Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

Endúlzate

9 pastelerías artesanales para saltarte la dieta sin remordimientos

Caramelos coloridos, rollitos de canela, 'carrot cakes' y bizcochos tropicales son algunas de las especialidades artesanales de estos establecimientos

Natàlia Queralt

El escaparate de Chök, donde exponen sus rosquillas como si fueran joyas.

El escaparate de Chök, donde exponen sus rosquillas como si fueran joyas. / JOAN CORTADELLAS

1. CHÖK 

Carme, 3

Los 'chöcks' son unas rosquillas con menos azúcar que las convencionales.JOAN CORTADELLAS

Chök es el proyecto de un italiano, un español y una brasileña que... Empieza como un chiste, pero es un caso de éxito. Esta pastelería artesana empezó en el 2012 cerca de las Ramblas, en un local que era una antigua fábrica de chocolate y café. Cuando los neoyorquinos comían 'cronuts', ellos apostaron por las rosquillas, a las que llaman 'chöcks'. Son menos dulces que el 'cronut' y más próximas a la idea de pastel, por todos los 'toppings' que se le pueden añadir. A diferencia de las convencionales, los 'chöks' llevan menos azúcar y menos tiempo de fritura, aunque catalogarlas como 'healthy' sería osado. Eso sí, van genial para el buen humor y la alegría. En su escaparate modernista, exponen las rosquillas como si fueran joyas. Ya cuentan con cinco establecimientos, donde siguen apostado por su producto estrella: 'chöks' de caramelo, de fresas y chocolate blanco, de Oreo y de chocolate negro con pistacho, entre otros. Además, han desarrollado también los 'piruchöcks' –rosquillas con un palo– y han renovado recetas tradicionales como las trufas (con más de 30 sabores), los 'cupcakes' con decenas de 'toppings' y, para los más atrevidos, las patatas 'chips' de chocolate. Aquí no hay límites a la hora de crear. Aconsejan a los veganos que visiten su pastelería en la calle de Ramelleres, 26, donde se están especializando en este tipo de productos. ¡Larga vida al 'chök'!


2. LA BESNÉTA 

Torrijos, 37

A albert y Daniela, la pareja propietaria de la primera pastelería vegana de Barcelona, les gusta definir La Besnéta como el establecimiento ideal para quienes se preocupan por lo que comen. Abrieron en el 2016, cuando lo #veganfriendly aún no estaba de moda y tenían que explicar que ser vegano no significaba pasa el día comiendo acelgas y seitán. En esta pastelería familiar elaboran repostería sin conservantes y libre de sufrimiento animal y apuestan por un formato sostenible, sin plásticos. Sus deliciosos 'muffins' son las nuevas coliflores. 


3. DEMASIÉ 

Princesa, 28

Los 'kanelbulle' (rollitos de canela) de Demasié.JOAN CORTADELLAS 

Desde hace un año y medio, ya no es necesario ser rubio ni tener dos horas escasas de luz en invierno para degustar deliciosos rollitos de canela. Los hermanos Escursell Selma no son suecos pero podrían ser ciudadanos honoríficos de cualquier ciudad nórdica por su dominio del 'kanelbulle'. Aunque los países escandinavos discuten sobre su origen, los suecos rinden homenaje a los rollitos de canela cuando llega la hora del 'fika', la sagrada pausa para el café. Si quieres disfrutar de una de las mejores costumbres suecas sin coger un avión, Demasié es la primera pastelería artesana especializada en rollitos de todos los sabores: desde el tradicional de canela, pasando por el de té matcha, el pastel de queso o de mantequilla de cacahuete.

Abrió en el Born en el 2007 como pastelería familiar especializada en repostería americana, con mención especial para las 'cookies'. Y, aunque estas tienen muchos fans, sus rollitos de canela se han convertido en su 'hit'. Una merienda ideal si va acompañada de un buen café de especialidad. ¿Una de sus mejores apuestas? Los rollitos de canela y de Nutella veganos que elaboran sustituyendo la leche y los huevos por leche de avena y manteca de coco.


4. DOLÇ I TAÍNO

Lleó, 9

Cremoso de coco con crema de piña, piña al horno, cocada y frambuesa.

Vecinos del Raval y turistas se quedan babeando delante del escaparate de esta pastelería artesana del Raval. ¡Y no es para menos! Los bizcochos de fruta de la pasión y piña, el pastel de té matcha con frutos rojos o los bizcochitos de aceite de oliva, almendra y guayaba son algunas de las irresistibles delicatessen con las que se te hará la boca agua. Tanto si deseas viajar al Caribe como si no quieres moverte de casa, aquí encontrarás los sabores del trópico sin renunciar a la pastelería tradicional catalana.

La impulsora de este proyecto es Vicky Encarnación, que apuesta por la mezcla de culturas culinarias catalana y dominicana para sorprender con la combinación de sabores. El establecimiento, pequeño pero 'cuqui', no pasa desapercibido. Los vecinos entran y salen continuamente, enamorados de las tartas y los pasteles. Una de las especialidades es el cremoso de coco con crema de piña, piña al horno, cocada (dulce a base de masa de coco y leche) y frambuesa. Quien sigue comiendo crema catalana es porque aún no ha probado una cucharada de esta explosión de sabores tropicales de textura cremosa. Además, sirven este postre en vaso de cristal para contribuir al reciclaje y la reutilización.


5. ZANAH PASTELES

Pamplona, 47

El 'carrot cake' de Zanah.

No hace falta ser muy listo para deducirlo. En este obrador de pastelería artesana y creativa del Poblenou, el producto estrella es el pastel de zanahoria. ¿Su receta secreta? Le añaden nueces, especias y, sobre todo, crema de queso. La fórmula mágica está en los ingredientes frescos que utilizan –zanahorias naturales que rallan ellos mismos– y el cariño que le ponen. Los impulsores de este proyecto son Roberto y Luciano, dos socios nacidos en Brasil que se declaran enamorados del Poblenou por su ambiente artístico y la cercanía a la playa. «No tenemos nada en contra de las pastelerías tradicionales que elaboran brazos de gitano, pero queríamos abrir un establecimiento que apostara por recetas innovadoras», explica Luciano. No solo hornean pasteles de zanahoria, sino que también se atreven con otros tipos de tartas: de queso, de chocolate meloso, 'red velvet', de limón o de calabaza. Y todos triunfan entre los clientes, la mayoría, vecinos del barrio que van con niños a desayunar y merendar.

Zanah Pasteles tiene un pequeño espacio para atender a los clientes, que piden su trozo de pastel para llevar. Además, preparan repostería para cátering de empresas que celebran jornadas de 'team-building' y reuniones con desayuno, y reciben encargos para celebraciones particulares. Sin duda, los 'carrot cakes' son una sabrosa y eficiente forma de motivar a un equipo de trabajo o desear un feliz cumpleaños. Disponen de opciones veganas y sin gluten.


6. LUKUMÁS

Torrent de l'Olla, 169

Donut glaseado con 'mastiha', una epecia griega.JOAN CORTADELLAS

Cuando en Lukumás se empezaban a hornear los primeros donuts artesanales, la versión más conocida de este producto en España venía envasada y era industrial. A principios del 2011, Petros, originario de Tesalónica, llevaba cuatro años en Barcelona trabajando en la publicidad pero decidió dar un cambio radical a su vida. Así que, mientras los héroes de las tragedias griegas decidían ir en contra de su destino y enfurecer a los dioses, Petros apostó por seguir la estirpe familiar –sus padres tenían un obrador en Salónica–. En Lukumás el eslogan '¿Quieres un día redondo?' se cumple a la perfección.

La receta griega es muy similar a la que ya conocemos, aunque en este establecimiento fermentan los donuts hasta tres veces para conseguir la máxima esponjosidad. ¿Y para las coberturas y glaseados? Aconsejan dejar volar la imaginación. Donuts esponjosos de plátano con sésamo, de limón con chocolate, de fresa con chocolate blanco o de maracuyá con trocitos de cacao son algunas de las variantes más primaverales de Lukumás. ¿Para los no tan atrevidos? Los clásicos glaseados con azúcar son una apuesta segura. ¡Probablemente porque apetecen a todas horas! Mención especial para el donut glaseado con 'mastiha', un producto resultante de la resina solidificada del lentisco. Ideal para acompañarlo con un buen café de especialidad.


7. GALETTE AND PASTIM

Tajo, 21

Coca de azúcar y anís, la especialidad de Galette and Pastim.CARLOS MONTAÑÈS

No es muy común que la cola de la panadería llegue hasta la calle, pero esto es lo que ocurre a menudo desde que abrió Galette and Pastim, la tienda-obrador que ha revolucionado el barrio de Horta. Hace tres años, Mercè, Alba y Núria, que se conocieron en la Escola d’Hosteleria Hofmann, se embarcaron en este proyecto común que tuvo éxito desde el primer día. En la actualidad, Galette and Pastim se ha convertido en la panadería de Mercè, vecina del barrio, y especializada (valga la redundancia) en la elaboración de panes de todo tipo. De modo que si alguien en Horta sigue comiendo el insípido y aburrido pan blanco es porque quiere.

La especialidad de Galette and Pastim, con el permiso de los panes, es la coca de azúcar y anís, la de toda la vida. Con esta coca dulce, este establecimiento de Horta reivindica lo casero, lo tradicional, porque, al fin y al cabo, con tantas alergias e intolerancias, todo el mundo puede comer coca. ¿Quién no ha merendado coca con un trozo de chocolate de pequeño? La coca 'dolça' se elabora con la masa del pan, a la que se le añaden aceite de oliva y anís. Con una receta aparentemente tan sencilla, la coca es uno de los productos que más éxito tiene: se vende a peso, es apto para todos los bolsillos e, indiscutiblemente, está espectacular. Los viernes y los sábados, en Galette and Pastim preparan cocas de Llavaneres, de cabello de ángel y de 'llardons'. ¡Vuelan! Y no hace falta escribir demasiado sobre las cocas de Sant Joan, que fueron un éxito rotundo. Tradición y calidad se mezclan a la perfección en esta panadería artesana.


8. LOLITA BAKERY

Portal Nou, 20

Los mini 'cupcakes' de Lolita Bakery.

Lolita Bakery abrió en el 2009, cuando en Barcelona aún no se conocían los 'cupcakes' y pedir una madalena para desayunar era la cosa más normal y menos glamurosa del mundo. ¡Pero llegó la fiebre del 'cupcake'! Con sus 'frostings' de fantasía y mil sabores para degustar, estas madalenas americanas 'cuquis' desbancaron a las de toda la vida, que quedaron relegadas a desayunos y meriendas no aptas ni con un filtro de Instagram. Lolita Bakery es, literalmente, el paraíso de la pastelería americana con pasteles de boda que parecen rascacielos, 'cookies' personalizables para cualquier ocasión y, por supuesto, su especialidad: 'cupcakes' de base esponjosa y recubiertos con cremas frescas.

Las responsables de este proyecto son las argentinas Martina y Carol, profesionales de las finanzas cumplieron su sueño más allá de los números. Con horas y horas de trabajo y pasión, han enamorado a particulares y empresas. Pasteles de boda, fiestas de cumpleaños, bautizos, celebraciones de empresas... se han apuntado a la moda del '#cakeporn'. Los 'cupcakes' 'red velvet', elaborados con un bizcocho de pulpa de remolacha, y los de cacao con crema de queso son irresistibles. Aunque también es difícil no caer en la tentación de un 'cupcake' de zanahoria que, con su bizcocho de zanahoria, nueces y especias, se ha convertido en uno de los más solicitados.


9. PAPABUBBLE

Ample, 28

Los coloridos caramelos artesanales de Papabubble.

Un olor dulzón impregna este establecimiento del Gòtic, más conocido por los turistas que por los barceloneses. Papabubble reivindica el arte de elaborar caramelos de forma artesanal y pausada. Como los que se comía tu abuelo. En las estanterías, los botes de golosinas están perfectamente dispuestos por colores y las piruletas, por tamaños. Este paraíso para los niños (y no tan niños) es ideal para quienes quieren dar un toque de color a su 'feed' de Instagram. 

La idea de crear un obrador de caramelos artesanos pertenece a una pareja de australianos que estuvieron afincados en Barcelona. Regresaron a su país, pero Papabubble se quedó en Barcelona y Alejandro, un argentino apasionado de la industria del 'candy', se puso al frente. A día de hoy, Papabubble cuenta con locales en Amsterdam, Tokio, Corea del Sur y Tel Aviv, entre otros. Sin embargo, el primer obrador de caramelos artesanos de esta cadena es el del Gótic, al que acuden turistas en busca del suvenir gourmet perfecto. Además, reciben muchos encargos para elaborar caramelos personalizados (con iniciales, dibujos y todo lo que te puedas imaginar) para celebraciones. La próxima vez que quieras acompañar tu gintónic con algo más que ositos Haribbo, en Papabubble hay opciones infinitas para darle ese toque de glamur. 

Temas: Gourmet

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.

RECOMENDAMOS