Un local animado

Gutai: desde Asia (y Rusia) con amor

Este gastropub, que triunfa en Moscú, importa su fórmula al Eixample: platos asiáticos adaptados al paladar occidental y cócteles de autor

Ferran Imedio

La decoración de gutai es de lo más informal y tiene cierto aire japonés.

La decoración de gutai es de lo más informal y tiene cierto aire japonés.

Desde Rusia con amor... y con platos asiáticos. Porque Gutai (Mallorca, 196) tiene dueños, barman y vajilla de origen ruso, pero su gastronomía es oriental (aunque hay más sushi que cerdo porque en el país de Putin no son fans del cochino). Así de rápido se podría resumir este desenfadado gastropub que propone combinar los bocados ideados por Igor Su (el chef que ha hecho que Gutai triunfe en Moscú) y ejecutados a diario por Jonathan Arias Rojas (estuvo en Tomate y Fismuler) con los cócteles del ‘bartender’ Ivan Sablin y con los vinos que propone el jefe de sala, Julià Duque (ex de Marea Alta y Martínez).

Versionar platos y conceptos

La empresaria y gastrónoma Anna Vitoshinskaya lidera este local vistoso, de diseño, con toques artísticos (el omnipresente interiorista Lázaro Rosa-Violán ha decorado un espacio de aire japonés por el que se mueven camareros ataviados con camisas ‘trendy’). En él, versiona platos y conceptos «con Asia en el paladar y en la memoria». Eso se traduce en una carta con entrantes como los ‘buns’ de ternera y el calamar con salsa coreana; unos tacos que en realidad son tortas de ‘gyozas’ fritas que van rellenos de panceta ibérica, cangrejo snow crab o guacamole y gambas; los ‘dumplings’; el sushi; los ‘noodles’; los platos con base de arroz...

Gutai

Mallorca, 196.
Teléfono: 93 676 08 84.
Precio medio (sin vino): 35 €

Y sí, se puede decir que sus platos asiáticos llegan desde Rusia con amor: uno de sus muchos ‘rolls’ se llama ‘From Russia with love’, que se presenta como en una crepe, parecido al blinis que tanto gusta a los rusos.

En Gutai, te proponen maridar los platos con sakes o con los cócteles de Sablin, siempre con algún guiño asiáticos y/o ruso: el Bangkok Mule, por ejemplo, lleva vodka con especias, sirope de galanga, zumo de cítricos y cerveza. Además, se pueden pedir a la hora de comer o de cenar, a media tarde (la carta del ‘afterwork’ incluye entrantes, sopas y ‘dumplings’) o ya cerca de la medianoche, cuando se anima el ambiente con música más alta.

Temas Restaurantes