Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

LA CUESTA GASTRO DE ENERO

5 restaurantes 'detox'

Tras las pitanzas navideñas no te apetece comer, pero hay que hacerlo o morirás de inanición. ¿Y si te dejas caer por alguno de estos locales de cocina saludable?

Ferran Imedio

Suís & Bowls, un lugar donde sentirte a gusto.

Suís & Bowls, un lugar donde sentirte a gusto.

La cuesta de enero se mide con dos parámetros: la cuenta corriente (tiende a cero tras las compras navideñas) y el nivel de colesterol (tiende al infinito tras las pitanzas familiares). Pero qué vas a hacer, ¿quedarte en casa llorando de pena mientras te miras ese michelín que se ha venido arriba estas semanas? Te proponemos cinco restaurantes donde recobrar la salud digestiva sin que te dejes lo poco de riñón que te ha quedado sano tras tanto vino y tanto cava.

1. Suís & Bowls

(Travessera de Gràcia, 151)

Un buen lugar para sentirse a gusto, da igual la hora que sea, es Suís & Bowls. Porque la luz que inunda esta antigua cafetería del barrio de Gràcia es pura vida. Y la decoración, como dicen ahora los modernos, resulta de lo mas 'cosy'. Y porque el horario es amplísimo: abre todos los días del año, de 7.00 a 22.30 horas. No podrás irte de aquí sin haber probado alguno de los 'bowls' de la carta, la especialidad de la casa (su nombre no engaña), que puedes llevarte a casa o zamparte in situ. Cada 'bowl', sea dulce o salado, ha sido elaborado con ingredientes de productores locales con el objetivo de que sea equilibrado y nutricionalmente potente, ya que lleva una base de cereal con proteína verde o animal, guarnición vegetal, ensalada y salsa al gusto (de yogur, de miel y mostaza o de albahaca). Si eres flexiterian@, vegetarian@ y vegan@, este también es tu sitio.


2. Maai

(Regàs, 30)

La cocinera Viky Valls regenta este restaurante junto a la plaza de Gal·la Placídia con una oferta de lo más interesante: desayunos saludables y menús de mediodía elaborados con ingredientes de proximidad y en muchos casos ecológicos a precios superasequibles. El término eco, en este caso, tiene doble sentido: ecológico y económico. El menú cuesta 11,50 euros (imbatible en aquella zona), cambia cada dos semanas e incluye una crema de verduras del día, un segundo plato a elegir, un postre y, para beber, agua con gas aromatizada en esta misma casa. Tiene un pero: solo abre las mañanas y los mediodías laborables. ¡Suerte que tienen servicio 'take away'!


3. Tento 

(decenas de centros en la ciudad)

¿Y por qué no ir a un local de comida rápida, que siempre resulta más baratito? Quizá te choque en un primer momento, pero los conceptos 'fast food' y 'healthy' pueden ser sinónimos. Al menos en los locales de Tento, donde puedes elegir entre decenas de platos de toda la vida (3,25 euros cuesta un plato; 5,45, un plato, un postre, pan y agua; y 7,45, dos platos, un postre, pan y agua) elaborados con productos de temporada y de proximidad, sin aditivos ni conservantes y, en algunos casos, ecológicos (cuestan un euro más) y detox. Hay cremas de verduras de temporada, 'poke bowls' diversos, platos veganos y platos de la abuela. Todos ellos te los puedes llevar a casa o comértelos en cualquiera de los locales de esta cadena, la única que luce la acreditación AMED, concedida por la Agència de Salut Pública de la Generalitat de Catalunya por su promoción de la dieta mediterránea.


4. Flax & Flake Passage

(Sant Pere Més Alt, 33)

El morrocotudo éxito de Flax & Kale animó a sus responsables a abrir Flax & Kale Passage hace unos meses. Ahí sirven lo último de lo último en tendencias gastronómicas saludables. Cocina flexiteriana (vegetariana con alguna proteína animal), pizzas sin gluten y mucho fermentado (aquí hacen su propia kombucha y es la reina de las bebidas de la carta), zumos 'cold-pressed', pasteles veganos… El paraíso para los que cuidan hasta el último bocado que dan, para los que disfrutan con platos divertidos como el trampantojo del 'konjac risotto' (no es arroz sino la raíz asiática konjac, que destaca por lo poco calórica que es y la mucha fibra que tiene) y para los que buscan restaurantes de lo más 'in'.


5. Iradier

(Escoles Pies, 105)

Aquí puedes hacer dos cosas que te irán bien para el 'body'. Ejercitarlo y alimentarlo de manera rica y sana. Porque este restaurante cuyos platos firma Laura Veraguas está en un gimnasio (Metropolitan Iradier) que ocupa una mansión del siglo XIX. Y porque la chef prepara platos que provienen de la gastronomía de todo el arco mediterráneo con una obsesión: que sean saludables. Por eso se asegura de que cada receta obtenga el visto bueno de una nutricionista. Para ello, huye de la freidora como de la peste, hace cocciones cortas, sirve platos ligeros, con poca grasa, y utiliza productos de proximidad de productores casi casi artesanos. Será difícil que mimen tanto y tan bien tu cuerpo.