WEB CON CACHONDEO

El chef Artur Martínez denuncia con humor a TripAdvisor

El dueño del Capritx de Terrassa, con una estrella, pide a los usuarios críticas falsas y divertidas sobre su establecimento

Pau Arenós

Artur Martínez, sentado en la pequeña cocina de Capritx.

Artur Martínez, sentado en la pequeña cocina de Capritx. / ALBERT BERTRAN

Artur Martínez tiene un restaurante diminuto con una estrella Michelin, Capritx, en Terrassa, y un enorme sentido de la sátira, y de la cocina. El cocinero no juega con la comida, pero sí con la judicatura de la restauración: la web TripAdvisor.

Hace un par de semanas tuvo una ocurrencia con meollo: colgar un falso comentario sobre su restaurante fabricado con un humor absurdo, al estilo de las recomendaciones que El Mundo Today escribe para 'On Barcelona'.

La pieza, titulada 'Cósmico, galáctico y más allá', la firmaba un tal Alainducassec, que alababa al guapo 'maître' (“al final nos puso un mojito seco maridado con la última de Shakira”), recomendaba de la carta de vinos con 3.951 referencias “un Mateus Rosé del 81 y un Lambrusco Tinto de Túnez”, se quejaba de quedar con hambre tras “43 platos” y elogiaba con desmesura el postre de pulpo al perejil.

Concluía: “Nos encantó el estilo del chef calvito que cocinaba con bañador y guantes de lana. ¡Cosa de genios!”.

Esta crítica ridícula fue publicada en la web tras pasar las verificaciones y, al cabo de unos días, liquidada. Los filtros debían de estar sucios para que colara semejante majadería.

Al mismo tiempo, en Twitter y Facebook, el chef animaba a los seguidores: “Cuelga tu relato ficticio-cachondo sobre #Capritx en TripAdvisor y riámonos un rato”. Algunas personas han atendido la invitación, publicando textos tan deliciosos como delirantes: 'El mejor pepino enmascarado' o 'Qué sorpresa'. A medida que la web los ha ido friendo han surgido nuevas aportaciones.

La risa en la superficie y el desaliento en el fondo. En la actitud aparentemente lúdica de Artur hay una denuncia: “TripAdvisor es injusto y prepotente con el restaurador y poco fiable para el consumidor. Con la iniciativa demostramos que el contenido de los comentarios les es indiferente mientras reúnan unos supuestos criterios. Yo mismo puedo inflar mi perfil de críticas buenas con amigos y conocidos. Del mismo modo, y en sentido contrario, cualquiera puede hundir la imagen de un establecimiento enemigo o de la competencia”.

La acción del cocinero tiene también espinas de autodefensa: “El restaurador está constantemente en desventaja. El modus operandi es similar al de las compañías telefónicas cuando reclamas: te ahogan en burocracia y ambigüedad”.

Quiere que Capritx desaparezca de la página, pero es imposible: “El propietario no participa de un negocio que se lucra con su trabajo y al que no ha autorizado en ningún momento. Utilizan tus datos sin tu permiso”. Se pregunta cómo apostatar de esta religión 'on line'. Puede que después de la gamberrada consiga su propósito y lo expulsen del purgatorio.

Blanca Zayasresponsable de comunicación de la compañía en España y Brasil, responde sobre el "experimento": "Las opiniones humorísticas fueron eliminadas por nuestros analistas después de que nuestros sistemas de detección de fraude detectaran un patrón sospechoso de actividad en el perfil de dicho restaurante".

Señala que es "una violación" de los "términos de servicio y una práctica poco ética" (¿servicio con quién, si el restaurante no ha acordado nada con TripAdvisor?). Y advierte a presentes y futuros bromistas: "Empleamos una serie de métodos de penalización para las empresas que tratan de manipular nuestro sistema, como bajar su posición en el ránking de popularidad y la publicación de una alerta roja de advertencia a los usuarios". ¿Y no sería más responsable eliminar Capritx, como el chef pretende?

Temas Cocineros