Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

GURMETIZADOS

Sin miedo ni asco: sesos, tuétano, mollejas y chinchulines

Solo una sociedad de hartos y frívolos se permite humillar la asadura

Pau Arenós

Sin miedo ni asco: sesos, tuétano, mollejas y chinchulines

La mayoría de los comensales teme los interiores, y no me refiero a la decoración.

Probaba el otro día las vísceras del argentino Dante Liporace -no las suyas en plan Hannibal Lecter, sino las de una vaca- y una persona que comía delante dijo: "Prefiero no saber qué es".

Amiga, apunta sin miedo ni asco: sesos, tuétano, mollejas y chinchulines (intestino delgado; en la fotografía).

No son cortes innobles, según la visión capitalista de la nomenclatura de la carne, sino partes diferentes.

El solomillo se lleva el prestigio y el hígado, el desprecio. Solo una sociedad de hartos y frívolos se permite humillar la asadura.

Comprender el filete solo es posible si se ha comido con seso.

Temas: Gurmetizados