Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

LO TOMAS O LO DEJAS

Maison Carne: el restaurante del todo o nada

Este restaurante solo tiene en la carta un chuletón de ternera de un kilo a precio fijo: 29 €. No hay más opción (bueno, sí, una tabla con 5 quesos)

Ferran Imedio

Chuletón, con patatas, ensalada y paté de hígado de cerdo, y el vino por centímetros.

Chuletón, con patatas, ensalada y paté de hígado de cerdo, y el vino por centímetros. / F. Imedio

Todo o nada. El chuletón de un kilo o no comes nada. Bueno, sí puedes pedir una tabla de cinco quesos, pero nada más. En Maison Carne (Mallorca, 204) no están para otra cosa que no sea servir sus piezas de un kilo -no, tampoco pidas que te saquen una medio o de 250 gramos porque no lo harán-. Las acompañan con un cono de patatas fritas, un pequeño bol de ensalada y una rodaja de paté de hígado de cerdo. Todo, por 29 €, sin bebidas. Es un lo tomas o lo dejas de libro.

Pero quien quiere darse un homenaje con una buena carne a un precio "democrático", como dicen en este local, lo toma. De hecho, estas piezas que pasan por el horno Josper se pueden compartir con otra persona, de manera que la cuenta sale por menos de 15 € por cabeza. Cada comensal que añada a comer del mismo plato debe pagar un extra de 8. 

1 € por cada centímetro de vino

Luego está la bebida. El vino de la casa se paga según lo que bebas. La botella mágnum (1,5 litros) llega a la mesa llena. Por cada centímetro que tomas pagas un euro (el vidrio lleva grabada una cinta métrica), de manera que si te pimplas una mágnum entera te cuesta 24.

Como única concesión a esta carta cerradísima (los niños pueden pedir una hamburguesa), Maison Carne ofrece una tabla de cinco quesos franceses que también se paga de manera original. La pesan antes (6 € el kilo), te comes lo que quieras y la pesan después, de manera que te cobran lo que te hayas jalado. En los postres abren el abanico: ¡tienen cinco! Crema catalana, pastel de queso… 

El aspecto de carnicería (escaparate con las piezas colgando, mesas de mármol blanco con los cuchillos insertados en ellas, cerámica blanca en las paredes) está más que justificado porque puedes comprar la carne y llevártela a casa (20 € el kilo). Proviene de vacas de la raza frisona de teta negra cuya leche no alcanza la calidad suficiente para elaborar queso parmesano. En Maison Carne se las quedan para cuidarlas durante un año antes de sacrificarlas y hacer mugir de gusto al comensal.


Temas: Restaurantes