arte digital

Exposiciones inmersivas: el nuevo 'boom' de Barcelona

Ya nunca faltan en la parrilla cultural: ahora todo son experiencias envolventes. Expos con paseo digital. De tanto que trabajan tus pupilas, deberían empezar a clasificarse como ‘crossfit’ ocular

’TeamLab’: un Amazonas digital instalado hasta el 9 de enero en CaixaForum.

’TeamLab’: un Amazonas digital instalado hasta el 9 de enero en CaixaForum. / David Campos

Ni hace un minuto jurarías que estabas frente al MNAC, y ahora todo lo que te rodea es una frondosa jungla. Te sientes más desubicado que Pablo Casado tras la misa del 20 de noviembre. Mientras te aventuras en este ecosistema selvático, te topas con animales con unos estampados dignos de Agatha Ruiz de la Prada: serpientes con corazones, cocodrilos de rombos y hasta mariposas arcoíris. Pero no, no te encariñes demasiado de ellos, porque probablemente acabarán siendo devorados por sus coetáneos. Así es la exposición ‘TeamLab’, el Amazonas barcelonés, disponible hasta el 9 de enero en CaixaForum (Francesc Ferrer i Guàrdia, 6-8).

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Esta experiencia inmersiva nace con el objetivo de crear ecosistemas digitales en eterna transformación, donde hasta la cadena trófica depende de la interacción de sus visitantes. “Arte y tecnología se dan la mano para recrear mundos repletos de naturaleza cambiante al paso y la interacción de los visitantes: lo que sucede en un determinado instante no volverá a suceder de la misma forma. Todo cobra vida en tiempo real y también todo está relacionado entre sí”, explica Takashi Kudo, director de comunicación de TeamLab. “Por ejemplo, si alguien hace un árbol y otra persona hace un pájaro, el pájaro se posará en el árbol”, o si alguien dibuja una serpiente y la suelta en la selva digital, es probable que un cocodrilo acabe tomándosela de desayuno.  

No es la única experiencia inmersiva de Barcelona, ni mucho menos. De hecho, en los últimos años ha habido un ‘boom’ de planes que utilizan esta tecnología para que la experiencia artística del espectador sea mucho más placentera. Por ejemplo, también en CaixaForum, está la instalación permanente de ‘Symphony’, que, a través de realidad virtual, te sumerge en un concierto de música clásica como si fueras un intérprete más en la orquesta. Equipado con las gafas, te sentirás un mayor prodigio que Vivaldi, aunque tus dotes musicales sean más cuestionables que las de Flos Mariae. O la propuesta de los jardines de Pedralbes (Avenida Diagonal, 686), ‘Naturaleza Encendida’, que, a partir del 7 de diciembre, a través de luces y proyecciones también ha orquestado un nuevo ecosistema salvaje e inmersivo.

El auge de estas experiencias es simplemente comparable al del aguacate en 2010. Desde que un par de salas expositivas apostasen por el formato, ahora ya nunca faltan en la parrilla cultural barcelonesa. Una de las últimas inauguraciones es el ‘Diamond Matrix’ del Moco Museum (Montcada, 25), el nuevo ‘hot spot’ ‘tiktoker’ barcelonés, una sala invadida de diamantes iluminados por 12.000 bombillas y acompañados de música envolvente, donde cientos de aspirantes a ‘influencer’ ya han ido a ver si conseguían hacer brillar su perfil grabándose entre los destellos.

Por supuesto, en esta lista no puede faltar el epicentro de lo inmersivo, el centro de artes digitales IDEAL (Dr. Trueta, 196). Seguro que si has tenido una cita de Tinder en el último año te suena: es donde se hizo la exposición inmersiva de Klimt, un lugar en el que, rodeados del cuadro de ‘El beso’, decenas de potenciales parejas se miraban a los ojos, tanteándose si emularlo. Ahora, Frida Kahlo toma el relevo a Klimt, cuyos cuadros cobrarán vida en sus paredes a partir del 1 de diciembre. Se suman a esta exposición los festivales de documentales envolventes que, durante lo que queda de 2021, IDEAL tiene programados en sus otras salas.

Noticias relacionadas

Pero Frida no será la única en ver cómo sus obras pasan del lienzo a una experiencia digital interactiva. En la Cúpula del Centro Comercial Las Arenas (Gran Via de les Corts Catalanes, 373-385) el invitado de honor es Van Gogh. Durante las proyecciones, ni un centímetro de este escenario de 2.000 metros cuadrados estará sin una de sus clásicas pinceladas. Un minuto aquí, y hasta te dará FOMO ‒miedo a perderte algo‒, por si se te escapa algún detalle. Queda claro que, si Miguel Ángel hubiera pintado hoy la Capilla Sixtina, sería en formato inmersivo.