelona un lugar de peregrinación. El Rumba Club, una fiesta semanal que duró siete años y que cambió varias veces de sala, lo fue, pero acabó en el 2014 por el «agotamiento» de sus promotores. Otra de las iniciativas rumberas más ambiciosas de los últimos años -enfocada al turista- es La Rumbeta, una sala que programaba exclusivamente rumba, cerró al poco tiempo de abrir. De todos modos, aún quedan -pocos o muy pocos- locales que regularmente programan rumba en directo. La Taberna del Tío Carlos (pasaje de Gutenberg, 7), Gipsy Lou (calle de Ferlandina, 55,) y La Rouge (rambla del Raval, 10) son algunos de ellos. 


— 7—

Memoria

Portada de 'La bomba gitana', recopilatorio de las grabaciones de El Noy.

David El Indio, batería del grupo Vetusta Morla, es un rumbero disfrazado de 'indie'. Es el responsable del lanzamiento del disco de rumba más interesante del momento. El músico ha recuperado todas las grabaciones de Juan Castellón JiménezEl Noy, y las ha recopilado en 'La bomba gitana'. Un rumbero sobresaliente, peculiar y poco conocido que grabó en Barcelona. «Me atrajo la calidad musical y las composiciones», cuenta David, que le descubrió comprando discos antiguos. «La rumba fue un movimiento muy interesante. Con este disco quiero reivindicar que la música antigua tiene su valor. Es un estilo que se dejó de lado en España y merece la pena recuperarlo», añade. El disco se presentará en la Diada de la Rumba


ALERTA, UN 'BONUS TRACK': ¡LA RUMBA TIENE SU ‘DIADA’!

Este domingo 4 de diciembre se celebra en Barcelona la octava Diada de la Rumba, una iniciativa de la asociación Foment de la Rumba Catalana. Una muestra que reivindica este género y que reúne a los principales representates sociales y artísticos del género. La muestra empezará a las 10.00 horas en la fábrica Fabra i Coats de Sant Andreu y se alargará hasta las 22 horas. Durante todo el día habrá talleres de palmas, guitarra, baile y percusión (son gratuitos y los interesados deben inscribirse antes en la web), además de una exposición y la presentación del disco El Noy. El día terminará con un gran concierto en el que participarán una decena de grupos de rumba. 


— 8—

Libros

'Achilibook', el Nuevo Testamento de la rumba catalana.

La rumba tiene un par de libros que merecen un hueco en la estantería. 'Estandards de la Rumba Catalana. 24 Partitures amb acords i Lletra' dignifica sobre papel la tradición oral del género. El libro recoge los mandamientos -partituras- de los temas más icónicos. Los ateos creerán que en esta causa pueda haber otro libro sagrado: 'Achilibook'. Una recopilación gráfica de todas las portadas de los discos de rumba editados en España del 1961-1995, con textos sobre los grupos y su impacto comercial. Un trabajo de Txarly Brown, personaje clave en la escena rumbera.


— 9—

Al día

Hay varios canales que permiten estar al día de lo que sucede alrededor de la rumba. Para no perderte nada, hay que suscribirse a la 'newsletter' semanal de actualidad rumbera 'Yochano'. Un breve resumen de las novedades del género: nuevos discos, videoclips, agenda de conciertos... Otra de las citas con la información rumbera es el programa de radio 'on line' de Scanner FM 'La noche del hawaiano', donde además de la actualidad musical se tratan temas relacionados con la rumba con más profundidad. Todo esto lo aglutina el blog 'Sant Gaudenci', imprescindible para el rumbero. En este portal también se pueden recuperar los ocho números de un fanzine para coleccionistas: 'Santa Rumba'.    

Y para escuchar una buena selección de temas, iCatRumba, también a través de internet. 


La placa en recuerdo al Gato Pérez, en la plaza del Poble Romaní, en Gràcia.

— 10—

Leyendas y futuro

José María Valentí, Chacho, es una leyenda viva de la rumba. Junto a Peret ReyesJhonny Tarradellas y Rumba Tres, entre otros, representa la primera generación de rumberos catalanes. «Pocos grupos hacen rumba catalana auténtica ahora. Hacen otra cosa», comenta Chacho sobre las bandas que fusionan estilos, el llamado mestizaje. Como voz experta y autorizada señala a Sabor de Gràcia, con Sicus Carbonell al mando, y Arrels de Gràcia como grupos puros y de presente del género. Lo cierto es que el mercado está abarrotado de grupos rumberos. Y no les falta trabajo. De las nuevas apariciones destaca Muchacho y los sobrinos, la revelación. «Buscamos la esencia de la rumba, 'ventilando', con las palmas...», explica el gitano barcelonés, que le dedica una de sus canciones a la 'escudella'. «Muchacho es de esos ejemplos de artista infravalorado. Si fuera extranjero se le daría mucho más bombo», opina Adrià Garriga, activista rumbero y representante. Esta es una opinión generalizada en el mundo del ventilador y las palmas. «Es una música muy exportable y no se está exportando. ¡Y es de aquí! ¿Por qué?», se preguntan desde la Forcat. No es una cuestión de talento, siguen saliendo buenos grupos, aseguran. Lo que es seguro es que la rumba vende hoy en día menos que otros estilos. El género busca la complicidad de medios y programadores para seguir 'ventilando' con alegría la ciudad de Barcelona.

El grupo te canta la receta de la ’L’escudella’ a ritmo de rumba. / RICARD FADRIQUE


Peret, en 1979

El 27 de agosto del 2014 la rumba se quedó sin su rey, Peret. Máximo exponente del género musical, el de Mataró era músico y rumbero de nacimiento, un talento innato. Vivió y murió a ritmo de ‘ventilador’. Así lo pidió para su entierro.