Toma pan y moja

¿Pizza de Oreo o Ayuso?

En la 'deep web' del 'mainstream' pizzero acontecen aberraciones dignas de 'La isla del doctor Moreau'. La última: una pieza en honor a la presidenta de la comunidad de Madrid

Òscar Broc

¿Pizza de Oreo o Ayuso?

La pizza está que se sale. Ella ha sido la comida reina de esta crisis sanitaria, de hecho durante el crudo confinamiento han surgido en Barcelona varias pizzerías gurmet (Gula Pizza Bar o Traficantes de Harina, por ejemplo) que parecen haber venido para quedarse. Pero los mejores cuentos de hadas son los que ocultan un lado oscuro. 

Mientras la abundancia de masas fermentadas e ingredientes 'premium' nos deslumbraba, en la 'deep web' del 'mainstream' pizzero acontecían aberraciones dignas de la Isla del doctor Moreau. En las últimas semanas, nos hemos topado con dos novedades que, en un mundo justo y sensato, deberían provocar ataques de pánico severísimos entre la población. 

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Masa VIP

La primera locura es la pizza con Oreo. Se te dispara la diabetes con solo imaginarlo. No descarto que la CIA esté experimentando con el departamento de márketing de Telepizza, pero lo cierto es que si tu hijo no tenía suficiente con zamparse una pizza Barbacoa familiar del tirón, regada con un refresco de medio litro, ahora puedes rematar al crío introduciéndole por el gaznate otra pizza hiperazucarada con mousse de vainilla, cachos de galletas Oreo y manguerazos de chocolate blanco. Y a comer techo. 

Te puede interesar

No obstante, aunque el akelarre de Oreo parezca insuperable, mi desvarío favorito de estas últimas semanas ha tenido lugar en Madrid. Allí, la cadena Pizzart ha creado la pizza Madonna Ayuso en honor a la presidenta de la comunidad. No la he probado, pero incluso a leguas del furor capitalino puedo oler el friquismo… Y me gusta. Ojalá en Catalunya dedicáramos pizzas a nuestros líderes. Yo me pediría la pizza Jordi Pujol, con cuatro quesos andorranos, o incluso la pizza Carrizosa: una caja vacía.