Toma pan y moja

Los ricos también comen

Vaya Olimpiadas de gastronomía para pijos nos hemos zampado en Twitter estas vacaciones

Factura viral con 4.000 euros de propina.

Factura viral con 4.000 euros de propina.

Nuevos ricachones blandiendo facturas de restaurantes de supuesto lujo con el fervor de Nacho Vidal cuando empuña su herramienta de trabajo. Gente de mucha pasta y poco gusto gastándose 1.000 euros en una botella de champán y mostrando orgullosa al universo los sablazos que le han propinado en la cuenta…

Estas vacaciones, un usuario de Twitter se ha hecho tristemente viral por mostrar la factura de un restaurante de lujo marbellí: el tipo se había gastado 4.000 euros en comida basura para potentados y se quejaba porque, a pesar de haber abonado la módica cifra de 370 euros en servicio de mesa, el local se atrevía a pedirle propina. En la cuenta: guacamole a 16 euros, ‘burgers’ de wagyu (sic) a 28 euros, alita de pollo a 23 euros, botellas de Moet Ice a 300 euros… El ‘fast food’ más caro del mundo. Tonto a las tres.  

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Pijos y facturas

Semanas después, otro empresario forrado acudía al mismo restaurante-trampa para ricachones, y no solo se gastaba 4.000 euros en hamburguesas, champán a precios inflados, Red Bull y sushi, sino que también dejaba 4.000 euros adicionales de propina en respuesta al ricachón de antes, el que se quejaba porque le pedían propina. Por supuesto, nuestro justiciero, el gran Mr. Propina, dejó constancia de su heroicidad en un tuit con una foto de la factura que también se viralizó cosa mala.

Noticias relacionadas

Vaya veranito de exhibicionismo VIP y ‘cheeseburgers’ de res nipona a precio de perico. Vaya Olimpiadas de gastronomía para pijos nos hemos zampado en Twitter. Son los ricachones y su burbuja marbellí de ensaladas de frutas a 20 euros… No les basta con exhibir su poderío económico y despilfarros en las redes en una época tan delicada como esta. Ahora ya se dedican sin rubor alguno a competir para ver quién la tiene más larga. La cuenta, digo.