aniversarios para brindar

Eterno Boadas

La coctelería celebra los 120 años del nacimiento de su fundador, Miguel Boadas, y los 82 del local

FERRAN IMEDIO
BARCELONA

El equipo actual, con el responsable, Jerónimo Vaquero, escanciando.

El equipo actual, con el responsable, Jerónimo Vaquero, escanciando. / BOADAS; JOSEP GARCIA

Si hicieran una tarta para celebrar todo lo que tienen que celebrar, no cabría en Boadas. Porque el local es pequeñito, sí, pero también porque hay muchos aniversarios que conmemorar: el 120º del fundador, Miguel Boadas Parera, el 82º de la coctelería y el 44º de su actual responsable, Jerónimo Vaquero, el bartender que más años lleva tras una barra en España. Un tres en uno para brindar con alguno de los 1.260 cócteles que pueden hacer en este establecimiento de la calle de Tallers, 1, considerado Patrimonio Artístico y Cultural de Barcelona desde enero pasado.

The church, como la conocen los profesionales del cóctel de todo el mundo, ha sido, por su larga, carismática y sólida trayectoria, cantera de bartenders que han creado o dirigen locales emblemáticos de la ciudad como Milano, Caribbean Club, Negroni, Cooler... Es un mito. Una leyenda que no cerró ni cuando caían bombas durante la guerra civil.

Cumple 82 años en forma. En 1933, Boadas, nacido en Cuba en 1895, fundó el bar. Llegó a Barcelona con 20 añitos con lo que aprendido en La viña plateada (el bar de sus primos que se convirtió luego en el mítico La Floridita). Aquel joven inteligente -y con mala leche según quienes le conocían- triunfó en un local la plaza de Catalunya y arrasó en el Bar Canaletas, primero en el quiosco que estaba en las Ramblas y luego en la barra circular del interior, llamada la piscina. Por eso decidió montar su propio negocio.

Boadas, primero, y su hija María Dolores y su yerno (José Luis Maruenda, Tío Pepe), después, supieron atraer a la gente de a pie, a los miembros de la burguesía, a la prensa y a estrellas de todo origen y condición, hasta el punto que cuando cumplió 50 años cerraron las Ramblas y sirvieron cócteles gratis. Allí bebieron Xavier Cugat (en sus últimos años, sin un duro, vendía sus dibujos para pagarse las copas), Joan Miró (su última carta, en la que se disculpaba por no poder asistir a una fiesta de María Dolores Boadas, cuelga de la pared del bar), Salvador Dalí, Federico García Lorca, Pablo Picasso, Antonio Machín (aún guardan unas maracas suyas), Ernest Hemingway, Greta Garbo (conservan una botella firmada por la actriz), Manuel Vázquez Montalbán, Kevin Costner, Joan Manuel Serrat...

Su  trayectoria es sólida porque mantiene el prestigio que logró desde el primer día, cuando Boadas adaptó a los cócteles cortos (negroni, dry martini...) una técnica de escanciado para cócteles cremosos (piña colada, white russian...) que vio en La viña plateada. Al romper el líquido, se oxigena y sabe más suave aunque está más cargado de alcohol.

LOS MEJORES 'BARTENDERS' DEL MUNDO / Para celebrar tanto cumpleaños, Boadas reunirá el lunes a los 20 mejores bartenders del mundo: Simone Caporale, Alex Kratena Balazs Molnar (Artesian, en Londres, considerado el mejor bar del mundo), Eric Lorinz (Savoy Hotel, también en la capital británica), Marc Álvarez (coctelero de Albert Adrià), el propio Albert Adrià, el australiano Stuart Hudson, Jared Brown (historiador, creador del museo del cóctel de Nueva York y maestro destilador de la ginebra Sipsmith), Diego Cabrera (tras hacerse un nombre con Le Cabrera, de Madrid, ahora es asesor de la mixología)...

Noticias relacionadas

Allí, Adal Márquez, jefe de los bartenders de Boadas, les presentará el proyecto Liquid Poetry, en que un artista creará una obra (el primero será el pintor surrealista Pedro Cedrés), el estudio de diseño de vajillas para alta cocina Luesma&Vega hará un vaso inspirado en ella y en Boadas elaborarán un cóctel a partir de ambas piezas. De la obra se hará una serie de 50 copias y el vaso será una creación única de la que podrá beber quien pida ese cóctel artístico.

Temas

Gastronomía