Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

COMO EN CASA

Gaudí comería en Casa Ángela

Este restaurante junto a la Sagrada Família propone tapas de toda la vida y arroces de vicio

Ferran Imedio

Gaudí comería en Casa Ángela

ANNA JIMÉNEZ ROIG

El entorno de la Sagrada Família no es muy propicio para restaurantes con ciertas inquietudes. Mandan las cadenas internacionales de comida rápida, un valor seguro para las hordas de turistas con muchas prisas y pocos miramientos gastronómicos. Así que la presencia de Casa Ángela, justo al lado del templo modernista (¡fabulosa su terraza con vistas al monumento!), es una gran noticia para los gurmets. No es que proponga alta cocina ni platos vanguardia; al contrario. Aquí mandan la sencillez y los precios asequibles.

En sus dos locales contiguos (plaza de la Sagrada Família, 13-15), uno con aspecto de bar de siempre y otro con pinta de restaurante-restaurante, sirven tapas y arroces que harían salivar al mismísmo Antoni Gaudí. Porque sus crujientes (por fuera) y cremosas (por dentro) croquetas, de sabores largos, eternos (de jamón ibérico, de carrillera de cerdo, de ceps con trufa, de chipirones), parecen inmortales.

Bravas y gambas al ajillo

La lista de platillos de toda la vida es larga. Mejillones a la marinera que piden pan para mojar, patatas bravas de lo más clásicas cuya receta es secreta,  gambas al ajillo que parecían muertas en la ciudad y que han resucitado junto al templo, buñuelos de bacalao con chicha... ¿Y los arroces? Pues lo mismo que las tapas y los platillos: de vicio. Tienen hasta siete variedades, y la más destacable es la marinera, con calamar, almejas, gambas y alcachofas, aunque no hay que olvidar la de pulpo (mejillones, pimentón dulce de La Vera y un poco de allioli).

¿De verdad un turista preferiría un 'fast food' a Casa Ángela

Temas: Gurmetizados