Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

PARAÍSO LÍQUIDO

Las Vermudas: bienvenidos al país del vermut

Las Vermudas, en Gràcia y en breve en Sant Antoni, tiene una carta con más de 100 vermuts, hace cócteles con esta bebida, monta talleres, sirve tapas... La vermutería total

Ferran Imedio

Los superexpertos ‘barternders’ de Las Vermudas Andrea Senna y Filippo Andriola.

Los superexpertos ‘barternders’ de Las Vermudas Andrea Senna y Filippo Andriola. / Joan Cortadellas

Parece mentira que haya centenares de vermuts en el mercado, que este sea un país vermutero y que no hubiera hasta hace muy pocos meses una vermutería-vermutería. No una bodega, un gastrobar o un celler. No, una vermutería en el sentido literal de la palabra: un lugar como Las Vermudas, que ha llegado para cubrir ese hueco, ese cráter, con más de un centenar de referencias. Con talleres para conocer la cultura de esta bebida y elaborar la tuya propia según tus gustos. Con cócteles a base de vermut. Con alegría, con diversión, con música en directo los domingos al mediodía y los jueves al caer la tarde. La embajada de este país que abrieron en Gràcia (calle del Robí, 32) tendrá en cuestión de días un consulado en Sant Antoni (Calàbria, 39), más pequeño pero igual de estimulante.

Las Vermudas

Robí, 32
Teléfono: 93.653.67.60
Horarios: De martes a jueves, de 18.00 a 00.00 horas (viernes, hasta las 2.00); sábados, de 12.00 a 2.00; domingos, de 12.00 a 00.00 

El proyecto es obra de cuatro fanáticos del vermut, que más que pasión tienen "obsesión" por esta bebida que ahora vive una segunda juventud. Los italianos Andrea Senna, Filippo Andriola (ambos, 'bartenders' y exprofesores de la European Bartender School) y Elena Panizza (experta en marketing), y el español de origen venezolano Rafael López (experto en 'retai'l) decidieron explicar el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y el por qué del vermut en un local simpático a más no poder.

Mapa en el mural

Basta con ver el mural con el mapa de Las Vermudas, compuesto por tres islas. Una es La Gran Vermuda, cuya capital es Puerto Pincho, junto al río Sifón. El Canal de las Anchoas la separa de la isla de la Gilda y está muy cerca de la isla Amarga. Así es este país imaginario, colorido, pequeño y decorado con ilustraciones de creadores de muchos otros lugares: Francia, Italia, Brasil, Turquía, Venezuela...

No puede faltar el Triángulo de Las Vermudas, tres vermuts raros que se adaptan al gusto del cliente (más amargos, más dulces, más florales o más especiados). Y como país que es, cuenta con moneda propia (el 'vermudollar', que equivale a un vermut de grifo) y una constitución, con 28 artículos, como el que obliga a servir el vermut a entre 6 y 10 grados (así consta en el artículo 19). Y tiene su propio vermut, su bebida nacional, que acaba de llegar al mercado: El Cónsul (al pie de esta página encontrarás más información al respecto junto a otros cuatro seleccionados para 'On Barcelona' por los '"vermutólogos"' Senna y Andriola).

Horario de coctelería salvo el fin de semana

Pero hay muchos más detalles que convierten Las Vermudas en un local singular. Además de una carta inacabable de vermuts (te preguntarán por tus preferencias y te darán el que mejor encaja con tus gustos, sea cual sea, por 3,5 euros), es una vermutería pero con horario de coctelería, pues entre semana abre de seis de la tarde hasta bien entrada la noche. Pero el fin de semana se puede ir a la hora del vermut. Los domingos al mediodía suena música en directo.

En los talleres, que cuestan 22 euros y duran una hora y media, aprenderás la historia de esta bebida, catarás seis tragos especiales, beberás un par de vermuts enteros y te harás el tuyo con las hierbas y esencias que más te gusten. Se llevan a cabo los sábados de 11.00 a 13.00 y de 17.00 a 19.00 horas.

No solo hay bebida. Para acompañar los tragos, ofrecen una carta con algún platillo contundente como las albóndigas pero, sobre todo, tapas frías y calientes, a las que han intentado dar un aire nuevo. Se nota en los dados de salmón con queso de crema casera y miel de trufa y en los boquerones en vinagre con ralladura de lima, limón y naranja, por ejemplo, aunque también hay clásicos vermuteros imbatibles, como la gilda. Vamos, lo normal en cualquier país del vermut como este.

LAS 5 JOYAS DE LA CASA

1. Atamán

Bodegas Barbadillo

"Un vermut muy raro y curioso porque es muy amargo. Elaborado con manzanilla, lleva quina, una corteza de árbol amarga. La única duda, el único misterio, es por qué una bebida andaluza lleva el nombre que los cosacos daban a algunos de sus líderes".


2. Perdón

Fiebre Creativa

"Creado por expertos de marketing apasionados por el vermut que no tienen bodega.  Aún así, han hecho una bebida que gusta a todo el mundo porque es sencilla, amable y equilibrada. A los que no entienden de vermuts, su sabor les sonará".


3. El Cónsul

Las Vermudas

"Lo hemos hecho en Las Vermudas. Nos parece muy original porque lleva una base de Pedro Ximénez –de ahí el punto dulce que tiene­–, que ha envejecido dos años en barrica. Se nota la madera y es muy aromático".


4. Punt e mes

Carpano

"En dialecto de Turín, su nombre significa que es un punto y medio (punt e mes) más amargo que el resto porque le han añadido una media parte de quina extra. Perfecto como aperitivo o para hacer cócteles como un Negroni o un Americano... Sorprendente para cualquier bebedor, sea experto o no".


5. St. Petroni

Vermutería de Galicia

"Un vermut blanco gallego muy moderno. Lleva entre sus botánicos pimiento del Padrón, por eso se llama así. Es un vermut floral, afrutado. Cualquiera que lo prueba se enamora de él".