Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

Reus, cuna del vermut

La ciudad mantiene tres elaboradores que producen una treintena de marcas para otros

RAFAEL MORALES / REUS

En Reus dicen que el vermut nunca ha dejado de estar de moda desde que se introdujo a finales del siglo XIX. «Lo que pasa es que tiene altibajos», asegura Joan Tàpias, propietario del primer museo del mundo dedicado al vermut, inaugurado el año pasado en una casa modernista del casco antiguo. Y es que Reus, tras la apertura de la primera vermutería en Barcelona, se convirtió en el introductor de la bebida en Catalunya y España. Entre finales del XIX y principios del XX, en Reus surgieron más de 30 fabricantes que elaboraban medio centenar de marcas de la bebida derivada del vino blanco. En la actualidad quedan tres, que desarrrollan una treintena de marcas.

Explican que Rofes, uno de los elaboradores que ya han dejado de producir, tenía conectada su bodega y la estación del ferrocarril con unos tubos por los que enviaba su vermut para distribuir por todo el país. Hoy, la fábrica sigue funcionando convertida en uno de los templos locales del vermut.

En capitales como Madrid y Barcelona todavía se habla del vermut de Reus y es que en la ciudad, además de un museo, también existen personajes como Manel Marquès, fundador del Vermouth Club, con socios y simpatizantes por toda España. «Llevo el vermut en la sangre», explica Marquès, que tiene en su casa unas 350 botellas de marcas diferentes. «No son para coleccionar, sino consumir y compartir con los amigos», aclara.

El mejor de Catalunya

«Cuando me entró la locura por el vermut se me ocurrió coleccionar una botella de cada marca, pero enseguida se inició la moda y empezador a surgir nuevos elaboradores por todo el mundo», justifica Marquès. El auge actual lo corrobora Esther Bachs, directora del primer concurso Vinari para elegir el mejor vermut de Catalunya en una final que se celebrará el próximo viernes en el museo de Reus.

«Antes de convocar el concurso, sondeamos el mercado y comprobamos que en Catalunya existen entre 70 y 80 elaboradores», detalla Bachs. La primera jornada del concurso se celebró el lunes pasado en Reus con la participación de 45 marcas en tres categorías diferentes (blancos y rosados, negros y reservas). Tras una cata a ciegas por parte de expertos y profesionales, a la final han pasado diez. «Muchos productores han incrementado las ventas entre un 20 y un 30%, está claro que el vermut está de moda», destaca Bachs.

Una de las claves del éxito actual, según apunta Tàpias, de 57 años, es que los jóvenes «se han encariñado» con el vermut. En su museo-restaurante, de entrada libre, expone más de 5.000 botellas y diferentes piezas de todo el mundo relacionadas con su bebida preferida. «Estamos muy contentos», dice.

Muy contentos también de la experiencia están en la Associació d'Amics del Vermut de Reus, según su portavoz, Guillem Ramos-Salvat. La entidad se fundó hace cuatro años y para este verano harán la cuarta vermutada popular en la que en ediciones anteriores participaron varios miles de personas.

Temas: Reus