Cafeína para sibaritas

Barcelona huele a café (de especialidad): estas son 10 de las mejores cafeterías

Estos templos usan los mejores granos para servirte una avalancha de matices y aromas. El ‘summum’ de los cafeinómanos

En Brew Coffee preparan los cafés con máximo perfeccionismo.

En Brew Coffee preparan los cafés con máximo perfeccionismo.

Arábica por un tubo. O mejor dicho, por un filtro. El café de especialidad ha dejado de ser un saco de boxeo para agoreros (moda 'hipster', decían) y se ha convertido en una de las revoluciones más importantes que Barcelona ha vivido en los últimos años. Con su avalancha de matices y aromas, el café de especialidad es ya una cultura muy asentada y en constante expansión. La máquina ruge, el filtro gotea, el barista acaricia cada taza como si fuera un 'haiku'.

En estas cafeterías de especialidad disfrutarás del café preparado con los más altos estándares de calidad. Granos avalados por la Specialty Coffee Asociation. Tostados artesanalmente. Molidos al momento. El 'summum' de los cafeinómanos. 

1. Con filtro y a lo loco 

Buscando la perfección

El mejor barista que se ha cruzado en mi camino es Junzhi Liu, un artesano del café en filtro, la piedra de toque de la casa. Él y su equipo facturan cafés de especialidad a un nivel de perfeccionismo que asusta. Viven, respiran y sueñan café. Su trinchera es un espacio cálido y relajante, con una terraza muy codiciada. Es la cafetería de los baristas. Un santuario que convierte el filtro en instrumento musical, aunque la máquina también ruge: el 'flat white' es un escándalo. Y siempre experimentan; la última virguería que cayó en mi mesa fue un 'matcha' con zumo de naranja orgiástico. Por si fuera poco, la madre de Liu prepara excelentes bocadillos y una tarta de queso espectacular. En lugar de un corazón en la espuma, debería poner su firma.

Brew Coffee. Roger de Flor, 102. instagram.com/brewcoffeebcn.



/

2. Nómadas de la cafeína 

Institución cafetera

Nomad Coffe Lab es una de las experiencias más gratificantes para un amante del café. El letrero avisa: solo acepta pagos con tarjeta y no hay azúcar. Se esconde en el precioso pasaje de Sert y no parece una cafetería, sino un espacio libre, sin etiquetas, como si estuvieras en una cafetería del futuro. Una barra, media docena de taburetes, maquinaria minimalista, bolsas de café y ya está. Aquí se viene a probar y experimentar. Burundi, Colombia, Ruanda, Brasil... Por la pared desfilan los cafés más especiales del planeta, no en vano Nomad es uno de los importadores, tostadores y distribuidores más prestigiosos. El proyecto de Jordi Mestre nutre a infinidad de restaurantes y cafeterías de prestigio (y seguramente prepara el mejor 'cold brew' de Catalunya).

Nomad Coffee Lab. Pasaje de Sert. nomadcoffee.es.



/

3. Raval brew 

Pequeño gran café

Si no es la cafetería más pequeña de Barcelona poco le falta, pero en este caso el tamaño no es lo que importa, sino la calidad. El proyecto de Borja Roselló se ha convertido en el apeadero cafetero más querido del Raval. Selecciona y tuesta su propio café, que puedes comprar empaquetado para hacértelo en casa. Muele el grano al momento. Se toma su tiempo para que las tazas brillen. Y a sus majestuosos 'flat whites', expresos y 'cold brews' se suma una interesante colección de bollería 'premium', bikinis de calidad, zumos y 'kombuchas'. Y su terracita, delante de la facultad e Geografía e Historia, es un masaje para el alma.

Dalston Coffee. Ramelleres, 16. dalstoncoffee.com.



/

4. La casa de los Marcs 

Cafeína de diseño

Marc Aguyé, Marco Paccagnella y Marco de Rebotti pusieron patas arriba Fort Pienc con Three Marks. Ahora ya tienen una tostadora propia en el Fòrum y una store minimalista en Poblenou donde comprar producto o tomar un café, mientras alucinas con el diseño. En la cafetería de Fort Pienc, la que más conozco, todo es felicidad. Seleccionan el grano y lo tuestan, faltaría más. Tocan todos los palos bien: expreso, de filtro, frío, 'chai,' 'matcha'... Y además te miman con bollería, pastelería y bocadillos de calidad. El acogedor espacio de Fort Pienc engulle la luz diurna a través de los ventanales y tienta a los domingueros con una terraza soleada de la que cuesta despegar las nalgas.

Three Marks. Ausiàs Marc, 151; Moll de la Ronda; Pere IV, 205. threemarkscoffee.com.



/

5. Catedral del café 

Grano perfecto

Da igual si eres de 'brew' o de expreso. En sus dos establecimientos refinan el arte del café de especialidad (seleccionado entre pequeños productores, sostenible y tostado por ellos), extraen néctar de los filtros y máquinas, y bordan las infusiones en frío. Sin dejar nada al azar. Con la trazabilidad del grano bien clara. Y no tienen reparos en explicarte los matices del material elegido. Además, te ponen el café en una bandeja de madera 'cuqui' con vasito de agua incorporado y te alimentan con un impresionante catálogo de 'muffins' y cruasanes. Mi perdición es su bikini de pavo y queso. Combínalo con un 'flat white', es una orden.

Hidden Coffee Roasters. Canvis Vells, 10; Constança (esquina Déu i Mata). hiddencoffeeroasters.com.



/

6. Highway to hell 

Baristas con actitud

Fue de las primeras, y sigue mostrándose como una de las cafeterías con más carácter. El responsable es Marcos Bartolomé, un inconformista que rompió moldes con el minúsculo Satan’s del Raval, espacio ya desaparecido que abanderó la revolución de la cafeína para sibaritas, aunque muchos lo tacharon de locura modernilla. Ni locura, ni modernilla. Puedes encontrar la fórmula Satan’s en un espacio luminoso y minimalista en el Gòtic, que la semana que viene abre cocina. Sin wifi, sin tonterías, sin azúcar, sin descafeinados. No te pierdas la pequeña sucursal en el Hotel Casa Bonay: un refugio en el Eixample.

Satan’s Coffee Corner. Arc de Sant Ramon del Call, 11; Hotel Casa Bonay (Gran Via, 700). satanscoffee.com.



/

7. Bien acompañado

Nuevo en la ciudad

Es la nueva aventura del templo de las tapas Chicha Limoná; ocupa el espacio que está al lado del restaurante. La cafetería Solo se apoya en la veteranía y savoir faire de Nomad para garantizarse un café de especialidad impecable en todas sus variantes posibles. Lo combina con otros complementos de entidad, como la bollería premium de Duval, los 'rolls' de Demasié o la cerveza artesana de Garage Beer, entre otras maravillas. La niña de mis ojos es su larga barra de cerámica: se está mejor que en casa.

Solo. Paseo de Sant Joan, 80. solocoffee.bar.



/

8. Prestigio intocable 

Tueste imperial

Es como la fábrica de Willy Wonka en café. Un rinconcito que desprende el mejor aroma imaginable, una capilla donde se destila el arte del tueste hasta refinar el grano cual diamante. Se lo toman casi como una religión. Los aromas y sabores que sus tostadoras extraen del grano pueden disfrutarse en el mostrador de la entrada, del que no paran de salir cafés para llevar que volverían majareta al agente Cooper. Mi última incursión acabó con un 'shakerato' al que solo le faltaban ángeles con trompetas.

Cafés El Magnífico. Argenteria, 64. cafeselmagnifico.com.



/

9. Prensa con leche 

Tazas y revistas

En Barcelona empiezan a florecer los híbridos de quiosco y cafetería, pero el primero fue News & Coffee, que dejó a media ciudad boquiabierta con una fórmula que parecía loquísima y se ha revelado triunfal. Ya tiene tres quioscos y en breve inaugura otro en Marsella. News & Coffee vende prestigiosas revistas de importación (gastronomía, diseño, música, cine, moda), periódicos y cafés de especialidad preparados in situ por baristas experimentados. Se toma muy en serio su producto y lo prepara con todos los honores: doble, cortado, expreso, capuchino, 'batch brew', 'iced latte'… Incluso tuesta su propio café, que puedes adquirir embolsado. Tinta y cafeína: matrimonio perfecto.

News & Coffee. Paseo de Sant Joan, 17; Diagonal, 598; Plaza de la Vila de Gràcia, 14. newsandcoffee.eu/es.



/

10. Tostado y hundido 

Tazas viajeras

Si eres de los que pagan 12 € por una copa en Pacha y te quejas porque un latte es muy caro, pasa de largo. Si respetas el café y a ti mismo, entrarás de cabeza en Roast Club, una de las cafeterías más fiables y encantadoras. Cada taza es un viaje. Selección de grano muy seria. Tueste artesanal de mucha categoría. Calidez y buena vibra. Y no cae en los tópicos del 'coolness', prefiere la familiaridad. Te bastará con probar una de sus tostadas o bocadillos con toques italianos para comprobar que no solo el café cuenta en este oasis al que le ha salido un hermanito en Poble Sec.

Noticias relacionadas

Roast Club. València, 190; Tamarit 99. instagram.com/roastclubcafe