sabor a mar

Las 5 mejores barras de ostras de Barcelona

Fishhh to go y Bob Oyster Bcn se han añadido en los últimos meses a la refrescante oferta de estos moluscos en la ciudad

Ferran Imedio

Las 5 mejores barras de ostras de Barcelona

MARTA JORDI

Barcelona no es París, y por eso en la capital catalana no hay tanta oferta de bares de ostras como en la francesa. Sin embargo, la apertura de dos locales especializados en los últimos meses, Fishhh to go y BOB Oyster Bcn, han animado el panorama. Además de estas novedades, hay otros tres establecimientos donde sentirás el mar en la boca.


Fishhh to go, a medio camino entre pescadería, barra de ostras y marisquería en formato mini.

1. FISHHH TO GO

Pequeño, pequeño. Tan pequeño es este local de la calle de Modolell, 2 que hay más ostras en su catálogo (10) que sillas donde sentarse a comer (6). Y aún hay sitio para el caviar, el salmón marinado y el cangrejo real. Para beber, cava, champán y vino blanco, en muchos casos ecológicos. Igual lo puedes comer todo allí o comprarlo como si fuera una pescadería y llevártelo a casa. El establecimiento, inaugurado antes del verano, se inspira en el Oyster Union House de Boston, el primer bar de ostras de Estados Unidos, en cuya costa este hay mucha tradición de este tipo de negocio, donde incluso preparan bocadillos y cócteles con el molusco.  


BOB Oyster Bcn es uno de los últimos en llegar a la ciudad. CESC GARSOT

2. BOB OYSTER BCN

Thierry Guillemet tiene un pie en Francia, que visita a menudo para escoger las ostras que crían los mejores especialistas, y otro en el Eixample, donde las sirve. En BOB Oyster Bcn (París, 190) puedes probar la Fine de Claire, la Spéciale de Claire (de la zona de Marennes-Oléron) y la Spéciale Utah Beach (Normandía). BOB no es un nombre de persona, sino las iniciales de Barra de Ostras de Barcelona. Guillemet domina el 'tema ostras' porque llevaba más de 20 años dedicado a la importación y venta de esta perla gastronómica y en el 2005 abrió su primer bar de ostras, en Sarrià. Si tienes hambre de algo más, la carta se completa con ahumados Carpier, conservas, encurtidos marinos, huevas, salazones y quesos artesanos de proximidad. Puedes probarlos en la barra, en las mesas o en tu casa, pues tienen servicio de 'take away'.


Abriendo ostras en Gouthier, pionero en Barcelona. RICARD CUGAT

3. GOUTHIER

Un clásico barcelonés. Un pionero que aterrizó en Sarrià (Mañé i Flaquer, 8) en el 2005. Si hay cierta cultura de la ostra en la ciudad, buena parte de la culpa la tienen ellos, que también sirven a otros restaurantes. Allí aprenderás que no saben igual una de Normandía que una del Delta del Ebro, ni una de Bretaña que otra de Irlanda. Y descubrirás varias maneras de disfrutarlas (¡no siempre tienes que zampártelas al natural!): acevichadas, marinadas e incluso bravas (sí, también con patatas)... Y si quieres, te las llevan a casa.


Jérôme Etchalus, responsable de Joël's Oyster Bar. LUAY ALBASHA

4. JOËL’S OYSTER BAR

En la plaza de Sant Josep, 13, en el mercado de la Boqueria, encontrarás Joël's Oyster Bar, un local con barra y altillo donde, a partir de 11 euros, sirven 3 o 6 ostras (al natural, en escabeche, con salsa ponzu y huevas de trucha, y con pepino y manzana verde) acompañadas con una copa de vino o champán. También las sirven a domicilio. Y si quieres algo más, lo tienen: marisco servido en frío (bogavante, langostinos y cangrejo real), pescados crudos marinados (tartar y ceviche) y caviar.


El puesto de Huîtres Amélie en El Corte Inglés de la Diagonal. JOAN PUIG

5. HUÎTRES AMÉLIE

En el rincón que tiene Huîtres Amélie en El Corte Inglés de la Diagonal siempre hay un poco de 'show' (por algo se llama Amélie Experience): vaporizadores antiguos, de esos que parecen de perfume, para aromatizar con sake, vodka, ginebra o whisky, una esfera con humo de madera de castaño y una ostra dentro impregándose de él... Y también ostras al natural, faltaría más, además de platos sencillos y fríos, como tartar de ventresca de atún con mayonesa de wasabi y manzana o montadito de salmón ahumado con miel de trufa y pan de hojaldre. En La Boqueria tienen otro puesto, donde son más 'serios': ostras para degustar 'in situ' o para llevar.