Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

SABORES PICANTES

Spicy, una taberna asiática con marcha

El nuevo restaurante de Sant Antoni ofrece platillos orientales para compartir en un ambiente canalla

Ferran Imedio

Parte del equipo del restaurante Spicy: el mánager, Fran Onieva, y el chef, Joan Martínez (arriba), y los camareros Daly y Renzo (debajo).

Parte del equipo del restaurante Spicy: el mánager, Fran Onieva, y el chef, Joan Martínez (arriba), y los camareros Daly y Renzo (debajo). / MAITE CRUZ

Quien quiera marcha de la buena, gastronómica y 'asiáticamente' hablando, que vaya a Spicy, junto al mercado de Sant Antoni. Esta taberna oriental se ha puesto de moda casi desde que abrió hace unas semanas. Solo abre por las noches con una fórmula canalla basada en platillos golosos y adictivos, sean de Indonesia o de China, de Tailandia o de Corea, que se sirven en mesas comunales. Así que poco protocolo encontrarás: ¡taberna, hemos dicho taberna!

Spicy

Calle del Comte Borrell, 41.
Teléfono: 93 750 55 11.
Precio medio: 20-25 €.

Spicy tiene marcha 'gastro', pero la marcha flota en el ambiente: en la música, en los tatuajes de los camareros, en la cocina abierta, en las proyecciones en blanco y negro de combates de sumo, en los grafittis y neones, en los motivos asiáticos en las paredes. Una atmósfera que invita a cenar animadamente y a tomar una copa (puedes pedir cualquiera de los cócteles clásicos versionados con ingredientes asiáticos).

El proyecto de Òscar y Carlos Manresa, que dirigen la divertida Taberna del Tío Carlos en el Raval, es moderno y estimulante pero se sustenta en una carta de lo más solvente. Dos 'hits' como el pollo frito, macerado con soja, ajo y jengibre y rebozado con fécula de patata, y el 'bao' de cangrejo, también rebozado con fécula de patata y aderezado salsa de tomate ahumada con chile, se llevan el éxito de público.

Parrilla japonesa

Pero también merecen aplauso el uso de la 'robata' (parrilla japonesa) para una brocheta de salmón con sésamo y cebollino y de técnicas algo más avanzadas como la cocción a baja temperatura para el costillar de cerdo, bien acompañado por una salsa barbacoa 'thai' con una base de zumo de piña natural.

Todos ellos son platos con un puntito 'spicy', o sea, picante (sobre todo los langostinos salteados con salsa de chile llamados 'ebi-chili'). Porque así de picante es esta taberna. 

Temas: Restaurantes