Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

PARA COMER EN BAÑADOR

El Tarantín te lleva al Caribe

El restaurante te transporta con su cocina a Trinidad y Tobago, Cuba, Puerto Rico y Jamaica, entre otros países

Ferran Imedio

Los venezolanos Miguel Portillo y Paola di Meo, dueños de El Tarantín.

Los venezolanos Miguel Portillo y Paola di Meo, dueños de El Tarantín. / MARCELA GÓMEZ

Por si alguien teme que allí no le vayan a servir 'a la europea', el rótulo de la calle lo deja bien claro: 'El Tarantín, serious caribbean cuisine'. Y, ciertamente, los venezolanos Paola di Meo y Miguel Portillo, los dos jóvenes propietarios del restaurante, hacen una cocina seria-seria, aunque te preparen platos que podrías disfrutar en una playa del Caribe, sea de Trinidad y Tobago, Cuba, Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana, Jamaica, Martinica o Guadalupe. ¿Exótico? Sí. ¿Sabroso? También.

Un local pequeño y sencillo, tan pequeño y sencillo como cualquier tarantín, que es lo que en Venezuela se conoce como chiringuito callejero. Suena música caribeña, y es fácil ambientarse bocado a bocado. Son sabores intensos, con mucha historia, pues las islas caribeñas han tenido influencias africanas, americanas y europeas.

MUCHAS ESPECIAS

Y el resultado son platos con muchas especias, aunque usadas con moderación (pimienta de Jamaica, cayena, clavo, nuez moscada, canela, anís estrellado). Platos en los que la mano de ambos se nota, especialmente por las noches, ya que al mediodía son más canónicos.

Cóctel de gambas de El Tarantín. MARCELA GÓMEZ

Mientras no pilles un vuelo al Caribe, o hagas un crucero por aquellos lares, mejor visita El Tarantín y prueba las 'mariquitas', que son 'chips' de plátano que puedes mojar en un 'dip' de frijoles negros; zámpate unas esferas crujientes de yuca y pollo 'jerk' con 'allioli' de cilantro y jengibre; sorpréndete con los 'bacalaítos' (una especie de buñuelos de bacalao) con 'chutney' de piña; sonríe con el cóctel de gambas (en realidad, viene a ser un ceviche de gambas) con kétchup de tamarillo (una fruta muy parecida al tomate), tabasco y mango verde; y disfruta del magret de pato con verduritas en escabeche y detro de una hoja de plátano.

 Se nota que Portillo y Di Meo se lo han currado antes de abrir, en enero, el restaurante. Han trabajado para documentarse sobre las recetas tradicionales caribeñas y para seleccionar las que más pueden gustar al comensal barcelonés. Sí, El Tarantín hace cocina seria.

Temas: Restaurantes