restaurantes singulares

Empacharse a cargo de la empresa

No podemos evitar que la cena de la oficina acabe con borrachera, conga y la directora de departamento haciendo la croqueta, pero te damos 12 alternativas para que sea memorable por motivos que puedas decir en alto

Òscar Broc

Empacharse a cargo de la empresa

Cada año igual. La cena de empresa es un 'loop' temporal del que parece imposible huir. Siempre los mismos lugares seborreicos. Siempre la misma bazofia. Entrantes chichinabo, carnes-alpargata recalentadas, cachos de pescado congelado. Y todo regado con jarras de cerveza caliente, vinos tintos que dejan un rastro negruzco en los labios de lo malos que son… y garrafón, litros de garrafón.

Ya es hora de terminar con esta dinámica autodestructiva y afrontar el exceso con seso. Todo acabará mal, es la tradición española de este tipo de actos. Habrá escenas aterradoras: melopeas cósmicas, congas decadentes, indisposiciones y cólicos. Pero que el final apocalíptico sea inevitable no implica que el trayecto de la cena sea también un trauma.

Por eso, hemos decidido brindarte una lista de restaurantes para que celebres una cena de empresa distinta, fuera de rutinas: puesto que sabes que a las tres de la madrugada la fiesta se convertirá en una película de terror, intenta que al menos la cena deje entre tus empleados un recuerdo agradable… si es que se acuerdan de algo.


— 1 —

THE JUICE HOUSE

THE JUICE HOUSEParlament, 12

www.thejuicehouse.es

La cantidad de grasa que nos metemos en el cuerpo en una cena de empresa podría acabar con la vida de un pterodáctilo. Resulta casi imposible dar esquinazo a esa avalancha de lípidos. Afortunadamente, un templo de la comida 'healthy' como The Juice House no le tiene miedo a estas reuniones. Intenta convencer a tu jefe de que si celebra la cena de empresa en este espacio, su mano de obra vivirá más años y no se producirán cólicos en masa. Luminoso y de aires escandinavos, solo piensa en clave de manduca saludable: materia prima de proximidad, zumos 'cold pressed', café 'premium', ensaladas colosales, vinos ecológicos... ¡Por fin una cena de empresa que no se cobra víctimas! 


— 2 —

TANDOOR

TANDOORAragó, 8

www.restaurantetandoor.com

Nath Surinder abrió el primer Tandoor en la calle de Calàbria hace más de diez años. Su hijo, Ivan Surinder, ha heredado la tradición culinaria de su progenitor y la ha actualizado en una nueva versión del Tandoor, sita en la calle de Aragó. Moderno y alérgico a las decoraciones PortAventura, este restaurante acoge cenas de empresa desde hace tiempo (y me consta que con éxito). Cambiarás el codillo y el entrecot a la pimienta por las samosas y el pollo tikka massala. Y lo agradecerás. Por cierto, la cocina india de Tandoor está adaptada al paladar europeo: la milicia antipicante puede estar tranquila. Coreografías 'made in Bollywood' permitidas a la hora de los chupitos.


— 3 —

DANS LE NOIR? / DINE IN DARK

DANS LE NOIR? / DINE IN DARKPaseo de Picasso, 10 / Carme, 33

www.barcelona.danslenoir.com / www.the44.xyz/en

En la oficina hay muchas personas que no se pueden ni ver. Pues en Dans Le Noir? y Dine In Dark no se podrán ver, eso está garantizado. De hecho, no verán un pijo, pues en ambos espacios las cenas discurren a oscuras. Negrura total. Ahorro en la factura de la luz. Si no soportas al tipo de contabilidad y sus comisuras ensalivadas, no tendrás que verlo. Si no quieres reventar de vergüenza ajena cuando la directora de departamento se emborrache y haga la croqueta ¡no la verás! Si tienes un 'affaire' con el de presupuestos, podrás meterle mano sin cortapisas. Diablos, tenemos la cena de empresa perfecta delante de nuestras narices y nadie se había dado cuenta.


— 4 —

PLATESELECTOR

PLATESELECTOR

www.plateselector.com

Los ideólogos de la magnífica web gastronómica Plateselector también organizan cenas y eventos de carácter privado en un espacio idílico en Poblenou. Tienen su chef particular, facturan cocina internacional de máxima calidad y se adaptan a cualquier petición: si quieres DJ, lo tendrás. Si quieres una barra de cócteles, la tendrás. Si quieres un menú pera celiacos, lo tendrás. Si quieres proyecciones con fotos de tus jefes haciendo el ridículo, las tendrás. Para aclarar dudas, escribe a info@plateselector.com y escucharán tus plegarias. ¿Quieres marcarte el puntazo con tus empleados? Aquí tienes la solución.


— 5 —

CHICKEN SHOP & DIRTY BURGER

CHICKEN SHOP & DIRTY BURGERPlaza del Duc de Medinaceli, 2

www.chickenshop.com/ca/barcelona

Abierto hace poco por el club privado Soho House, este inmenso restaurante que parece no terminar nunca es una apuesta segura. Tiene espacios y mesas suficientes para acoger varias cenas de empresa, y su carta se reduce a dos palabras mágicas que volverán loca a la parroquia: pollos y hamburguesas. Grasa 'cool'. Sus pollos asados son pecado mortal, quizás los mejores de la ciudad, y el 'dirty bacon burger' está para chuparse los dedos. Incluso los veganos pueden pillar cacho: hay 'veggie burger', mazorca a la brasa y ensaladas. Ah, también preparan excelentes cócteles, pero déjalos para el final o habrás empezado una conga antes de que llegue la jugosa pechuga que has pedido.  


— 6 —

MAITEA

MAITEACasanova, 155

www.maitea.es

¿Pinchos para una cena de empresa? Toma, claro. En Maitea no solo tienen los mejores de Barcelona, también hacen el trabajo sucio y te los traen a la mesa. No hará falta que te muevas. Además, cada nuevo pincho que sale de la cocina pasa también por el comedor, por si algún glotón quiere añadir algún caramelito a su pedido. Este legendario y espacioso restaurante vasco garantiza comilonas para triatletas del infarto estomacal. Chuletones cósmicos que te volverán del revés, pies de cerdo que te harán llorar colesterol, huevos estrellados con más chorizo que la fábrica de Revilla… ¿Alguien ha dicho el paraíso? 


— 7 —

O'BARQUIÑO

O'BARQUIÑOPríncep de Viana, 1  

www.facebook.com/OBarquino

Cocina gallega de guerrilla. Olla, puchero y esas cosas. O’Barquiño es un restaurante de apariencia humilde ubicado en la frontera entre el Raval y Sant Antoni. Pero no te dejes engañar por su 'look' añejo: es uno de los 'hot spots' más solicitados para cenas de grupo en épocas navideñas. El cordero, el rodaballo, el entrecot y el ribeiro pueden ser las claves, pero algo me dice que el secreto de este veterano local son los números de transformismo y copla que se suceden durante la pitanza. Hablo de artistas de la tercera edad que se convierten en divas folclóricas y amenizan la ingesta. Solo por las caras de estupefacción de tus trabajadores, ya habrá merecido la pena.


— 8 —

ENIGMATIUM

ENIGMATIUMwww.enigmatium.com

Eres el clásico jefe enrollado. Siempre tienes algún chascarrillo para tus trabajadores. ¿Has visto la serie 'The office'? Pues eso. Si quieres mantener intacta tu reputación de tipo guay, no dudes en llamar a Enigmatium. Lo que te ofrece esta propuesta es una cena-espectáculo especialmente diseñada para grupos. El restaurante es secreto y tendrás que encontrarlo a base de pistas. En el recinto te espera una noche de 'shows' de magia, enigmas interactivos y momentos de subidón, cortesía de los animadores. Si se estila la pachanguita en tu oficina, si sois más dicharacheros que la rana Gustavo, este es el horizonte final de las cenas de empresa. A partir de aquí, las leyes de la física se desmoronan.


— 9 —

L'OLLA DE SI CHUAN

L'OLLA DE SI CHUANAragó, 224

www.lolladesichuan.net

Un restaurante chino que no tiene un nombre chino. Buena señal. Un restaurante chino al que van los chinos. Buenísima señal. Si estás harto de las cenas de empresa 'mainstream', la idea de llevar a tus empleados a un chino puede ser un triunfo… siempre y cuando acabes en el lugar adecuado. ¿Buscas comida china tradicional de verdad? Definitivamente, L’Olla de Si Chuan es ese lugar adecuado. De hecho, la especialidad que da nombre al local es una olla gigante con dos caldos diferentes y un despliegue infinito de platitos con alimentos, que los comensales deben cocinar en la misma marmita. Bien alimentados y entretenidos. Qué pena que no haya karaoke.


— 10 —

UNA CENA DE MUERTE

UNA CENA DE MUERTEwww.unacenademuerte.es

Nunca un nombre ha descrito tan bien el concepto cena de empresa. A pesar de lo disuasorio del enunciado, Una Cena de Muerte quiere que los grupos que acuden a su llamada se lo pasen teta, se suelten, se olviden de los rigores laborales por unas horas. Es una opción interesante si en la oficina hay excedentes de cachondos con ganas de gresca. El equipo de actores de esta cena-espectáculo propone humor e intriga a raudales durante la cena y hace partícipes a los comensales de la acción. Porque uno de los actores morirá. Y habrá que dilucidar el nombre del asesino entre copa y copa, con el puntillo bien arriba. No te asustes, diantre: la idea es que te mueras… pero de risa.


— 11 —

O'RETORNO

O'RETORNOComte d'Urgell, 168

www.oretorno.es

Triple B: bueno, bestial y barato. En este restaurante gallego se sirve un pulpo a feira libidinoso, contundente. Y no escatiman en octópodo: la ración grande es un Kilimanjaro de pulpo que pondrá a prueba vuestra resistencia estomacal. Y se trata de la tónica del restaurante: las bandejas de marisco y lacón también podrían alimentar a los tres dragones de 'Juego de Tronos'. Una opción ideal para comer (bien) hasta implosionar y no dejarse la paga doble en el intento. 

Por cierto, O’Retorno es uno de los lugares más codiciados en materia de cenas tribales. Si no encuentras sitio, estira tus tentáculos y prueba suerte en su hermano pequeño, O’Retorniño (Rosselló, 147). 


— 12 —

GOUTHIER

GOUTHIERMañé i flaquer, 8

www.gouthier.es

Ha sido un año tremendo para tu empresa. Una empresa pequeña, sí, pero triunfadora. Como sois pocos, puedes permitirte un dispendio extra y un toque de glamur. Para eso está Gouthier, un gastrobar especializado en ostras de máxima calidad que promete cenas de empresa en pequeño formato. Exquisitas y afrodisiacas. 

Si no te gustan las ostras, respira, porque no todo son bivalvos en esta santa casa. Hay pescados ahumados, carnes de calidad, fuagrás y otros bocados 'delicatessen' para acompañar la lluvia de yodo. Por cierto, Gouthier juega con una amplia gama de ostras, pero mejor que no se os vaya la mano con estos bichos o la cenita puede terminar como el 'backstage' del Salón Erótico de Barcelona.

Temas Restaurantes