Fiestas para remojarse

Las mejores pool parties de Barcelona

A diferencia del debate de las elecciones andaluzas, aquí todo el mundo se moja. Estrena la temporada de calor con las fiestas donde menos sudarás este verano: los clubes con piscinas

Wet Deck Summer Series en el W Barcelona.

Wet Deck Summer Series en el W Barcelona. / W Barcelona

El sol pica con fuerza, suena la música a todo trapo, las piscinas están a reventar y las camisetas están mojadas. Dirías que suena o a escena inicial de una película estival dosmilera, a lo 'Una conejita en el campus', o a la fiesta de cumpleaños de Hugh Hefner. Pero nada más lejos de la realidad que estos escenarios del Hollywood más 'kitsch'. Bienvenidos a las fiestas que marcan la inauguración del verano barcelonés, las 'pool parties', esas fiestas en piscina donde el 'dresscode' incluye siempre un bañador. Se acabó sudar en la discoteca, ahora es el turno de remojarse al ritmo de la música. 

«Recomiendo… El Go Beach Club (Port Esportiu, 14P) -asegura Alba, una ibicenca afincada en la ciudad condal desde hace años-. Es como viajar a las Baleares, pero sin salir de Barcelona». Este centro de ocio incluye los imprescindibles de una 'pool party': cócteles, hamacas, tumbonas, djs y, por supuesto, piscinas con vistas al mar

En el Go Beach Club hay 'pool parties' cada día.

/ Go Beach Club

Sus fiestas, como ellos mismos prometen, son «estilo ibicenzo», y llenan el puerto de música cada día de la semana, prácticamente sin excepciones. Por ejemplo, el próximo miércoles acogen la fiesta Bamboleo, en el marco del Off Sónar, con la piscina abierta donde podrán sacudirse el calor los asistentes mientras bailan al ritmo del dj, que tendrá su mesa de mezclas en una tarima sobre el agua. Sí: de los eventos más fotogénicos de Barcelona para tus stories.

No es la única opción en la parrilla veraniega de las pool parties barcelonesas. El hotel W (plaza Rosa dels Vents, 1) también arranca la próxima semana su Wet Deck Summer Series, su ciclo de fiestas en la piscina. Del 16 de junio al 4 de septiembre, la terraza Wet Deck vuelve con su programación estival, en la que se incluyen estas fiestas domingueras, que se alargan hasta la madrugada, y que pinchan house comercial y los éxitos en las listas de 'top hits'. 

Más 'pool parties', estas, con vistas diferentes: en lugar de piscinas a tiro de playa, piscinas sobre el skyline barcelonés. Así son los eventos estivales del Meliá Barcelona Sky (Pere IV, 272) y del K+K Hotel Picasso (paseo de Picasso, 26). Sus fiestas de tardeo, desde que el sol está en su cénit hasta que se pone, prometen hits de todos los géneros mientras bailáis alrededor de la piscina. ¿Que no sabes qué fiesta escoger? Pues son consecutivas, así que puedes asistir a todas: viernes, en el Hotel Picasso y sábado, en el Meliá Sky. Y domingo, libre, para recuperarte de la resaca. 

Barbacoas en alta mar

'Bonus track': una última opción de fiesta en la que remojarte. Aquí, mientras lo das todo en la pista de baile, notas como el agua la agita bajo tus pies. Entre sujetar la copa, bailar al ritmo de la música y aguantar la tracción del agua, se te hace más difícil estar de pie que a Massiel tras su séptimo gintónic. No eres el único: decenas de personas bailan dando más tumbos que Ciudadanos en el debate de las elecciones andaluzas. No, esto no es una pool party, es una boat party, una fiesta en alta mar sobre cubierta.

Noticias relacionadas

Una 'boat party' de Stoke Travel.

/ Stoke Travel

Las organiza Stoke Travel frente a la costa de Barcelona, y son sus BBQ boat party, tres horas en barco con dj, barbacoa y un break para bañarse en alta mar. Eso sí, advierten: «El alcohol solo se sirve tras el bañito marítimo» -por motivos obvios-, y «tampoco se puede fumar para no contaminar con las colillas. Por algo es un 'ecoboat', para no ensuciar los océanos», asegura Katie Pritchard, coordinadora del barco. Con precios que rondan los 50 euros, son cada sábado, de 13.30 a 16.30 h, hasta agosto. Entre piscinas y barcos fiesteros, queda claro que Barcelona no necesita el solsticio para inaugurar el verano por todo lo alto.