CUCURUCHOS TOP

Tres heladerías para dar los últimos lametazos al verano

La línea 'slow food' de Delacrem, la apuesta 'zero waste' de Bodevici y las creaciones exóticas de Selvática son tres buenas opciones para despedir la canícula

Ferran Imedio

Helados de la línea Delaterra de Delacrem, elaborados con productos de proximidad y de temporada.

Helados de la línea Delaterra de Delacrem, elaborados con productos de proximidad y de temporada.

Al loro, que el verano no se ha acabado, por mucho frío que haya venido a refrescarnos estos últimos días. Pero  como le falta poco, te proponemos tres heladerías en las que dar los últimos lametazos al calor.

Delacrem (Enric Granados, 15, y paseo de Sant Joan, 59) hace unos helados artesanos y a menudo creativos que son un primor. No es noticia. Sí lo es que, además de haber cumplido 10 años, el maestro Massimo Pignata ha creado una línea llamada Delaterra, cuyas creaciones se elaboran con productos de proximidad y ecológicos. 'Slow food' frío frío con propuestas como el helado vegano de chocolate con cerveza de castaña del Montseny (lleva algarroba local en vez de chocolate); los helados de melón blanco de Alt Penedès con yogur del Bages y menta, y de pino silvestre del Montseny; y los sorbetes de remolacha de l'Ordal con frutos rojos, y de melocotón de agua de l'Ordal.

Sin residuos

Otra buena opción, sobre todo para los más concienciados por el medio ambiente, es Bodevici (Torrijos, 21), la primera heladería 'eco' de Barcelona, donde no podrás tirar nada a la papelera porque no hay papel, cartón o plástico que lanzar. Tras nueve años abierto, se ha convertido en la primera heladería 'zero waste' (sin residuos) de Europa gracias a una campaña de 'crowfounding'. Todo es reutilizable, salvo sus helados de mil y un colores y sabores: tarrinas comestibles, vasos de bambú reutilizables, envases de vidrio (lo puedes traer tú de casa) para la horchata, servilletas de algodón... 

Y también en Gràcia resulta recomendable una 'viaje' a Selvática (Martínez de la Rosa, 65), cuyas creaciones al estilo italiano, artesanas, naturales y de temporada cambian a diario. Hay sabores clásicos y combinaciones con ingredientes de todo el mundo, en especial tropicales, ya que la jefa, Natalia Ramírez, es colombiana y combina sus conocimientos sobre frutas, especias e ingredientes exóticos con lo que aprendió en la Carpigiani Gelato University y en Espai Sucre.