próxima apertura en barcelona

Albert Adrià desvela al fin su Enigma

Su restaurante más ambicioso abrirá en mayo

F . I. / BARCELONA

Resulta difícil imaginar ante aquella fachada gris y aquellos 13 ventanales tapiados en la esquina de las calles Sepúlveda y Entença que dentro de pocas semanas, en mayo, estará abierto el que promete ser uno de los restaurantes más estimulantes que se vaya a abrir en Barcelona en los últimos años. Enigma, se llamará. Pero ya no es un enigma lo que ofrecerá su chef, Albert Adrià. «Un monstruo, nunca he hecho nada igual», explica el cocinero, que confiesa tener ciertos nervios por la apuesta tan ambiciosa que va a llevar a cabo.

«El Bulli como restaurante es historia. Hemos aprendido a tener identidad propia», explica Adrià sobre su trayectoria posterior (Tickets, Bodega 1900, Pakta, Hoja Santa, Niño Viejo) y las intenciones para Enigma, con cabida para 24 comensales que habrán franqueado la entrada insertando un código en la puerta. Antes de sentarse a la mesa recorrerán un circuito de 45 metros que les llevará a zonas donde «pasarán cosas».

El espacio que ha ideado el estudio de arquitectura RCR (hizo el biestrellado Les Cols) será, sencillamente, espectacular a tenor de las simulaciones por ordenador que están trabajando: efectos acuáticos en el suelo gracias a una acuarela de 500 metros cuadrados, ventanas con 520 palas de vidrio, techos de malla metálica iluminada con 10.000 leds…

Al acabar la cena, los comensales pasarán al taller, disfrutando de unos cócteles en la barra del antiguo 41º. Aunque Enigma no será la segunda parte del 41º, sino otra cosa. «Sabemos lo que no queremos hacer. Y no haremos otro 41º. Nada que recuerde al pasado. Solo se mantendrá la idea del diálogo sólido-líquido. En dos años veremos todo el potencial de Enigma», promete Adrià.

El menú costará 200 euros sin bebidas. El precio no parece un problema pues ya rondan las 500 solicitudes a través de la web www.enigmaconcept.es.