una sensación de internet

La meca del pop coreano está en Barcelona

En D’lise cada día celebran cumpleaños de estrellas del K-pop. Y sí, hacen ‘sold-out’ en todos sus eventos. Nadie rentabilizaba tanto cumplir años desde los tiempos de Parchís

Bebida en mano y fondo lleno de ’idols’ K-pop, todo listo para el selfi.

Bebida en mano y fondo lleno de ’idols’ K-pop, todo listo para el selfi. / Manu Mitru

En uno de los callejones que rodean el mercado de Santa Caterina (Francesc Cambó, 16) se esconde una joya de la peregrinación tiktokera. No te esperes unos jardines modernistas camuflados al público, ni un palacio recóndito o los vestigios de unas ruinas poco accesibles. Con apariencia de bar-granja de toda la vida, las sillas negras de metal de cafetería, las mesas de plástico y una larga vitrina donde conservan bebidas y meriendas, nada indica que hace apenas unos meses aquí se formaron hasta 10 horas de cola con una multitud esperando a ser atendida. 

¿Qué atrajo a esta marabunta a sus puertas? Ni un cruasán con premios internacionales ni unos baristas de renombre mundial. Aquí todo queda en familia. En concreto, la de Lucía, la joven 'mánager' que, con 24 años, ha construido un local pionero en el mundo: «Debemos de ser los segundos o terceros del mundo, como mucho. Solo he podido rastrear uno así en Filipinas», comenta. ¿Su secreto? Es la primera cafetería-tienda de Europa dedicada a celebrar cumpleaños de cantantes de K-pop. Una sensación en internet que atrae tantos fans de todo el mundo como el féretro de Isabel II. 

Celebración del cumpleaños de uno de los integrantes de Stray Kids.

/ Manu Mitru

D’lise (En Giralt el Pellicer, 6) se inspira en una tradición pop coreana: para celebrar los cumpleaños de sus 'idols', los grandes nombres de la industria musical del país, diversas cafeterías ofrecen un posavasos (llamados 'freebies') y un lote de pequeños detalles con imágenes del cumpleañero que regalan con la compra de una bebida. 

Aunque el local de Lucía no es el primero en hacerlo —Buscaté (Pau Claris, 117), por ejemplo, ya lo organiza—, D’lise va un paso más allá y ofrece una experiencia completa: fiestas de cumpleaños prácticamente todos los días («organizamos hasta los de los grupos más pequeños») y una tienda en el mismo local donde comprar 'merchandising' de todo tipo, desde 'Lucky Draws' (una máquina expendedora con premios sorpresa de K-pop) hasta álbumes, ediciones de coleccionista, pósteres y peluches de cantantes. 

Detalle de un 'pack' de regalo de cumpleaños en el D'lise.

/ Manu Mitru

«En Barcelona estaba dividido, tenías por un lado las tiendas y por otro, las cafeterías. Aquí está todo unido. Así, puedes comprar productos de coleccionista, pedirte una bebida y llevarte tu 'freebie'. Y, encima, estás en un entorno seguro fan, así que cuando abres el lote de productos puedes gritar de la emoción, que nadie te juzgará», se ríe Lucía, mostrando la solución a esas miradas reprochadoras con las que tantos coleccionistas frikis se han topado. 

D’lise nació hace apenas un año, después de la pandemia. Sí, en ese periodo en el que a todos nos dio por replantearnos la vida, Lucía no fue una excepción: «Como yo ya me dedicaba a comprar productos de coleccionista de K-pop a proveedores de Corea y venderlos por Wallapop, decidí montar una tienda física y cafetería donde ofrecerlos a precios asequibles y no abusivos», recuerda. 

Salvación viral

La primera semana «me replanteé si estaba haciendo lo correcto, no venía casi nadie. Le decía a mi madre: ‘Qué he hecho, qué he hecho’», confiesa. Pero la salvación vino en forma de tiktokera, que grabó un vídeo y se hizo viral. «Al día siguiente, estaba levantando la persiana y escuché: ‘Ya abren, ya abren’. Decenas de fans estaban esperándonos desde antes de las 10 h. Y de ahí, sin parar. Nos ha venido hasta gente de Corea». 

Noticias relacionadas

Celebración cumpleañera en D'lise.

/ Manu Mitru

Recuerda un día en que casi mueren de éxito, el cumpleaños de uno de los integrantes de BTS, una de las bandas con más fans en todo el mundo. «Había 10 horas de cola. Cinco fuera para entrar, cinco dentro para ser atendidos», cuenta Lucía. Laia, trabajadora, amiga íntima y también fan acérrima, rememora con terror ese día: «De 10 a 21 sin parar, sin comer ni sentarnos. Estuve a punto de decirle que lo dejaba». Ahora, para acudir a los cumpleaños de 'idols', se tiene que reservar mesa. Y sí, en todos cuelgan el cartel de 'sold-out'. Nadie había rentabilizado tanto los cumpleaños desde los de Parchís.