trucos sencillos

Sácale partido a estos 4 productos que tienes en la despensa

La cocinera Ronit Stern (Auto Rosellón) propone sabrosas aplicaciones culinarias con alcachofas, judías del 'ganxet', garbanzos y bonito

Ferran Imedio

Ronit Stern, chef de Auto Rosellón.

Ronit Stern, chef de Auto Rosellón. / JUAN SOLO

Si vas a estar tantos días en casa, ¿qué puedes hacer con los ingredientes que tienes a mano para que te duren más tiempo y, además, estén más sabrosos? Llamamos a Ronit Stern (Auto Rosellón) y le pedimos cuatro ideas con otros tantos productos.

CARLOS MONTAÑÉS

1. Alcachofas

"Lo mejor es confitarlas porque durarán mucho tiempo", avanza la chef. Y para ello, primero hay que pelarlas, cortarlas a mitades y cuartos "dejando solo el corazón y un poco del tallo y quitando los pelos del dentro del corazón".

En una olla, se echa un buen aceite de oliva virgen extra o suave -"según el gusto"-, y como mucho se mezcla con un poco de aceite de girasol. También hay que añadir hierbas como salvia, romero y tomillo, y se le puede echar pimienta negra en grano, limón confitado. A las las alcachofas se les pone un poco de sal y se meten en una olla a unos 70-80 grados.

"Tienen que estar totalmente cubiertas de aceite, y este nunca debe hervir; hay que ponerlas a fuego lento y sin tapar, hasta que se cocinen y queden tiernas", avisa la experta.

Puedes guardarlas así en la nevera en un recipiente cerrado y te durará varios días. Cuando quieras, puedes dorarlas en una sartén y, al acabar, "por encima puedes poner un huevo frito o un huevo poché, y jamón".


2. Judías del 'ganxet'

¿Y si tenemos unas judías del 'ganxet', qué podemos hacer? Esta es la idea de Stern: "Las dejamos en agua durante toda la noche. A la mañana siguiente, en una olla ponemos dos dedos de aceite de oliva virgen extra, hojas salvia fresca o seca y tres o cuatro dientes enteros de ajos. Lo doramos todo un poco, lo retiramos el fuego y esperamos a que se enfríe".

A continuación se ponen las judías en la olla y se cubre con agua. "Recomiendo cocerlo 12 horas tapado con papel de cocina y de aluminio y no con una tapa normal para que salga más bueno, y sin sal". Esta solo se pone cuando las judías estén tiernas. "Entonces, hay que darle un último calentón a fuego medio los últimos cinco minutos", aconseja.

"Con esto tengo una base con mucho sabor porque se ha hecho a fuego lento durante mucho tiempo y lleva ajo, salvia y aceite". Stern propone echarle sal, vinagre y aceite y comerla con pan, o usarla para una ensalada de legumbres, o mezclarla con ajo tierno salteado, tomate y aceite".


3. Garbanzos

Con los garbanzos se puede hacer hummus, que tanto gusta a tanta gente. Stern tiene una fórmula infalible, que comienza con el mismo proceso de cocción que las judías del 'ganxet'. "La diferencia es que al ponerlos en agua toda la noche hay que poner media cucharadita de café de bicarbonato para medio kilo de garbanzos", subraya la cocinera de Auto Rosellón.

"Por la mañana, lavas los garbanzos, retiras el agua y vuelves a poner agua nueva, también con bicarbonato y aceite". Después se cuecen a fuego lento "en una olla mejor que en una sartén, y mejor tapados con papel de aluminio y de cocina que con una tapa normal". Para darle sabor a los garbanzos, a la olla se le pueden añadir una zanahoria fresca cortada en trozos y una hoja de laurel. Se cuece a fuego lento entre 8 y 10 horas hasta que esté blandos. "Cuando queden cinco minutos, se les echa sal y se pone a fuego medio".

Toca tritularlo. Minipimer y, poco a poco, ir añadiendo el ajo, el limon, la sal y el tahine.


4. Bonito

Stern también confita el bonito. "Cojo un filete de bonito, hierbas como romeros, salvia, tomillo, también puedo añadir piel de limón, pimienta negra en grano, semillas de cilantro...", comenta. El primer paso es salar el bonito y dejarlo una hora con sal.

Después se pone en una olla a fuego bajo con el aceite y los ingredientes citados. "Cuando veas que el bonito se pone blanco, lo sacas de la olla y lo reservas para que se enfríe. También hay que dejar enfriar el aceite". Cuando el pescado y el aceite hayan perdido temperatura, los juntas para que el bonito se conserve mejor, y a la nevera. "Allí puede aguantar perfectamente 10 días o más", asegura Stern.

Con el filete de bonito confitado, propone una ensalada de bonito, tomate, huevo duro, patata cocida al horno y sal gorda.


 

Temas Productos