Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

del mar al plato

OneOcean: lenguado con vistas a los yates

Este restaurante sirve cocina marinera de nivel en un rincón del Port Vell rodeado de barcos de lujo

Ferran Imedio

La terraza del restaurante OneOcean, en el Port Vell.

La terraza del restaurante OneOcean, en el Port Vell. / FERRAN IMEDIO

OneOcean es de aquellos restaurantes a los que la mayoría de gurmets no iría, solo por su aspecto 'fashion' y por su ubicación, en un rincón del Port Vell rodeado de yates. Así que resulta fácil pensar que en este local del Moll de la Barceloneta, 1, habrá mucho postureo y pocos platos que valgan la pena. Error. Sirva como garantía la mano que dirige los fogones de este establecimiento: Álex Palomo, que fue uno de los chefs importantes de Roca Moo y Roca Bar, en el desaparecido Hotel Omm.

El cocinero elabora platos que en su mayoría miran al mar, como esa terraza sobre el agua del puerto, ajena al bullicio del vecino paseo de Joan de Borbó. Usa producto de gran calidad con presentaciones que están a la altura.

OneOcean

Moll de la Barceloneta, 1.
Teléfono: 93.484.23.15.
Precio medio (sin vino): 65-70 euros 

El esfuerzo por convencer a los comensales exigentes a nivel gastronómico se resume en un par de detalles: limpian el pescado delante del cliente  antes de servirlo y las copas de los vinos son Riedel. El servicio de aparcacoches es otro gancho para la clientela que, además de comer bien, quiere sentirse casi tan importante como si tuviera un yate atracado ahí mismo y puede pagar una media de 70 euros por cabeza (el menú de mediodía laborable cuesta 35 sin bebidas).

Maestría en los 'tartars'

Decíamos que dominan la cocina marinera. Hay muchos ejemplos: desde las quisquillas con vinagreta de limón y el carpacho de sargo real con 'crème fraîche' y aceite de albahaca, hasta la ostra ahumada al Josper con palo cortado y las navajas a la parrilla con pilpil de su jugo, pasando por el impecable e imperial lenguado a la 'meunière'.

Pero también hay maestría en los 'tartars' (el de tomate confitado 10 horas en el horno parece carne incluso en la boca y el de atún con huevo y caviar es un mar y montaña memorable), clavan la pasta (ñoquis 'ammollicati', con una salsa a base de anchoa) y bordan la carne (un solomillo Wellington). Seguramente, en OneOcean se come mejor que en un yate.
 

Temas: Restaurantes