Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

SALUDABLE Y DE TEMPORADA

Zero Patatero: El kilómetro 0 más sabroso

Este restaurante sublima el producto de proximidad con platos muy trabajados

Ferran Imedio

Zero Patatero: El kilómetro 0 más sabroso

Entre Alella y Barcelona hay apenas 20 kilómetros. Y Gonzalo Rivière y Luca Marongiu han recorrido esa corta distancia para cerrar Els Garrofers, restaurante de la localidad del Maresme donde trabajaron hasta hace unos meses, y abrir Zero Patatero, en el Born (pasaje Mercantil, 1), bajo el paraguas de Grupo San Telmo (Tantarantana, Café San Telmo, El Canalla, Palosanto y Kokka) y Derby Hotels Collection. Son pocos kilómetros; acaso porque siguen fieles al movimiento 'Slow Food', que fomenta las tradiciones gastronómicas locales con producto de cercanía y de temporada, que no perjudican el medioambiente, el bienestar animal ni la salud de las personas, y que tienen un precio justo.

Bajo esos parámetros, Rivière y Marongiu no negocian su apuesta gastronómica, que también se expresa en un menú de mediodía laborable de 15,50 euros: la verdura es de temporada, los pescados son sostenibles, las carnes son ecológicas... Y casi, casi tienen nombres y apellidos, porque conocen a los productores: verduras de Alella, Teià o Sant Pol de Mar, huevos ecológicos de Òrrius, cordero que crece en libertad en Cal Pauet (L’Espunyola); ternera del Bages… También hacen su propio pan allí mismo con masa madre.

Muchos fondos

Difícil destacar unos pocos platos porque todos ellos están muy trabajados (hay muchos fondos, muchas bases en cada uno) y tienen sabores marcados. Digamos estos cinco, pero podrían ser más: el inolvidable tartar de aguacate, champiñones, manzana ácida y anguila ahumada con sorbete de lima y albahaca (la única y perdonable traición al modelo kilómetro 0), el boniato glaseado con frutos secos, chile, castaña y cebolla caramelizada (plato vegano que enloquecerá a los carnívoros), el huevo a baja temperatura con una crema suave de patata, ajo escalivado y jugo de asado (ya triunfaba en Els Garrofers), la tarta 'tatin' de cebolla asada con helado de queso de oveja y vino de Jerez, y el arroz meloso de gamba roja.