Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

DETECTIVE CON OLFATO

Cómo catar un vino a ciegas

Descubrir el país, la variedad y hasta la añada no es misión imposible. Un experto te aconseja cómo lograrlo

Ferran Imedio

Cómo catar un vino a ciegas

Ferran Imedio

Saberlo todo de un vino (país, denominación de origen, variedad de uva, bodega, ¡incluso añada!) con solo mirar, oler y catar una copa no es misión imposible. Es un reto que asumirán este domingo, día 24, los 240 participantes del concurso de cata por parejas que organiza Vila Viniteca en Madrid (se alterna cada año con Barcelona) para ganar los 30.000 euros destinados al dúo ganador (el segundo se llevará 7.000 y el tercero, 3.000). ¿Cómo adivinar tanto a partir de una copa? Se lo preguntamos a Fernando Gurrucharri (foto), presidente del jurado del concurso y de la Unión Española de Catadores.

El experto da unos consejos para afinar el tiro, algo que siempre es "muy difícil" incluso para alguien como él. "Es más fácil jugar a descartar y llegar al vino que piensas por eliminación. Empezando por el país, para ir deduciendo lo demás a partir de ahí: la zona, la variedad y, si has tenido suerte de haberlo probado un poco antes del concurso, la bodega y la añada. Por ejemplo, miras, hueles y pruebas un tinto y te preguntas y te vas respondiendo: ¿es italiano? No ¿Es portugués? No. ¿Es de Burdeos? Pues por la estructura, quizá sí".

A partir de ahí, hay que ir tirando del hilo. "En líneas generales, un color rubí nos dice que se trata de un vino más viejo. Si es un rubí más intenso, puede ser un burdeos. Si es más granate, suele ser más joven y podría tratarse de un rioja o algún ribera o algún bierzo".

El olor es "básico"

El olor es "básico", afirma Gurucharri, que divide entre vinos mediterráneos y atlánticos y vinos del norte y del sur. "Los mediterráneos huelen a monte bajo, a jara, a fruta más madura, a compota, y los atlánticos son más frescos, con una fruta madura menos secante, más jugosa. En los del norte (el norte de la península ibérica marca la frontera), la fruta es más fresca y en el sur dan aromas más cálidos y reconfortantes".

¿Y en boca? "Los del sur son más potentes, más alcohólicos por su mayor exposición al sol, con taninos más secantes. Un jumilla sería un buen ejemplo". El experto también indica que "cuanta más fruta, más fácil que sea del norte o de zonas frescas, y si tiene notas de miel y es más cálido, más mediterráneo".

A partir de ahí hay que apostar por una variedad, que marca mucho el territorio: "Si crees que es un albariño, será al 90% de Rías Baixas, y si es 'sauvignon blanc', de Rueda, el valle del Loira o Nueva Zelanda". Un trabajo propio de detectives... con mucho olfato. 

Temas: Gurmetizados