NUEVOS SABORES PARA UN PLATO DE SIEMPRE

Cresta Colorada: el pollo a l'ast mexicano

Esta 'rostisseria' al estilo del país norteamericano, donde este tipo de local es muy popular, merece una ranchera

Ferran Imedio

Uno los pollos a l’ast de Cresta Colorada.

Uno los pollos a l’ast de Cresta Colorada. / NICOLA PARISI

La gastronomía mexicana va conquistando Barcelona en sus mil y una variantes. Y a un ritmo más acelerado que cualquier ranchera en versión makina. Cresta Colorada (Còrsega, 244) trae una muy popular en aquel país: la 'rostisseria'. Este nuevo restaurante enseña cómo comen allí el pollo asado. No hay una receta única porque cambia según la zona, así que en este local lo adoban con ingredientes de aquel país; en este caso con orégano macho, una especia muy parecida a la nuestra pero de sabor más cítrico.

Cresta Colorada

Calle de Còrsega, 244
Teléfono: 93 270 25 41
Precio medio: 15-20 €

Para otros platos de la carta, también le dan vueltas a la 'porchetta' (cerdo). En otra parrilla -esta es fija- brasean la cochinita en una hoja de plátano durante tooooda la noche al calor de las cenizas.

Pa' taquear

Los pollos pesan entre 1 y 1,2 kilos, y los sirven mitades que se acompañan con patatas asadas y bañadas en salsa de chipotle 'ranch'. También se puede pedir medio pollo 'pa' taquear, que es como se dice y como se come en México: a la mesa llega con tortillas de maíz caseras, aguacate, pico de gallo y salsas caseras variadas para que te hagas el taco a tu gusto. Si es para llevar, te darán la pieza entera por 15 €, también con la guarnición.

En Cresta Colorada igual te arman un pollo que un taco. Merecen la visita el de pollo frito con rebozado picante, ensalada de col y salsa de chipotle 'ranch', y el de aguacate en tempura con 'coleslaw', 'allioli' de pimientos de Padrón y salsa roja (en ambos casos, en tortilla de trigo).

Escalivada y flan de maíz

También destacan otros platos que pasan por las brasas como, por ejemplo, la escalivada con aceite de oliva y epazote (hierba mexicana). Y nota alta merecen las tostadas de calabaza y espárragos con humus de frijol blanco, salsa macha picante y cebolla en vinagre,  y el flan de maíz. 

En fin, que le dedicarías una ranchera mientras das tragos a esos destilados de agave tan poco conocidos aquí como el sotol y la raicilla, con los que también hacen cócteles, aunque si quieres algo más suave puedes catar sus vinos naturales.

Temas Restaurantes