Vino

Laroque d'Antan Néphèle 2017: un gran blanco de Cahors

La primera añada de un gran blanco de guarda que contradice la norma de que Cahors solo es terruño de tintos

Quim Vila

Laroque d’Antan Néphèle 2017: un gran blanco de Cahors.

Laroque d’Antan Néphèle 2017: un gran blanco de Cahors.

Tras más de 30 años asesorando a viticultores y bodegas de todo el mundo, el matrimonio de consultores vitícolas Lydia y Claude Bourguignon presentan el primer vino de su nueva propiedad. En 1993, en una visita a Cahors, quedaron seducidos por los suelos arcillo-calcáreos de la era del kimmeridgiense, similares a los de Chablis y a los de Sancerre.

Néphèle 2017

Domaine Laroque d'Antan
PVP: 37,50 €

En el 2009 decidieron hacer su propio vino en la región. Buscaron parcelas orientadas entre el este y el sur con pendientes de un 10% que no hubieran sido contaminadas por ningún tratamiento químico.

Laroque d'Antan Néphèle 2017

Su primer vino, el blanco Laroque d’Antan Néphèle 2017 es un ensamblaje de sauvignon blanc, sauvignon gris, mauzac y otras variedades autóctonas. En nariz tiene el perfume de las frutas de hueso maduras, con notas que recuerdan las almendras, la pera blanca, el hinojo y la mermelada de limón. En boca es untuoso con una frescura vibrante y equilibrada que enaltece los recuerdos finales salinos. La primera añada de un gran blanco de guarda que contradice la norma de que Cahors solo es terruño de tintos.