Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

MARIDAJES SIN FIN

La Vinoteca Torres: un 'brunch' y mil vinos

El restaurante sirve platos a la carta los domingos que se pueden acompañar con copas o botellas de una bodega casi infinita

Ferran Imedio

La barra de la entrada de La Vinoteca Torres.

La barra de la entrada de La Vinoteca Torres. / JULIO CARBÓ

En pocos sitios, por no decir en ninguno, sirven 'brunchs' con tantos vinos a elegir. Y este es el gran atractivo de La Vinoteca Torres ( Paseo de Gràcia, 78), que cuenta con una bodega espectacular: además de todas las referencias de Familia Torres (producen en España, Chile y EEUU), hay joyas de la Primum Familiae Vini (PFV), una asociación creada en 1991 que reúne a 11 de las familias vitivinícolas más reputadas del mundo, entre las que están los Torres. 

Se pueden pedir botellas enteras, copas y medias copas, de manera que puedes aprovechar para catar varias cositas. Incluso han ideado 'packs' cerrados con varias medias copas:tres blancos, tres tintos, cinco vinazos...  Y los camareros están preparados para recomendarte qué vino funciona mejor con cada plato y explicarte por qué.  

La Vinoteca Torres

Paseo de Gràcia, 78. Barcelona.
Teléfono: 93.272.66.25.
Horarios del 'brunch': domingos, de 12.00 a 16.30 horas.
Precio medio (sin vinos): 35 euros.

La carta del 'brunch' (no es tipo bufet, sino que se paga según los platos que comas) se limita a una decena de creaciones que van en la línea del restaurante, esto es, cocina mediterránea con toques internacionales. No en vano, la firma de catering Mercès, elegida por Torres para dirigir la oferta gastronómica, ha apostado por el chef peruano Carlos Londres. Trabaja con excelente producto de temporada y aplica técnicas actuales con gran sensibilidad. 

Entre los platos que La Vinoteca Torres sirve los domingos entre 12.00 y 16.30 horas destacan las sardinas confitadas con causa de rocoto sobre una hoja de capuchina, el ceviche de corvina y el 'steak tartar' con huevo de codorniz. Eso sí, no faltan los huevos Benedict (aquí, con panceta glaseada y salsa holandesa), plato totémico en cualquier 'brunch' que se precie, como también lo son los cócteles Bellini, Mimosa y un Bloody Mary muy especial porque el vodka se sustituye aquí por brandi. 
 

Temas: Restaurantes

0 Comentarios
cargando

RECOMENDAMOS