Un 'first dates' en directo

TinderCat: así son las macrofiestas para ligar en Catalunya

La gira de Tindercat recorre toda Catalunya en modo Cupido: junta a desconocidos en citas a ciegas donde surgen más chispas que en la noche de Sant Joan. Este sábado hay nuevo macroevento

Un momento del primer macroevento de TinderCat, el pasado abril en Sant Cugat del Vallés.

Un momento del primer macroevento de TinderCat, el pasado abril en Sant Cugat del Vallés. / Robert Ramos

Un escenario en medio del parque central de Sant Cugat, decorado con corazones, colores rosas y todo tipo de imaginario romántico. De momento, la estampa está más vacía que la sede de Ciudadanos tras las elecciones de Andalucía, pero en unas pocas horas no cabrá ni un alfiler. Personas de toda Catalunya acudirán a este festival para encontrar el amor… o algún sucedáneo. Están en la gira de TinderCat, una plataforma digital para ligar entre catalanoparlantes que se hizo famosa en Twitter y ahora ha dado el salto a lo analógico. Organiza citas a ciegas, a lo 'First Dates', pero en directo. 

Todavía es de día, y siguen con los preparativos. Todos aquellos solteros (o en relación abierta) que estén dispuestos a hacer de conejillos de indias en la «fábrica del amor», así como llaman a este experimento romántico en directo, se acercan a los organizadores y dan sus nombres y preferencias sexuales. Ahí los reparten en citas aleatorias donde competirán por su amor sin verse las caras. 

Mientras van engrosando la lista de voluntarios amorosos, el parque se va llenando de curiosos que, rodeados de 'foodtrucks' para cenar, barras donde beber y 'djs' a cuyo ritmo empezar a bailar, esperan a que empiece la subasta amorosa. La gran mayoría de asistentes expectantes responden lo mismo: «He venido por curiosidad» o «a ver qué ambiente se respira…», pero otros lo tienen claro: «He venido para ligar, yo de aquí salgo casada y con el número de hijos ya cerrado», bromea Uma, una argentina de 25 años que acaba de apuntar su nombre a la lista de voluntarios que subirán al escenario.

Una pareja presumiendo de amor en un mar de solteros.

/ Robert Ramos

Cae la noche y aparecen los presentadores del evento, que explican la dinámica de esta noche: habrá un soltero se sentará en una esquina del escenario, oculto tras un biombo. Le acompañarán cuatro pretendientes, que, aunque se podrán ver entre ellos, no podrán ver al cortejado. A través de preguntas, irán superando rondas en base a la compatibilidad, hasta que la persona tras el biombo tome la decisión final y escoja con quién se va bajo el brazo. 

La primera soltera de la noche es Ariadna, de 21 años. «Yo hoy no venía a ligar, aunque mis amigas me han liado. Pero si surge algo… pues mejor», empieza su alegato, algo tímida. Se define un poco: es bisexual, le gusta el surf, a su pareja ideal debe gustarle el mar, y odia que fumen. Corren el biombo y aparecen sus cuatro pretendientes, dos chicos y dos chicas, entre las que se incluye Uma. «Yo soy recién llegada», explica en su alegato inicial, algo que corrobora cuando asegura que su cita ideal es en los búnkers del Carmel. «No miente, está claro que es guiri», responde con sorna Gerry, uno de los presentadores y creadores de TinderCat

Expectación

Acabada la primera ronda de preguntas, al más puro estilo OT, Ariadna debe nominar a dos personas que no cruzarán la pasarela de su amor. Los dos restantes, en la siguiente ronda, tienen 30 segundos para hacer un 'speech' final con el que seducirla y, entonces, tras el biombo, ella toma una decisión

Tras un discurso en el que Regina, una de las pretendientas, dice que es de Mallorca, que le encanta el mar y que, por Ariadna, dejaría de fumar, la cortejada se decanta por ella. Aplausos, gritos de alegría, música romántica y ambas, con los ojos cerrados, se dan las manos. La expectación por ver sus reacciones es tan alta como cuando Chanel recibía 12 puntos del jurado en Eurovisión. «¡Podéis abrir los ojos!», grita Gerry mientras ambas, viéndose por primera vez, sonríen y se dan un abrazo tímido. 

Noticias relacionadas

«Me convenció cuando me dijo lo de la playa», asegura Ariadna tras los bastidores. ¿Y ahora? «Pues tomaremos una birra… y a ver qué sucede», dicen sonriendo, mientras se alejan de la mano. No fue la única pareja de la noche, ni la última de la plataforma. La próxima entrega de la gira de TinderCat será este sábado, 25, a las 22 h., en el parque central de Igualada (Anoia). ¿Qué nuevas historias de amor saldrán de aquí?